UN VIAJE INNECESARIO Y OFENSIVO

Por HERMANN TERTSCH
ABC  Martes, 12.09.17

El Gobierno no puede mandar al Rey a abrazarse con el principal agente totalitario del hemisferio

CONSTERNADOS. Todos los venezolanos, colombianos y cubanos que he visto después del anuncio del viaje de los Reyes de España a Cuba están consternados. Hay unanimidad absoluta. En otras cuestiones suele haber divergencias. No en esto. Consideran la visita de Estado de los Reyes a Cuba como una innecesaria afrenta a todos los demócratas hispanoamericanos. Pero ante todo como un terrible insulto a los venezolanos, las principales víctimas del régimen de los Castro que ahora regenta Raúl, el superviviente de los siniestros y tristemente longevos hermanos. Ahora que el Rey llama a defender el imperio de la ley y la libertad en España frente a la peste totalitaria nacionalista en su región nororiental, no puede el Gobierno mandarlo a abrazarse con el principal agente totalitario del hemisferio. También es abismal la sinrazón de que cuando se estudian en la UE sanciones a Venezuela se premie con la visita real a quien desde La Habana da las órdenes a Caracas para su salvaje política a sancionar. Es Cuba con sus decenas de miles de agentes en ejército, GNB, Interior, comunicaciones, administración etc., quien manda en Venezuela. Quien manda matar, torturar y aplastar toda libertad mientras hace comer basura a los venezolanos es el anciano sonriente que agasajará a Felipe VI. Cuando se tortura, mata, muere y sufre en Venezuela como nunca, es el peor momento para que los Reyes vayan a honrar al máximo culpable, muy por encima de Nicolás Maduro, que es Raúl Castro. Nada urge este viaje tras constatarse que no ha habido apertura ninguna tras el show del viaje de Barack Obama. Dentro de unos años se verá.
Los venezolanos pasan por momentos terribles. Tras heroicos meses de lucha, el régimen ha sabido quebrar a parte de la oposición. Quebrarla o comprarla, da lo mismo. Con la implantación de la Asamblea Constituyente, la persecución de los diputados legítimos y la rendición de muchos partidos al acudir a fantasmales elecciones regionales bajo el control de esa Constituyente rechazada, el régimen narco-comunista ha dado un gran salto hacia la consolidación de la dictadura. Esto no es mérito del torpe Maduro. Es una operación cubana consumada a la perfección, inoculando magistralmente el descrédito, la sospecha y la traición en el bando oposición… Es un triunfo de La Habana, Castro y sus servicios secretos G2.

Venezuela es ya la Cuba continental. Se hace realidad el viejo sueño de Fidel que Rómulo Betancourt le negó hace medio siglo: Una patria cubana antiimperialista en el subcontinente, sobre las reservas de petróleo más grandes del mundo. Los planes cubanos van más allá. Hay una maravillosa tierra vecina que anhelan como próxima anexión: Colombia. Allí también avanza la opción narco-comunista con las FARC. Gracias a inauditas ventajas otorgadas por un presidente Juan Manuel Santos con ya incuestionable complicidad con Cuba. Las FARC no son solo una banda de terroristas, asesinos, violadores y secuestradores. Son además socios privilegiados en el inmenso negocio del narco-comunismo, cuyo jefe supremo es el anfitrión de los Reyes de España en ese malhadado viaje. Cuba está en el negocio desde que fusiló al general Arnaldo Ochoa. Hoy es el principal centro de mando del tráfico internacional y manejan, con las FARC y el régimen de Maduro, la cocaína de toda la región con destino a todo el mundo. No hay razón para ese viaje. España tiene hoy ante sí un reto existencial con un enemigo totalitario separatista. La superioridad moral de España se basa en el respeto a la ley y la libertad. En nada contribuye al necesario rearme de España que el jefe del Estado acuda a ser agasajado por el dictador en la guarida del expansionismo totalitario y criminal que es hoy La Habana.
Anuncios
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

GUERRA, PROPAGANDA Y PLANES

Por HERMANN TERTSCH
ABC  Sábado, 09.09.17

Daesh sembrará el terror en las retaguardias enemigas que son nuestras ciudades

La guerra contra el Daesh extendida por multitud de frentes y con proliferación de protagonistas favorece tanto la confusión sobre la suerte bélica real en cada momento y en cada lugar como facilita la propaganda. Ahora dice Rusia que ha matado al que considera ministro de la guerra del Daesh, Gulmurod Jalímov, un jefe de fuerzas especiales de Tayikistán que desertó hace dos años para unirse a las fuerzas del «califato». Los éxitos en la liquidación de dirigentes del Daesh con las operaciones aéreas de Rusia, EEUU u otros son siempre controvertidos. Hace unos días se vanagloriaban los medios de propaganda rusos de que sus fuerzas aéreas habían hecho en poco tiempo 1.200 salidas y abatido a 1.400 terroristas. Hubo quien se mofó de la ratio.

No debiera hacerse. La guerra contra el Estado Islámico es ardua. Los yihadistas han dado sorpresas. Aunque muy irregulares y distintos de un sitio a otro, demuestran en muchos casos competencia militar que no se les atribuía. Arrastran siempre población civil propia, aparte de la que puedan usar directamente como escudos humanos. La liberación de Mosul en Irak como ahora la de Raqqa en Siria que avanza y podría producirse en días o semanas solo confirma que la alianza internacional liderada por EE.UU., los kurdos, los rusos y las tropas de Assad le arrebatan sin cesar terreno al ISIS. Aunque cueste aún tiempo, vidas y dinero, la existencia de Daesh con territorio bajo su control tiene un fin previsible. Cuando esto suceda se planteará un problema igual de serio. Y es qué va a suceder con Siria y los trastocados equilibrios en Irak. Nadie puede esperar que se permita que Irán, Rusia, Assad y Hizbolá se queden con el control masivo sobre Irak y Siria. Quizás hubiera pasado con Barack Obama en la Casa Blanca. Pero no parece lógico que EE.UU. haga más regalos en la región de los hechos con el anterior presidente. El Daesh por su parte se disolverá en todas las direcciones para sembrar el terror en las retaguardias enemigas que son nuestras ciudades.
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

GOLPISMO EN REALITY SHOW

Por HERMANN TERTSCH
ABC  Viernes, 08.09.17

Los golpistas tienen toda la comunicación que el Gobierno les regaló

EN la primera clase de ese cursillo que Mariano Rajoy nunca ha hecho sobre «cómo neutralizar un golpe de Estado antes de que te cueste tu país, el poder y la cabeza» lo dicen muy claro: lo más importante es cortar la comunicación entre los golpistas. Hay que impedir que los golpistas sepan qué hacen o qué les pasa a sus cómplices en cada momento. Y hay que evitar su coordinación y la transmisión de información y de órdenes. Eso lo aplicó Hitler nada más recuperarse de la conmoción de la bomba, mal puesta por desgracia, del coronel Claus von Stauffenberg. Y la desinformación, falta de comunicación y consiguiente chapuza dieron al traste con la Sanjurjada o el 23-F.
En España asistimos a un golpe en que el Estado colabora obsequioso en el mantenimiento de las líneas de información golpistas. Estos utilizan los medios del Estado con tanta eficacia como los que llaman propios, también concesiones, en parte tramposas, que les han hecho los gobernantes. Sí, los gobernantes, que a cambio de mil ventajas del poder juran proteger al Estado contra el golpismo. Y a los ciudadanos contra quienes amenazan con acabar con la democracia, con el propio Estado y con la Nación. Si no fuera porque son casi todos empollones de provincias, sin imaginación y con poco mundo, se podría sospechar de tanta amabilidad y hasta entrega hacia los enemigos del Estado. Y pensar que ellos también trabajan para algún gobierno extranjero. Como esos de Podemos a los que tanto han ayudado a ser una fuerza clave en este «putsch on line».
Porque este es el primer golpe de la historia retransmitido como reality show. Las dos cadenas menores de los miembros del duopolio televisivo, una concesión del Estado a dos grupos con alta participación extranjera, son cadenas monotemáticas. Ahora retransmiten en directo el golpe. Llevan años dedicadas a la destrucción de España y su orden constitucional. Durante 24 horas todos los días de la semana emiten para:

1. El fomento de todo separatismo contra la unidad de España, la fobia a España como idea, desprecio a su monarquía y a su historia que es sometida a permanente falsificación y vejación.

2. La agresión sistemática para el cuestionamiento y la destrucción de las instituciones, el amparo a todo enemigo del Estado, por infame, violento, detestable y delincuente que sea.

3. La ridiculización de valores y principios tradicionales, desde el patriotismo a la lealtad, la dignidad, el honor, la feminidad en la mujer y la virilidad en el hombre, el derecho natural.

4. La promoción del odio al cristianismo, el ataque permanente a la Iglesia católica con las agresiones más brutales y crueles a sus creencias y desprestigio de su historia, su liturgia, sus símbolos.

5. La difusión de elementos de sospecha, desprestigio y muerte civil para cualquier actividad, actitud o persona que pueda fortalecer las defensas o el prestigio de España y su historia entre los españoles.

Los golpistas están en todas las televisiones, arropados por un periodismo izquierdista que comparte la hispanofobia que alimenta al foco sedicioso. Ante el brutal asalto criminal a las instituciones que pone en peligro la paz y la vida y hacienda de todos los españoles, todos esperan que el Gobierno tenga un arma para reinstalar la ley. Esperemos que sea algo más convincente que su estrella Andrea Levy con sus torpes balbuceos entrevistada por el mayor agente de la trama desestabilizadora en la cadena más dedicada al golpismo. Tan enamorados están de las televisiones separatistas e izquierdistas que regalaron golpismo, que corren peligro de acabar de estrellas en la agitación contra España.
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

LA AMABLE TIRANA DEL CONSENSO

Por HERMANN TERTSCH
ABC  Lunes, 04.09.17

El debate de ayer corría desde el principio el peligro de sucumbir en un baile de buenas palabras

El problema de un debate entre los líderes de dos partidos que han gobernado juntos ocho de los últimos doce años es evidente. Los partidos, en este caso son los democristianos de CDU/CSU y los socialdemócratas de SPD, tienen demasiados cadáveres en el armario común, demasiados errores y fiascos, incluso desastres de graves consecuencias, que no se pueden reprochar entre ellos. Por eso el debate de ayer corría desde un principio el peligro de sucumbir en un baile de buenas palabras. Angela Merkel partía de su cómoda superioridad de más de 15 puntos sobre un Martin Schulz que solo puede soñar con quedar por encima del 25%, que permita aritméticamente un Frente Popular del SPD con Verdes y neocomunistas de DieLinke.

Martin Schulz necesitaba quedar como claro vencedor para que la sensación de derrota no se instalara en su partido de aquí al 24 de septiembre. Pero Merkel es ya perfecta en su maña de amable devoradora de argumentos ajenos. Y se merendó a un Martin Schulz acomplejado que al final no era sino un esforzado imitador de la socialdemócrata perfecta que tenía enfrente. Le fue imposible liberarse del abrazo estrangulador. Todo lo que Schulz promete lo sabe hacer mejor ella. Las feroces palabras de sus mítines quedaron en nada. Hasta se retractó de su afirmación de que «Merkel es un peligro para la democracia» porque ha aniquilado la cultura del debate en Alemania. Lo que es absolutamente cierto. Y quedó ayer dramáticamente demostrado. El consenso socialdemócrata en Alemania, que simboliza la gran coalición, hace imposible un debate político real sobre los problemas que angustian a los alemanes. Dedicaron la mayor parte del debate a la inmigración pese a que pretenden no es un problema más que administrativo. Relegaron Europa y la economía a la cuestión real, histórica, de la inmigración. Para negarla. Desde la soberbia socialdemócrata compartida repartieron críticas a Orban, Erdogan, Trump, la extrema derecha y los yihadistas. Los malos están todos fuera del bendito consenso en el que siempre gana Merkel.
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

MENDIGANDO GUERRAS

Por HERMANN TERTSCH
ABC  Martes, 05.09.17

No puede haber un estado agresivo y expansionista en el noreste español

DICE Nikki R. Haley, la embajadora norteamericana ante las Naciones Unidas, que el presidente de Corea del Norte, Kim Jong-un «está mendigando una guerra». Pero nadie se la quiere dar. La guerra ha de ser siempre la última razón, porque desde un principio entra en la lógica de lo irreversible, que es la muerte. «Hay que aplicar», insistía ayer Haley, «todos los medios diplomáticos antes de que sea demasiado tarde». Nadie sabe si no es ya demasiado tarde. Porque el gordito diabólico ha corrido mucho con su juguete favorito de las armas nucleares, y las tiene ya para causar multitud de muertes en Corea del Sur. Y quizá también en otras partes más lejanas. Pronto podría colocarle una bomba atómica en la cabeza a cualquiera, incluido por supuesto su enemigo favorito. ¿Cómo se permitió que alguien como Kim Jong-un tenga armamento nuclear? Como se llega a las situaciones extremas. Por falta de iniciativa para evitarlas cuando aún no se han producido. Este escenario se antojaba lejano para algunos. Pero ya está aquí. Ahora ya no hay aplazamiento posible para todas las medidas internacionales concebibles para disuadir al tirano norcoreano de seguir esta escalada hacia la guerra. Conscientes de que la retórica militar por parte de EE.UU. no es creíble por la matanza garantizada en ambas Coreas. Hay que intentar a toda costa evitar sangre, porque si comienza a fluir, en Corea serían mares.
En España, en otras dimensiones, estamos ante un parecido dilema con un gobierno regional que mendiga una guerra con la Nación para justificar el fracaso de su delirante e inviable deriva separatista. Aquí también hay otros culpables, además de los provocadores que quieren destruir España y crear un estado disparatado, fundado sobre las mentiras más grotescas y una voluntad tribal, dictatorial, agresiva y expansionista que extendería rápidamente un conflicto violento por la península y fuera de ella. Si los pasados gobiernos de España tienen una grave responsabilidad, es especial la del actual, que asiste desde hace cuatro años con pasividad a un golpe de Estado. Y nada ha hecho por deshacer el terrible engaño de los convencidos por la Generalidad de que la destrucción de España es viable y además sin coste alguno. En su afán por evitar todo conflicto con un poder ya abiertamente delincuente, ha minimizado el problema y generado una nefasta sensación general de impunidad en las autoridades sediciosas. Ahora, ya en la fase final, lo que hace años pudo neutralizarse con un acto de autoridad, requerirá una operación dolorosa, amplia y contundente. Con mucha energía para gestionar la frustración resultante. Por lo que nadie puede excluir que el proceso de restablecimiento de la ley tenga capítulos dramáticos.

Pero ya no hay margen de maniobra. Si el Estado no restablece el orden constitucional y la ley en su Cataluña, España puede entrar en un proceso de descomposición rápido, probablemente violento, y no solo por su extremo nororiental. Esto no pueden tolerarlo los españoles porque literalmente les va la vida en ello. Como el mundo no puede tolerar que un demente totalitario que tortura a sus súbditos y asesina a sus familiares someta con amenazas de aniquilación a los países vecinos. Cada situación en su contexto ha llegado al punto en que exige una acción decisiva para frustrar los planes del provocador fuera de la ley. El Gobierno de España tiene ante sí una gravísima responsabilidad en la que sobra la retórica de colegiala de la vicepresidenta. Oculte ella a Puigdemont lo que le plazca. Pero los españoles tienen derecho a saber, en Cataluña y fuera de ella, cómo y cuándo se va a acabar con la peor amenaza para su Nación, sus vidas y porvenir desde la Guerra Civil.
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

DE DELIRIOS Y TRÁNSITOS

Por HERMANN TERTSCH
ABC  Sábado, 02.09.17

Se acabó el mito de la unión política de Europa. Comienza el tránsito hacia nadie sabe dónde

Estamos en España volcados en el delirio al que nos ha traído tanta cobardía y tanta mentira durante tanto tiempo. Por eso nuestros medios se dedican casi exclusivamente a dilucidar si nuestra Nación y nuestro Estado van a existir el año que viene. O si un número reducido de españoles movilizados por sus caudillos regionales van a acabar con la España de los Reyes Católicos. En Europa se da por hecho de que se pondrá coto a la demencial deriva del nacionalismo catalán. Y que tras la frustración del sueño artificial se llegará a algún arreglo no dramático. Será dramático en todo caso. Pero el disparate español de cara al día 1 de octubre no es más que otro elemento en una situación europea muy inestable que espera al domingo anterior. El 24 de septiembre se desencadenarán acontecimientos de gran trascendencia estancados por esa fecha. Que pueden cambiar muy profundamente la Europa que hoy vivimos.

Ese domingo se sabrá si va a poder gobernar Angela Merkel en Alemania. No está nada claro que así sea. Por mucho que su partido lidere con un 38% de intención de voto por delante del SPD, con 24%. Nada asegura que tenga mayoría con los liberales del FDP y nadie quiere desde luego una nueva Gran Coalición. El SPD con Martin Schulz quiere liderar un bloque de izquierdas con los Verdes y el izquierdista DieLinke. Aliarse con los poscomunistas era imposible para el SPD hace tan solo cuatro años. Hoy ya no. Los efectos sobre Europa de un gobierno de Frente Popular en Alemania solo se pueden intuir. Macron se ha desinflado antes del primer roce con los sindicatos. Con Merkel o sin ella, vamos ya lanzados hacia la Europa de las diversas velocidades que nos llevará al fin de la UE que conocemos. Se abren inmensos interrogantes en los frentes más importantes, el del Euro y la revolución cultural desatada por la inmigración. Se acabó el mito de la unión política de Europa. Comienza el tránsito hacia nadie sabe dónde.
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

LA DISCRIMINACIÓN IDEOLÓGICA

Por HERMANN TERTSCH
ABC  Viernes, 01.09.17

El totalitarismo izquierdista exige una respuesta urgente en todo Occidente

EL subjefe del grupo parlamentario del derechista Alternative für Deutschland (AfD) dimitió de su cargo por comentarios en la red tachados de racistas. En 12.000 paginas de chats se encontraron pasajes de 2015 de los que se deduce desprecio racial y disposición a la violencia. Eso ha bastado. Dimite de todo. Eso no le habría pasado aquí a un extremista. Siempre que fuera de Podemos. Con esa militancia en España se puede planear, desear y llamar al asesinato, al paseo, al estrangulamiento o empalamiento de los políticos rivales y no pasa nada. Centenares de tuits con llamamientos a matar, torturar o agredir a rivales políticos fueron publicados por la prensa española. Eran de decenas de líderes comunistas de Podemos, incluida la plana mayor, los llegados de Venezuela donde ahora se tortura y ejecuta extraoficialmente a los discrepantes. Como en sus tuits. Siguieron en los cargos. Siendo de Podemos se puede también asaltar a feligreses con amenazas de muerte. Gratis. Mientras otros, con menos gritos y violencia, protestan contra una política ilegal y separatista y se les condena y mete de inmediato en prisión. ¿Y ese trato tan dispar? ¿Por qué esa obscena y permanente doble vara de medir? El Tribunal Supremo dice que en Blanquerna hubo el agravante de «discriminación ideológica». ¿No la había en el asalto de Rita Maestre? Donde más discriminación ideológica parece haber siempre es en esas sentencias.

La «narrativa de la izquierda» ha alcanzado ya tal hegemonía y desprecio a la pluralidad y la ley que hace difícil la resistencia. Hacer frente al rodillo totalitario y significarse es una temeridad que se paga caro. En este sentido, en EEUU hemos asistido a un esperpento. Una manifestación legal de la derecha a la que se unieron grupos de extrema derecha fue asaltada en Charlotteville por una contramanifestación no legal de la extrema izquierda. Si los derechistas llevaban banderas y palos, los «antifascistas», encapuchados y con cascos, portaban barras de hierro, cuchillos y porras. La extrema izquierda ha tomado el campus de muchas universidades. Las palizas a todo sospechoso de no ser suficientemente progresista son continuas y van en aumento. Los profesores no militantes viven aterrados. Las estatuas de Colón son derribadas con las de otros héroes de la historia de América. Se dispara el odio a la civilización occidental. Eso es parte del legado envenenado de un Obama que fraccionó la sociedad como nadie desde la Guerra de Secesión. El presidente Trump se esforzó por lo contrario. Condenó la violencia de ambas partes. Pues la justa equiparación de Trump entre nazis y comunistas provocó una oleada de indignación hipócrita a la que se unieron hasta necios del republicanismo centrista. De esa derecha cobarde que se asusta cuando puede ganar a la izquierda. España sabe mucho de eso. Aquí la derecha ha asumido el espacio con lo peor de la izquierda, por lo que esta se ha ido al extremismo comunista y antiespañol, donde pedros y pablos se mezclan con separatistas catalanes desbocados y los sabinos y etarras vascos en espera. Huérfanos han quedado los españoles que votaron por abrumadora mayoría a una derecha con un mandato –hoy ya traicionado– para una reconstrucción bajo una idea nacional de libertad, ley, racionalidad y orden, capaz de enmendar los graves errores de las pasadas décadas y reconstruir un Estado viable basado en la ley y la igualdad. La reacción contra el totalitarismo izquierdista bajo el manto socialdemócrata ya está en marcha en muchos países. Aquí, donde ese totalitarismo reúne a todos los enemigos de España, hay tantos motivos para esa reacción liberadora como en cualquier país occidental. Pero mucha más urgencia.
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario