SÁNCHEZ EN LA BERGGASSE 19

Por HERMANN TERTSCH
ABC  Martes, 26.02.19

Su ideal fue la república que nos llevó a la guerra en un lustro

IGUAL que todos los adolescentes desde el romanticismo se creen los inventores de la melancolía, el amor y la tristeza, los miembros de las generaciones analfabetas de antifranquistas españoles descubren el culto a Manuel Azaña y a Antonio Machado a mediana edad. Como los adolescentes. Todos los años llega una nueva remesa. Prepotentes, ignorantes, necios, matones y faltones. Nunca les afectan las experiencias de quienes les precedieron en el error, la tontería, el sufrimiento o el crimen. Les pasa a los comunistas. Llevan cien años asesinando, más de cien millones de muertos gratuitos y perfectamente innecesarios, todo ello por un mundo mejor que jamás llega. Pero todas las generaciones humanas del mundo desarrollado desde hace más de un siglo producen la suficiente cantidad de necios y canallas que piensan que el comunismo no ha funcionado hasta ahora porque no estaban ellos para aplicarlo. La tontería de los adolescentes es tan reiterativa como la vocación totalitaria de los comunistas y sus compañeros de viaje. Agravada por los delirios de personalidades inestables que buscan compensación a su ansiedad en el abuso del poder.
Ahí tenemos a Pedro Sánchez, ese hombre. No sabemos ya si nos produce más espanto que rechazo, más desprecio que terror, más ira que angustia. Hace días bailaba con un grupo de socialistas europeos de esos que se quedarán en paro el 27 de mayo. En esa gran hecatombe socialdemócrata que se anuncia en esta Europa que reacciona contra todo ese embuste que él encarna como ninguno. El jefe de Gobierno de España por la gracia de Otegui y Rufián ponía caras de preocupar con su falta de sentido del ridículo y el absoluto descontrol sobre su autoestima. ¡Ay, el cuadro psicológico de Sánchez! No se bromea con ciertas cosas. En la Berggasse, número 19 de Viena, en el distrito IX, junto a la gloriosa taberna de la Perdiz, Rebhuhn, el doctor Sigmund Freud se tomaría el caso en serio. La incapacidad de Sánchez para asumir contrariedades genera violencia. Tarde o temprano. Interior o externa. Sin indagar en los cuadros que el doctor Freud, este sí doctor de verdad, elaboró en su sombrío despacho sobre las perversiones del narcisismo. Lo hizo sin conocer a Pedro. Pero sí cabe recordar lo mucho que escribió sobre Todessehnsucht, la añoranza o pulsión de muerte. También sin conocer a Pedro. Este no tiene esa de muerte de que habla Freud. ¡Quiá! Está convencido de que «su persona» es un regalo para el orbe que hay que prolongar para disfrute indefinido. Pero sí tiene querencia de cadáveres que fagocitar en su triste y nefasto discurso político. Por eso va de una tumba a otra, cual vampiro ansioso por arrebatar a los muertos no ya un buen lingotazo de sangre, aunque solo sea un halo de maltrecha dignidad.
Por eso se ha lanzado a una lucha tan necia como vil contra un muerto al que odia sin saber nada de él. Y por eso se ha ido a Francia a profanar otras tumbas, no con una cuadrilla de albañiles pelotas de Patrimonio Nacional, sino a indignos lametones. Allí ha dicho que la Constitución encarna los principios de la República de Azaña. Freud lo mandaría a Steinhof, delicioso psiquiátrico construido por Otto Wagner. Porque la Constitución que nos ha dado 40 años de convivencia es un pacto de convivencia entre españoles que es exactamente lo contrario que la república que en un solo lustro nos llevó a la guerra. Freud no está. Luego son los españoles los que han de pararle los pies antes de que, en un lustro, nos meta en esa república y esa guerra.

Anuncios
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

«ONE OF US»

Por HERMANN TERTSCH
ABC  Domingo, 24.02.19

Nuevo brote de resistencia en Europa a la degradación relativista

EUROPA ha entrado en una profunda crisis que va mucho más allá de la política de los partidos, su reparto de poder y las relaciones entre naciones. Está ante el más grave cuestionamiento del proyecto europeo concebido tras la Segunda Guerra. Pero también de la muy insatisfactoria realidad desarrollada en estas últimas décadas. Pero ante todo de la propia idea civilizadora que siempre, hasta en los trances más trágicos y duros, había inspirado la acción política y cultural en el continente. La batalla cultural que en el siglo XX ganó el marxismo cultural ha llevado a la sociedad moderna a una vía de agotamiento, confusión y depresión. Amenaza con quedar definitivamente exangüe en una agonía sin capacidad ni voluntad de reacción para salvar el espíritu e identidad que hicieron de Europa la cuna de la emoción humana por la vida en libertad, dignidad, inteligencia y compasión. El lento pero eficaz desmantelamiento por el neomarxismo del concepto del individuo como persona sagrada, hecho a imagen y semejanza de un Dios personal, ha debilitado las defensas frente a la experimentación social, la manipulación total, incluida la genética, con una general deshumanización y desprecio a la vida. Las consecuencias son cultural, moral, política y socialmente devastadoras.
La mala noticia es que en todo el continente se perciben gravísimos procesos de degradación de convivencia, vaciamiento de la cohesión cultural y pérdida de referencias en los valores y principios que llevaron a Occidente a generar la sociedad de mayor libertad, bienestar y compasión jamás habida. La buena noticia es que por primera vez en medio siglo se perciben en toda Europa indicios de reacción ante el drama que el relativismo causa a individuo y sociedad.
Ayer, en la muy solemne sede del Senado francés en París, surgió una nueva voz para una batalla en la civilización occidental contra el agotamiento, la resignación, contra la ignorancia y el vacío. Un grupo de intelectuales y políticos europeos presentaba el manifiesto «One of Us», que lideran el filósofo francés Rémi Brague, profesor emérito de la Sorbona y de Múnich, y el español Jaime Mayor Oreja. El manifiesto convoca al rearme de la batalla de las ideas que defiende la civilización como fruto de la herencia de la Filosofía griega, del Derecho Romano, las religiones bíblicas, es decir, la cultura religiosa judeocristiana, la ciencia moderna y la libertad.
El primer paso para corregir un problema es percibir su existencia. La conciencia se refuerza ahora tras unos años de angustia extrema con la crisis económica, inmigración masiva y problemas de seguridad e identidad y desesperanza. Y hay además conciencia de los terribles efectos del colapso de la educación para el conocimiento, estrangulada por el adoctrinamiento. El manifiesto de París de «One of Us», como otras iniciativas que surgen desde posiciones religiosas, políticas o culturales para la autodefensa de la sociedad europea en su espíritu, libertad e identidad, nos demuestran que en medio del ruido ensordecedor de la propaganda hostil, surgen como nunca en tiempos recientes los brotes de esperanza y resistencia.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

UN PAÍS EN CAPILLA

Por HERMANN TERTSCH
ABC  Sábado, 23.02.19

Venezuela está en capilla. Reza porque el amanecer que se adivina esperanzador no esté condenado a un preludio de sangre, más allá del constante flujo de muerte en que hace ya lustros que se ha convertido la vida cotidiana de ese régimen socialista de mafia, narcotráfico, comunistas y generales. Claro está que no hay vuelta atrás. Han de producirse actos de fuerza para acabar con la voluntad de resistencia criminal de un régimen que no tiene el más mínimo escrúpulo ni la menor compasión hacia su pueblo. Nicolás Maduro y su mafia tienen que caer para que los venezolanos puedan vivir y no mueran en una demencial catástrofe de hambruna y enfermedades. Quien pide aun diálogo con el asesino solo es cómplice o mercenario del mismo.
El régimen controlado por La Habana y sus socios de la droga se ha enrocado y amenaza con un baño de sangre si las democracias americanas se deciden a vencer la despiadada resistencia al suministro de ayuda humanitaria a una población exangüe. El siniestro general Hugo Carvajal ya ha cambiado de bando en busca de una solución personal. Otros negocian. Pero hay mafia narcotraficante que cree que puede resistir y mantener aquella inmensa industria criminal. Y el mando supremo que es el régimen comunista de Cuba, especialista en aguante y supervivencia, sabe que cuando caiga el régimen venezolano todos los focos se ponen en la isla. Hay una decisión ya tomada en una alianza panamericana sin igual de que hay que acabar con el foco de veneno ideológico, inestabilidad política y crimen organizado que es La Habana.
Aunque los planes de unos y otros están en plena ejecución, el mundo no tiene aún elementos para adivinar qué puede pasar en los próximos días. Pero todos son conscientes de que estamos ante una cuenta atrás para acontecimientos de mucha gravedad y profundas consecuencias para el futuro de ese país y toda América. Hoy debe comenzar a entrar la ayuda humanitaria al territorio de Venezuela. Los suministros de alimentos, medicamentos y otros productos básicos han llegado a las fronteras de Venezuela con Colombia y Brasil. Tarde para miles de venezolanos muertos en pasadas semanas. Pero como punta de lanza de la esperanza. Mañana las fronteras pueden hacerse permeables. Para el principio del fin de una terrible pesadilla de tres lustros de horror.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

¡YA ESTÁ BIEN!

Por HERMANN TERTSCH
ABC  Viernes, 22.02.19

El antifranquismo se ha convertido en una peste moral en España

EL Rey de España, el Jefe del Estado, habla para la Asociación Mundial de Juristas sobre el imperio del derecho. Todos los medios y políticos se hacen eco emocionado. Todos de acuerdo. Saben que la única alternativa a la supremacía incondicional de la ley es el caos primero y después la guerra. Los españoles deberíamos saberlo todos. Deberíamos. Lo cierto es que, mientras Felipe VI defendía el imperio de la ley, los golpistas juzgados se ciscaban en ella y no solo ellos. Porque los familiares y amigos de un anterior jefe del Estado tenían que tomar acciones inauditas para defender la ley. Abogados advertían en burofaxes a funerarias y obreros que de obedecer ciertas órdenes del actual jefe de Gobierno, incurrirían en un grave delito que podría llevarlos a la cárcel para años. Nadie ha confirmado la inminencia de la acción pero sí los preparativos para incumplir la ley, ignorar al Supremo, asaltar una basílica con su extraterritorialidad, atropellar a los monjes titulares del recinto sagrado, profanar la tumba, sacar al cadáver momificado y llevárselo en contra de la voluntad de la familia del muerto y nadie sabe a dónde. Los medios izquierdistas aseguran que Sánchez está dispuesto en campaña a lo que no hacen ni las tribus más bárbaras en guerra. El innoble espectáculo de la profanación oficial de la tumba de Franco debería asquear y avergonzar a todo español de bien.
Tenemos en España un problema serio a afrontar si no queremos destruir la convivencia para mucho tiempo. Porque es una ya insufrible perversión que ciertos españoles se conviertan en ciudadanos inferiores y públicamente vejados por tener recuerdos y opinión sobre el pasado de España que difieren de lo que pregonan las fuerzas que perdieron la guerra civil. En los pasados 40 años se ha permitido, por cobardía, pereza, codicia, indolencia, intereses bastardos y falsedad, que se impusiera como cuasi oficial una versión falsaria, mezquina, sectaria y tramposa de nuestra historia reciente. Y se ha tolerado que todo el que discrepe pase a sufrir represalias aunque defienda no ya opiniones sino hechos irrebatibles. Así se criminaliza a todo el que no acepta la falsaria mitología de comunistas y socialistas del siglo XX. Quienes saben la verdad callan para no crispar a quienes han impuesto la mentira.
Cierto, es la tumba de un jefe de Estado que no era democrático, era un dictador y tenía enemigos. Y ganó guerras y gobernó mucho tiempo e hizo prosperar a los gobernados y murió en la cama con reconocimiento. No, no es Felipe II. No es la cripta del Escorial la que se quiere profanar. De momento. Porque nadie dude de que, si se transige ante el fanatismo de la ignorancia y la revancha, les llegaría su turno. Se pretende tratar a Franco como si fuera un vulgar genocida cuando es el origen incontestable de la legalidad que nos ha dado 40 años de democracia. Y que se funda en un orden tras una guerra civil trágica cuya principal culpa es de todos, pero si de alguien más, de los perdedores. Ya basta de mentiras. Los programas especiales de televisión se harían mejor en Paracuellos que en el Valle de los Caídos. Franco fusiló menos de 4.000 condenados a muerte en 36 años. Habría algún inocente, pero pocos. Y a muchos culpables les conmutó penas y los trató al final con injusta deferencia. Son menos de la mitad de los inocentes fusilados por Lluis Companys. Y menos de la mitad de los inocentes asesinados por PSOE y PCE en Madrid en las semanas del otoño de 1936. Ya está bien de callar para no crispar con la verdad cuando quien está enfrente no hace otra cosa con la mentira.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

PENSAMIENTO PURÉ

Por HERMANN TERTSCH
ABC  Martes, 19.02.19

Terror al colapso socialdemócrata en las élites políticas y mediáticas

EL ruido es mayúsculo. En España asistimos estos días a esa deplorable mascarada de intoxicación de un mentiroso narciso que difama como radicales a quienes cuestionan sus tropelías. Cuando él existe como gobernante gracias a un mefistofélico pacto con todos los enemigos de España, muchos de ellos autores y cómplices de los peores crímenes políticos contra el Estado y la Nación. La traición a la nación ya se había consumado con Zapatero, pero subsistía la fábula de un PSOE comprometido con un proyecto razonable para España. Mentira ya entonces. Hoy todo el PSOE ha seguido a Pedro Sánchez a la alianza con golpistas y filoterroristas y ha cruzado todas las líneas rojas. Más allá de todo posible remedio. «Beyond repair». Quien se abrace al PSOE será lo mismo.
Pero la intoxicación prolifera no solo en España. Llegan unas elecciones el 26 de mayo en las que muchos temen que la verdad haga mucho daño a quienes quieren seguir pastoreando a los europeos en su puré de pensamiento único socialdemócrata. Como si no pasara nada. Como si el saqueo fiscal para mantener un Estado del bienestar con fronteras asaltadas fuera posible. Como si una inmigración sin voluntad ni capacidad de integración, una multiculturalidad que destruye las sociedades y la nación, la propia degradación de la ciudad y del trabajo, la inseguridad crónica, la proletarización general y la cada vez mayor falta de libertad, se pudiera todo ignorar u ocultar con alfalfa ideológica. Con el permanente bombardeo mediático orwelliano de sacralización de la igualdad, de arengas de odio de género, feminismo, «mitús» (meToo) y un implacable rodillo de disciplina social.
La política del consenso exige plena servidumbre al discurso de la izquierda globalista. Con Mogherini, jefa de la política exterior de la UE, intrigando como Zapatero para salvar al régimen narcocomunista de Maduro. Con los gobernantes europeos temerosos de que una alianza americana, desde Trump a Bolsonaro, desde Duque a Almagro, acabe con la peste comunista y narcotraficante en Caracas. Y después vaya a por Cuba por fin, a limpiar tras 60 años esa cloaca de miseria y veneno protegida por Europa. Les aterra ese triunfo de una nueva política de compromiso real con los principios democráticos, intelectuales y culturales de la civilización occidental. La nueva racionalidad con gobiernos que representen a sus ciudadanos y defiendan sus intereses para vivir con seguridad, dignidad y esperanza. Y acaben con los gobiernos dedicados a experimentar sus fantasmales proyectos ideológicos con seres humanos.
¿Y en Europa? En Europa han convertido en poco menos que el discurso de Gettysburg una penosa intervención de Angela Merkel en la Conferencia de Seguridad de Múnich en la que lloriqueaba contra EE.UU. en favor de una multilateralidad que ella desprecia como nadie. ¿O consultó para llenar Centroeuropa de musulmanes? En Múnich se vio ese pensamiento débil socialdemócrata, tan enemigo de la verdad como el órgano oficial del Partido Comunista Chino. Merkel, la jefa del coro que aplaude los intentos de derribar a Trump con acusaciones patéticas de vínculos con Rusia, arengó contra «el ilegal sabotaje» a su nuevo gasoducto con Rusia. No de Trump, de Merkel. El nuevo gasoducto Nordstream 2 que ignora y deja al margen a toda Europa Central y Oriental. Como siempre han hecho en la historia los acuerdos entre Berlín y Moscú. Todos catastróficos para Europa y la libertad. Allí estaban todos los «lobbistas» de Putin hablando de multilateralidad. La de Rusia al invadir Ucrania y anexionar Crimea. La de Nordstream2 de Merkel. El vicepresidente de EE.UU. intervino y mandó a la conferencia el saludo de cortesía de Trump. Nadie aplaudió. A Merkel la aplaudieron toda aquella élite en Múnich. Pero a Trump le aplauden sus votantes. Y a Merkel su partido ha decidido esconderla ante las elecciones de otoño.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

INVITA SOROS

Por HERMANN TERTSCH
ABC  Domingo, 17.02.19

Sospechoso idilio con el millonario que acosa a democracias

«CON George Soros en Múnich, intercambiando impresiones acerca de inmigración, los desafíos que enfrenta Europa y el futuro de África». Así rezaba ufano el tuit del ministro de exteriores español, con foto que lo mostraba con unos colaboradores desayunando cara a cara con el multimillonario especulador George Soros. No contaba Josep Borrell por qué le pareció tan importante desayunar con Soros, alguien que no tiene mandato de nadie y de nada, no tiene cargo, no representa a nadie más que a sus millones. Soros tampoco es un gran empresario con miles de empleados por el mundo. Su fortuna no procede de éxitos empresariales como la de Bill Gates, Jeff Bezos o Amancio Ortega. Soros se enriqueció siempre con la especulación financiera y en la piratería cambiaria como aquel asalto a la libra esterlina. Incluso siendo todo legal, lo que muchos han dudado, no parece el personaje ejemplar para un ministro de izquierda. Tanto se ha odiado a William Randolph Hearst, el magnate de la prensa norteamericana que dedicaba su dinero y poder a la injerencia política, organizar guerras y derribar gobiernos. Soros hace exactamente lo mismo, pero la izquierda mundial lo adora. Y perdona la procedencia de sus millones, porque a muchos les llega la gracia.
Tiene Soros una inmensa red internacional de medios que no figuran como medios suyos y periodistas que son suyos y se dicen independientes. Y una trama colosal de cientos de asociaciones, grupos de trabajo, foros, empresas y ONG que trabajan con él y para él. En España tiene compradas con contratos, seminarios, conferencias, viajes o nómina a muchas caras conocidas. E intenta derribar gobiernos democráticos que no le gustan. De derechas. También a torpedear todo freno a la inmigración ilegal y al multiculturalismo que destruye las sociedades de las naciones europeas. Sus principales enemigos son Donald Trump y Viktor Orban en Hungría. Quiere acabar con ambos. Ha gastado cientos de millones en ello. De momento, sin éxito. Soros es de ascendencia judía húngara. Sus defensores, el establishment de Bruselas, la socialdemocracia de derechas e izquierdas y la mayoría de los medios, acusan de antisemita a cualquiera que le ataque. Cuando el Gobierno israelí y organizaciones judías lo consideran persona non grata y un enemigo del Estado judío y de los judíos, ya que financia centros izquierdistas y antisemitas y una inmigración ilegal musulmana en Europa que ha disparado el antisemitismo.
Borrell al menos ha hecho público su encuentro. Porque Soros estuvo de visita secreta en La Moncloa nada más poner el pie allí Pedro Sánchez. Nada se sabe de esa siniestra cita que convirtió al hipermillonario en la primera visita extranjera a Sánchez como jefe de gobierno. Nadie ha explicado cómo se gestó, a petición de quién, con qué contenido y cómo es posible esa máxima prioridad a Soros. No hay que ser malpensado para sospechar que el invitado se invitó y llegó con autoridad y recomendaciones. Soros quiere destruir las naciones europeas. Las considera una fuente de discordia. Y mima a quienes busca o ya tiene de colaboradores en ello.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

AHORA LE LLAMAN GOLPISTA

Por HERMANN TERTSCH
ABC  Sábado, 16.02.19

Donald Trump no duda en la pelea total por cumplir con su promesa de construir el muro

Seguro que a muchos ya les han contado que Donald Trump ha dado un golpe de Estado por declarar el estado de emergencia para construir el muro. Quien se lo diga seguro que no sabe cuántos «golpes de Estado» de ese tipo dieron Bill Clinton, Barack Obama o los presidentes George Bush, padre e hijo. Clinton firmó 17 estados de emergencia, Obama 13, Bush padre 4, Bush hijo 12. En tres años de insultos y feroces acusaciones contra Trump se ha oído de todo. Y la acusación de golpista surgió apenas llegó al poder. La hacían precisamente quienes habían perdido las elecciones y querían revertir el resultado de las urnas. Nadie ha sido más investigado y espiado. Nadie habría resistido presión y acoso a que ha sido sometido.
Pero, a sus 72 años, Trump disfruta como un niño en la pelea. Va a tener tremenda bronca con el Congreso. Todo acabará previsiblemente en el Supremo. Es lo que tiene la división real de poderes que existe allí. Pero de momento dispone de 8.000 millones. Más que los 5,7 mil millones que el Congreso le negaba. Y está decidido a cumplir sus promesas electorales, también la del muro para una frontera controlada. En la que el tráfico sea legal siempre y entren quienes quiera EE.UU. que entren. Y nadie más. Lo que todos quieren en su casa: que solo entren invitados. Para evitar el submundo de la inmigración ilegal del que se benefician mafias, delincuencia y ciertos empresarios, a inmenso coste para la sociedad. Eso vale para EE.UU. como para Europa o Australia, o cualquier país desarrollado.
Lo que hace el presidente es usar sus atribuciones, como hicieron sus antecesores por mil diversos motivos, para acelerar ese proyecto clave de su presidencia. Precisamente por serlo cuenta con la fanática oposición de la izquierda. El muro se comenzó a construir con presidentes demócratas, tiene todo el sentido del mundo, y las columnas de inmigrantes ilegales y agresiones contra la frontera demuestran su pertinencia. Lo inaudito es que existan apologistas de la inmigración ilegal. Y es que la izquierda llegó al siglo XXI en plena irracionalidad, pero contra Trump es peor aún, enloquece.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario