LA ESPAÑA DEL HORROR

Por HERMANN TERTSCH

ABC  Viernes, 20.07.18

Los españoles gastamos fortunas en que se hable mal de España

CIRCULA por ahí un vídeo, bien hecho, es decir caro, en el que la comunista Angela Davis, el pelmazo de Noam Chomsky, un tal Pep Guardiola, el célebre pesebrero izquierdista Martín Caparrós y algún otro personaje de similar catadura y obediencia, dicen que España es un país de horror. Dicen en sus breves y cuidadas intervenciones que están muy preocupados. Porque en España, dicen, no se respetan los derechos humanos y te meten en la cárcel en cuanto te quejas. Parece que hablan de la Camboya de Pol Pot. Aunque a ese nunca le criticarían. Digamos que parecen hablar del régimen de Pinochet. Como víctimas de este estado opresor mezclan a raperos que amenazan de muerte a políticos con matones agresores y golpistas que intentan acabar con España, autores de decenas de delitos que nada tienen que ver con opinión. Todo el montaje es una mentira perfecta. Es perfecta, porque no lleva verdad alguna. Pero también porque la presentación es impecable. Dan ganas de creerles todo a unos sinvergüenzas que, en magnífica imagen de blanco y negro, recitan con buen ritmo sus solemnes patrañas. El fondo es pura mierda. Demagogia mentirosa sobre burdos falseamientos. Pero la forma es una joya. Es un vídeo que nos ha costado una fortuna. A todos los españoles. Porque somos los que financiamos al autor, Òmnium, la organización separatista y supremacista volcada en el golpe de Estado.
Cataluña está quebrada. La han quebrado sus gobernantes ladrones con su robo permanente. La han quebrado sus ingentes gastos ideológicos, desde el permanente pogromo contra la lengua española hasta sus embajadas usurpadoras, las subvenciones a los medios o los pagos a separatistas en otras regiones. Y el inmenso ejército de paniaguados. Con gremios como el periodismo comprados de arriba abajo con pocas excepciones. Cataluña está quebrada porque los ladrones y los honrados buscan sitios confortables para su dinero. Y porque las élites, para evitar la cárcel por corruptos, abolieron el sentido común y se convirtieron en predicadores de la fe que pretenden les salve de la realidad, de la Justicia y de España.
Los golpistas de esa Cataluña quebrada hacen con dinero español soberbias campañas en contra de España. Y Òmnium, organización instrumental del golpismo, cuyo jefe está en la cárcel por su actuación criminal contra el Estado, tiene máxima solvencia. Tienen además plena cobertura y apoyo de todas las televisiones del duopolio y de la RTVE del PP y ahora de los comunistas. Pedro Sánchez ha abierto el grifo para que todos los enemigos del Estado tengan todo lo que necesiten. En Madrid sigue colocando a joyas. En el Instituto Cervantes entra García Montero, poeta cuyo mayor mérito, además de ser comunista, es ser marido de Almudena Grandes, esa musa de la reciedumbre miliciana. En RTVE, pese al fiasco en el asalto podemita, está garantizada una cobertura ideológica sin fisuras. Pero Pedro Sánchez no se limita a facilitar a los demás su propaganda antiespañola. Él proclama que las calles españolas no son seguras y las mujeres viven aterrorizadas por los violadores. Gran promotor turístico ese joven. Así las cosas y a falta de que se intente salvar el PP con Pablo o se hunde con Soraya, solo el Rey y el juez Llarena están en su sitio. Por eso se les dispara con todo. Es razonable que los defensores de la España unida y constitucional preparen un calendario de movilizaciones para septiembre, para exigir elecciones y rechazar el delirante programa que prepara el siniestro gabinete de Pedro y sus ninfas feministas. Porque si no, hay peligro de que pronto, aunque alguien se atreviera a hablar bien de España, no encontrará ya razón para hacerlo.

Anuncios
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

YEKATERIMBURGO, 17 DE JULIO

Por HERMANN TERTSCH

ABC  Martes, 17.07.18

Los defensores de los peores genocidios se erigen en España en autoridad moral

ESTA noche se han cumplido los cien años de la matanza de Yekaterimburgo. En las primeras horas de la madrugada hizo un siglo exacto del momento en que un grupo de bolcheviques despertaba en sus dormitorios de la casa del comerciante Ipatiev al depuesto zar Nicolás II, a su mujer, la zarina Alejandra, al heredero Alexei y a sus hermanas Olga, Tatiana, María y Anastasia. Les ordenaron vestirse para ser trasladados y los condujeron a un pequeño cuarto en el que Yakov Yurovski, el comandante, leyó la sentencia. «Nikolái Aleksándrovich, en vista del hecho de que tus parientes continúan con sus ataques a la Rusia Soviética, el Comité Ejecutivo de los Urales ha decidido ejecutarte». Los guardias dispararon sin darles tiempo ni a santiguarse. Fue una carnicería. Dos hijas seguían vivas pese a los disparos a quemarropa. Las balas rebotaban en joyas cosidas a la ropa para portar un valor si llegaba el ansiado rescate. Se usaron las bayonetas.
Cien años hace de aquella matanza que marcó definitivamente la senda del terror y el crimen de la revolución bolchevique y el comunismo. Se izó la bandera del exterminio como principal enseña de la ideología. Asesinado el Zar con toda su familia, ya era fácil matar a cualquiera. Cien años y más de cien millones de muertos ha causado esta ideología de la igualdad y la redención terrenal. Y sigue sumando esa cuenta interminable hoy mismo con los estudiantes que caen bajo las balas de los sicarios de Daniel Ortega en Nicaragua o Nicolás Maduro en Venezuela. En el magnífico libro de Federico Jiménez Losantos, «Memoria del comunismo; de Lenin a Podemos» tiene el lector español hoy un amplio y documentado recorrido de este siglo de brutalidad total. En español no había obra tan ambiciosa sobre el comunismo. Los libros imprescindibles para entender la mayor ideología criminal jamás habida como el «Archipiélago Gulag» de Alexander Soljenitsin o «El cero y el infinito» de Arthur Koestler o tantos otros son poco conocidos y menos leídos, porque la hegemonía cultural izquierdista evita que la verdad sobre los comunistas se abra paso.
En España es especialmente grotesco esa falta de alerta ante el comunismo. Que no sufren, por supuesto, los europeos orientales. Hace veinte años, el gran Vaclav Havel quiso acabar con esa absurda diferencia de trato entre nazismo y comunismo. La Declaración de Praga que firmaron relevantes intelectuales y políticos exigía la equiparación de las dos ideologías criminales. La socialdemocracia europea neutralizó aquella justa iniciativa. Esa perversión tiene hoy en España efectos obscenos: dirigentes comunistas ofician de autoridad moral en casi la totalidad de los medios. Son políticos que aplauden a los verdugos de Ekaterimburgo. También a sus émulos en España. Cargos oficiales homenajean, por el hecho de ser comunistas, a asesinos y torturadores fusilados cuando perdieron la guerra. Gobiernan en ciudades y regiones, son socios del Gobierno de España y justifican cien millones de asesinatos de inocentes. Imaginen a un gobernante justificando Auschwitz. Desaparecería en minutos de cargo y vida pública. Pues en España gobierna gente que justifica exterminios veinte veces mayores. Son los comunistas y sus compañeros de viaje. Su sueño del mundo feliz siempre fracasa. Bajo montañas de cadáveres. Pero siempre surgen nuevos convencidos de que el comunismo solo fracasaba antes porque no estaban ellos. Rodeados por quienes medran de esas redes de ideología y resentimiento compartido. Ahora los defensores de los peores genocidios pretenden en España ilegalizar organizaciones constitucionales y prohibir por ley verdades históricas. A la ilegalización de una «fundación franquista» seguirá otra que lo sea menos. Después les tocará a los partidos. Y de repente verán los españoles que somos franquistas todos los que no seamos ellos.
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

LA TURBAMULTA

Por HERMANN TERTSCH

ABC  Domingo, 15.07.18

Algunos pretenden secuestrar a España hacia el pasado

HAY que ver el ruido que hace tantísimo antifranquista. Ahora, 43 años después de morir el dictador. De haberse topado el franquismo y Franco con una décima parte de los osados e incansables antifranquistas de ahora, habría durado aquello bien poco. Seguro que estos antifranquistas del siglo XXI lo habrían derrocado, linchado y colgado de los pies en una gasolinera, para que bailaran en torno al cadáver con milicianas muy democráticas y de dentadura perfecta, como de cine español. La pena es que ni todas las trampas de que sean capaces Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y sus socios golpistas van a poder cambiar el hecho de que muriera en la cama en una España muy distinta y mucho mejor que la que encontró. Sin que nada le importunase seriamente ni a él ni a su régimen más allá de su vejez, enfermedad y muerte.
El problema hoy no está en una historia inamovible que solo se podría erradicar de la memoria de los españoles con un siniestro tratamiento colectivo de persecución y terror como algunos parecen estar organizando. Semejante aniquilación de la verdad en la memoria real de un pueblo solo es posible con una dictadura mucho más dura que aquella. El problema está en que hay una minoría que quiere secuestrar a los españoles hacia el pasado. Problema agravado por el hecho de que esa minoría gobierna. Hay un claro desequilibrio. Nadie en España quiere volver al franquismo. Nadie tiene como modelo y ejemplo de futuro la dictadura de un general. Pero no pocos sí tienen como ejemplo al Frente Popular y defienden a aquellas fuerzas de radical vocación totalitaria. Y solo en la izquierda hay fuerzas con obediencia exterior y totalitaria.
El viernes pasado –82º aniversario de la muerte del jefe de la oposición conservadora, José Calvo Sotelo, a manos de policías socialistas– corrió por las redes la cita de un discurso suyo, pronunciado un mes antes de que se cumpliera la amenaza de La Pasionaria. Decía Calvo Sotelo que «España padece el fetichismo de la turbamulta» Y explicaba: «¿Qué es la turbamulta? La minoría vestida de mayoría». Esa lograda explicación para aquella trágica situación, hecha por el hombre cuyo asesinato iba a ser el chorro de sangre que llenara el cubo y desencadenara un levantamiento militar contra el Frente Popular y después la guerra civil, es perfectamente actual.
Hoy tenemos a la turbamulta en el poder, a una minoría vestida de mayoría. Que no deja votar. Que aprovecha el tiempo que queda para imponer una tupida red de hechos consumados, en parte irreversibles, que modifiquen radicalmente la realidad para maniobrar con ventaja cuando las urnas sean inaplazables. Como la mayoría no se organice y salga pronto a la calle para forzar esas elecciones, permitirá a la turbamulta crear las condiciones para retener el poder logrado de tan siniestra y grotesca forma. Y entonces sí que habrá emprendido España, contra la voluntad de la mayoría, un terrible viaje al pasado.
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

SUSTOS A MANSALVA

Por HERMANN TERTSCH

ABC  Jueves, 12.07.18

El enfadado Donald Trump, la cautiva Angela Merkel y los aliados morosos

Los jefes de Estado y Gobierno de los 28 miembros de la OTAN saben que Donald Trump disfruta con las emociones fuertes. Su dramatización escénica y su forma de decir las cosas, como el constructor del barrio de Queens que es, resulta difícil de gestionar para líderes políticos tradicionales a los que las trampas gustan mucho, pero los sobresaltos poco. Ayer los tuvieron a mansalva. Trump llegaba enfadado por unos aliados que, como Merkel o Sánchez, han despreciado sus requerimientos de pago. Pero Trump introdujo además nuevos factores en la ecuación de la seguridad europea que causaron gran sobresalto adicional. Por ser muy reales. Más allá de las cuestiones del gasto militar, Trump quiere enfrentar a los países europeos, y muy especialmente a Alemania, a sus contradicciones. Dijo que hablan de protección frente a Rusia quienes más dependen de ella y le pagan miles de millones, en referencia al gas y petróleo ruso, su gasoducto Northstream, que supone la más firme alianza con Rusia que hay en Europa, con un segundo oleoducto proyectado que también evita pasar por Polonia y otros aliados. «Alemania es un cautivo de Rusia», dijo.
Respecto al gasto militar, Trump dobló la apuesta. Dijo que el 2% del PIB es insuficiente y que habrá de ser el 4%. Sabe que esto no es viable y solo lo será en caso de guerra. Les espetó a los aliados que delinquen al no cumplir con sus pagos. Tampoco le pudo complacer que ante la cumbre con Vladimir Putin, los aliados expresaran su temor a que Putin lograra de Trump concesiones peligrosas para todos. Desde hace décadas se queja EE.UU. de pagar casi toda la factura de la defensa común como en la Guerra Fría, mientras los europeos presumen de sistema de bienestar e infraestructuras. Trump ha decidido que eso va a cambiar. A la espera de la cumbre Trump–Putin, cierto es que el estado de agitación creado en Bruselas forzará cambios de actitud y de enfoque en la OTAN que muchos creen necesarios.
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

SÁNCHEZ Y LA GUERRA SUCIA

Por HERMANN TERTSCH

ABC  Viernes, 13.07.18

Los socios golpistas del presidente le demandan que delinca con ellos

ALONSO Cuevillas, el abogado del prófugo por rebelión, sedición y malversación, Carles Puigdemont, le ha exigido abiertamente al Gobierno de Pedro Sánchez que «neutralice al partido Vox», única acusación particular presente contra los golpistas. Cuevillas recomienda al Gobierno de Sánchez que «utilice los mecanismos que tiene el Estado». Que si no logra convencer a Vox por las buenas, investigue a Vox para buscar elementos de coacción. Como ven, los aliados de Sánchez le creen capaz de todo lo que le creen capaz sus peores enemigos. Estos están convencidos de que el presidente y su gabinete extremista son capaces de cualquier cosa por lograr su permanencia en un poder conquistado de forma tan grotesca y anómala con sus 84 escaños. Capaces de todo, hasta de auspiciar intencionadamente un enfrentamiento civil entre españoles. Desde luego, es difícil negar que desde su llegada al poder parece cada vez más probable. El abogado Cuevillas recomienda sin pudor en RAC1 al gobierno que lance una «investigación prospectiva», ilegal, para obligar a Vox a abandonar el caso. Pide una guerra sucia para acabar con el único partido que se presentó como acusación particular contra el golpismo separatista catalán. Gracias a Vox, la justicia ha podido actuar como eficaz arma del Estado de Derecho. La inaudita demanda de Cuevillas se supo ayer. De momento, el Gobierno no ha rechazado la propuesta criminal. Y ya están tardando el PP y Ciudadanos en denunciar esta aberración y solidarizarse con Vox que ha hecho solo lo que también era su deber. Sepan que quien pone trampas en la cloaca a un partido se los puede poner a tres.
España sufre un tsunami de frenesí sectario con decretos inauditos, nombramientos escalofriantes y proyectos de ley despreciables por parte de un gobierno que pretende poner patas arriba a la sociedad española. Y quiere hacerlo ya. Resulta aterrador el desprecio del gobierno hacia los intereses e inquietudes de todos aquellos españoles que creen en una sociedad abierta, democrática y razonable y no participar en la orgía revanchista, la manipulación informativa colosal y colectiva y la permanente sobredosis ideológica frentepopulista con la que al final quiere destruir, nadie se engañe, el marco legal existente de la monarquía parlamentaria.
Ya está claro que la presencia de algún político moderado en ese gobierno era una mera hoja de parra para esconder las vergüenzas de una tropa furiosa de ministras sectarias y agresivas. Que no tienen otro objetivo que producir anuncios de medidas y leyes, gestos y alardes ideológicos que satisfagan a los más radicales del izquierdismo comunista de Podemos. Al que tienen orden de disputar de aquí a 2020 los votos y el mensaje. Esta demencial deriva sectaria lleva al Gobierno socialista mucho más allá de la retórica radical porque ya ha tomado medidas que son una declaración de guerra contra amplias capas de la sociedad española. Solo así cabe interpretar su voladura del pacto educativo, el desprecio a todos los demás integrantes del mismo como la masiva operación de castigo contra la verdad, la libertad y la conciencia libre de los españoles que es la nueva Ley de Memoria Histórica. Ni los irresponsables ataques a combustibles y energías que ponen en peligro a sectores enteros de producción. O las grotescas medidas de control y experimentación social en las relaciones sexuales que liquidan los restos de igualdad ante la ley así como la presunción de inocencia. Parece que Sánchez y ese núcleo de ministras tienen diseñada su guerra civil retórica y virtual. Cuidado. Porque las palabras de Cuevillas revelan que sus socios consideran a Sánchez un aliado del golpismo tan capaz de violar las leyes como ellos en Cataluña con el permanente golpe de Estado. Y nada de eso es virtual.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

LAS VERDADES INMORALES

Por HERMANN TERTSCH

ABC  Martes, 10.07.18

La libertad de expresión, pensamiento e investigación es un lujo del pasado

DECIR en Alemania que la inmigración musulmana reciente ha traído al país un antisemitismo brutal y un colapso de la seguridad para las mujeres es decir una verdad que todos conocen. Pero es una verdad que una persona de proyección pública no puede expresar sin consecuencias. Viene a ser tan peligroso como afirmar en Madrid que la fiesta del orgullo gay, que se aceptaba bien como celebración de un día y con perfecto respeto de todos hacia los homosexuales, ahora que se prolonga diez días, es percibida como un absoluto abuso y maltrato a la población de ciertos barrios y concluye en una grosera apoteosis de procacidad y mal gusto. Tampoco ayuda a la reputación social y mediática proclamar la verdad histórica de que el golpe de Estado del general Franco fue el último de varios en la II República, la mayoría orquestados por la izquierda. Y que no iba dirigido contra ninguna democracia porque no la había ni contra un orden constitucional que no existía, sino contra el terror y la amenaza bolchevique del ¡Viva Rusia! E impidió, entre otras cosas, el exterminio del clero, la desaparición del patrimonio cultural de la Iglesia y, más que probablemente, la primera dictadura estalinista en Europa occidental.
Son verdades que quieren convertir en moralmente inaceptables. En España se pretende hasta perseguirlas penalmente con una vuelta de tuerca a esa aberración que es la Ley de Memoria histórica impuesta por revanchistas de la izquierda y acatada por cobardes de la derecha. En el siglo XX se persiguió mucho la verdad en Europa. Con frecuencia, a muerte. Ahora en España te quieren meter cuatro años a la cárcel, inhabilitarte y arruinarte. Quieren que dé miedo decir la verdad. En eso está ese personaje que ha demostrado su perfecta idoneidad para cualquier campaña contra la verdad que es Pedro Sánchez. Ese que dijo que convocaría elecciones enseguida y que RTVE quedaría bajo dirección neutral.
En Alemania, la escalada en el terror cultural que ejerce la corrección política bate tristes marcas. Rolf Peter Sieferle, era un celebrado académico, historiador volcado en fenómenos sociológicos y medioambientales, profesor en varias universidades de Alemania y Suiza. Hasta que trató la inmigración y escribió su libro Finis Germaniae. Tachado de nazi, marginado y acosado, se suicidó en Heidelberg en septiembre de 2016. Escritores como Uwe Tellkamp han pasado del altar a la picota al quejarse de efectos de la inmigración. Hasta los grandes Peter Sloterdijk o Rüdiger Safranski son objetivo de la jauría de guardianes de la corrección en los medios. Ahora está en la picota otra vez Thilo Sarrazin en guerra con la editorial DVA del gigante Bertelsmann. Sarrazin no es precisamente un friki. Fue el poderoso consejero de Hacienda del gobierno de la ciudad de Berlín, dirigente del SPD y miembro de la dirección del Bundesbank. Ha escandalizado con libros de opiniones controvertidas pero ante todo de verdades que las almas exquisitas de la corrección consideran inmorales. Es malo decir que las mujeres tienen miedo a salir por los inmigrantes. Aunque las mujeres tengan miedo a salir por los inmigrantes. Son verdades a reprimir para preservar la virtud del ciudadano. Su anterior libro fue «Alemania se autoliquida». Vendió la friolera de millón y medio de ejemplares con DVA. Pues esta editorial no le quiere publicar el ahora escrito que se llama «Ocupación enemiga». Trata de cómo la inmigración musulmana paraliza el progreso y amenaza a la sociedad. Pese al negocio seguro, la editorial no se atreve. Las editoriales con el susto de muerte. Dice que «el libro podría aumentar la actitud crítica hacia el islam en la sociedad alemana». El pretexto moral para la censura es tan categórico que suena a decreto vaticano renacentista.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

LA DERECHA NECESARIA

Por HERMANN TERTSCH

ABC  Domingo, 08.07.18

Con Pablo puede salir mal, con Soraya no puede salir bien

ESPAÑA no tiene el gran partido de la derecha política sana, razonable, lógica, sensata y democrática que necesita. De una derecha orgullosa de serlo y decidida a defender su ideario y su proyecto. Con respeto a sus adversarios democráticos pero con firmeza en la exigencia de ese respeto de los demás. Si en su día el PP surgió para serlo, hace tiempo que se frustró la esperanza de que fuera la fuerza inequívoca de defensa de la propiedad y la libertad, de la ley y el Estado de Derecho, de la unidad nacional y sus símbolos e instituciones, el respeto a la tradición y el culto a la historia común, de la libertad religiosa, del derecho a la vida, los fundamentos judeocristianos, culturales y de civilización, libertad económica y guerra al abuso fiscal, fin del despilfarro, racionalización de Estado y territorialidad, defensa de la libertad de educación, de la lengua española y de los derechos del individuo y la defensa occidental. De ser la fuerza que proclame, sin salvedades ni excusas, que la nación, la legalidad, la libertad individual y la propiedad son pilares de un proyecto defendido con firmeza, entusiasmo y la convicción de saberlo la mejor senda para una España libre y próspera en Europa.
En España aún hoy se «proclama» uno de izquierdas, pero se «confiesa» o «reconoce» de derechas o, peor, de «centro-derecha». El ridículo complejo del franquismo, que la izquierda tan bien alimentó, ha tenido paralizados a todos los que tenían talento y posibilidades para luchar por todo ello. Ha hecho estragos el miedo a perder el carné de ciudadano de pleno derecho por ser tachado de facha o franquista. Y es que la cobardía es una plaga nacional. Con esa eficaz mordaza se ha silenciado todo el discurso en defensa de la libertad como fuente de felicidad y de riqueza imprescindible –en la educación, en la universidad, en el debate público y en los medios de comunicación– para que una sociedad abierta y moderna genere la savia necesaria para renovarse y regenerarse. A los complejos clásicos alimentados con la cantinela mentirosa del antifranquismo se suma la debilidad conceptual y de criterio de una derecha blanda, acomodaticia y falta de convicción. Todo ello se degradó bajo su ahora jubilado presidente hasta la total negación de promesas y principios, desprecio de los valores y rechazo a quienes los recordaban por parte de un PP y un gobierno dedicados meramente a su propia supervivencia en el poder.
Tras el nada honorable capítulo de la moción de censura, la derecha española tiene la oportunidad de acabar con muchos de sus pecados originales. Bajo la presión de otros dos partidos que le disputan el espacio de la derecha nacional, que son Ciudadanos y Vox. El PP tiene una opción de renovarse con ese profundo cambio de actitud que marca la candidatura de Pablo Casado. O hundirse con la continuidad de la mayor culpable de los peores estropicios. El PP puede desaparecer también con Casado. Con Soraya Sáenz de Santamaría parece garantizado.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario