EL ANSCHLUSS INVERSO

Por HERMANN TERTSCH
ABC  Sábado, 16.06.18

Viena podría marcarle el rumbo político a Berlín

Desde la reunificación Alemania ha sido la potencia indiscutible en la Europa unida, a la que nadie tosía, la que ponía las reglas en Bruselas y las notas de conducta a los demás. Pero el 4 de septiembre del 2015, cuando Merkel se saltó todas las reglas internas y comunes europeas al abrir unilateralmente las fronteras a la inmigración, algo se rompió en esa relación de autoridad sobre sus aliados. Y aunque la economía es más poderosa, Alemania es hoy políticamente un juguete roto. Tremenda en este sentido ha sido la visita de Sebastian Kurz, en Berlín. El jefe del gobierno de la pequeña Austria se presentaba en la capital alemana y con sus palabras sobre la inmigración y sus ofertas a los rivales de la canciller desataba un conflicto que aun puede acabar con la vida política de Angela Merkel. La alianza anunciada por Kurz con el ministro aleman Horst Seehofer y con el ministro italiano Matteo Salvini, –«el eje de los voluntariosos», dijo con un concepto históricamente complicado–, fue el detonante para que se rebelara contra Merkel la CSU bávara, temerosa de perder en octubre su mayoría ante la AfD.
Kurz gobierna en Austria en una coalición del conservador ÖVP con el derechista FPÖ con muchos menos contratiempos de los que creían todos. Y avanza en una legislación liberalizadora en materia económica, dura en cuestiones de seguridad e inmigración y antiizquierdista en sus reformas sociales como la educación. Merkel y los homogeneizados medios alemanes se han permitido las peores impertinencias en sus amenazas al electorado austriaco para impedir un gobierno como el que existe, con participación del FPÖ. Fracasaron en impedirlo. Ahora este gobierno de la derecha funciona. Y la coalición de Merkel no. Para dar más autoridad a Viena, estalla ahora un escándalo al revelarse que el BND alemán espía en Austria tanto o más que los norteamericanos en Alemania. Y se recuerdan hoy las hipócritas protestas de Berlín y todos los medios europeos «por el intolerable espionaje a aliados». Austria puede estar a punto de marcar el rumbo político a Alemania en un Anschluss inverso. O la venganza por Sadova (Königgrätz).

Anuncios
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

VERDADES DESOLADORAS

Por HERMANN TERTSCH
ABC Cultural  Sábado, 16.06.18
Ensayo * LIBROS

Rogelio Alonso demuestra lo muy caro que ha pagado España el fin de la violencia de ETA en su ensayo «La derrota del vencedor»


Hay mucha bibliografía sobre ETA, una más seria que otra, alguna oficialista, otra con debilidad por la siniestra épica de resistencia y no poca con gran ambivalencia en su aproximación ética al terrorismo nacionalista vasco. Este libro forma parte de ese escaso pelotón de autores en estas lides cuyo extremo compromiso con la verdad no puede complacer a nadie. A muchos porque los señala directamente como copartícipes de la desgracia que ha supuesto la persistencia durante más de medio siglo de las actividades asesinas de la banda terrorista ETA que cambiaron profundamente el País Vasco y España. A todos los demás porque expone la inmensa tragedia que supone que los acontecimientos fueran los que fueron cuando otros posibles habrían evitado a España terribles efectos políticos, sociológicos y culturales que siguen y seguirán teniendo efecto en generaciones. Revela que el País Vasco y la democracia española serían bien distintas sin el terrorismo. No solo por la acción directa de los terroristas sino porque el nacionalismo en sí no violento del PNV y su entorno ha usado sin recato y sin escrúpulo pero con inmensa eficacia y ganancia la violencia asesina para sus fines. Rogelio Alonso, profesor de Ciencia Política y Análisis y Prevención del Terrorismo en la Universidad Rey Juan Carlos, es uno de los grandes expertos españoles. Fue asesor del ministerio del Interior y renunció por disconformidad con lo que veía que es mucho de lo descrito y bien documentado en este libro. Guste o no guste –a muchos no les gusta–, este libro cumplirá su vocación de ser referente obligado para cualquier estudioso de ese fenómeno trágico en la historia española que es la política antiterrorista del final de ETA. Porque pudo ser de otra forma.

Refutación
¿De verdad ha derrotado la democracia española a ETA? La versión oficial de consenso para explicar la fase final de la historia del terrorismo de ETA, los diversos alto el fuego, las negociaciones, el anunciado fin de la violencia armada y finalmente la disolución oficial de la banda nos indica inequívocamente que sí. Que ETA fue derrotada por las fuerzas policiales de la democracia y que la política y el Estado no han hecho ninguna concesión a la banda que se disuelve sin haber alcanzado ninguno de los objetivos que ha tenido desde su fundación que son la independencia y el socialismo. En este libro de elaboración académica y solo en el mejor sentido periodístico, Alonso amarra en sus documentos y sus citas todas las pruebas necesarias para refutar de forma demoledora la versión oficial. Explica y demuestra la terrible concatenación de concesiones y traiciones, de maltrato y disgregación de las víctimas y descrédito de todas las posturas críticas, que permitieron a ETA sobrevivir a sus crisis bajo el acoso policial y dejar cuando llega su disolución firmemente asentada su inmensa aportación a la supremacía práctica y la vocación supremacista del nacionalismo vasco.
En 2003/2004 ETA estaba muerta operativa y agonizante políticamente. Lo decían los servicios de información españoles y la propia banda. Y otra vez acudió un partido político a salvarla, como hizo el PNV cuando vio a la banda contra las cuerdas tras el asesinato de Miguel Ángel Blanco. Pero esta vez no fue solo el PNV, sino también el PSOE de Rodríguez Zapatero. El libro demuestra el reparto de papeles entre PNV y ETA y la gran operación política del zapaterismo para impedir la derrota moral del terrorismo de izquierdas y nacionalista, que son las fuerzas que buscaba aunar para su proyecto político. Que se basaba en que dejara de matar a cambio de garantías de impunidad además de vías pacíficas para alcanzar sus objetivos. Tres lustros después de lanzarse aquel proyecto, la banda se dice disuelta, pero el nacionalismo es masivamente hegemónico en el País Vasco, avanza en Navarra, el separatismo catalán se identifica con las figuras etarras y en España gobierna un partido socialista raquítico cuya fuerza radica en el apoyo de todos los enemigos de España y simpatizantes de ETA. Si quieren saber cómo pudo pasar todo esto en un país europeo del Primer Mundo, lean a Rogelio Alonso.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

LAS ADVERTENCIAS DE SEBASTIAN KURZ

Por HERMANN TERTSCH
ABC  Domingo, 17.06.18

Orban y Salvini no son peores europeos que Macron o Merkel

NO se le notaba ayer al canciller austriaco, Sebastian Kurz, el enfado por las revelaciones sobre el masivo espionaje de los servicios secretos alemanes BND en Austria. Cuando llegó por la mañana para intervenir en el Foro Europa en el monasterio de Göttweig, Kurz ya preparaba una comparecencia por la tarde en la televisión pública ORF, desde el Palacio Imperial, nada menos que acompañado por el presidente de la República, Alexander van der Bellen, para informar a los austriacos sobre lo que se considera una quiebra gravísima de la confianza entre aliados y exigir explicaciones a Berlín. Según el diario Der Standard, el BND ha espiado «institucional y sistemáticamente» a cerca de 2.000 objetivos austriacos que van desde organismos oficiales, políticos y diplomáticos hasta la inmensa mayoría de las grandes empresas. Todos recuerdan en Austria la indignación del Gobierno alemán cuando Edward Snowden denunció que la agencia norteamericana NSA espiaba en Alemania. Llena está la hemeroteca de solemnes frases de protesta de los gobernantes alemanes. «Es intolerable que se espíe entre amigos», dijo en otoño del 2013 la canciller Angela Merkel. Ayer lo repitió Kurz. Suele pasar que los más tiernos promotores del buenismo y de la corrección se revelan como los hipócritas supremos.
Sebastian Kurz no dijo por la mañana ni una palabra del espionaje alemán. Acudía al monasterio benedictino de Göttweig a explicar las prioridades de la presidencia austriaca de la UE que comienza el 1 de julio. En el llamado Montecassino austriaco que desde hace mil años domina el Danubio junto a las gargantas de la Wachau, se reúnen anualmente políticos y analistas de la Europa central y suroriental. Kurz, el jefe de gobierno más joven de Europa, acude desde que era un secretario de estado del Interior encargado de la inmigración a los 23 años. Ayer defendió una alternativa a la política de Merkel que ha generado ingentes problemas sociales y de seguridad y toda una colosal galerna político cultural que amenaza con liquidar a los partidos tradicionales. En plena crisis en Berlín, Kurz demandó máxima prioridad para el fortalecimiento de la fronteras exteriores. «Son los Estados y no los traficantes quienes deben decidir quién entra en Europa y quién no». Defendió su «eje de los voluntariosos» de partidarios de máxima firmeza para acabar con la inmigración ilegal y advirtió de que «no puede ser que algunos en la UE se crean más y mejores que otros». «Aquellos que dividen a los europeos en buenos y malos pueden ser la garantía del fin de la UE». Pero Kurz estuvo optimista. Atribuye a todos buena fe aunque a algunos también una fatal arrogancia. Y deja claro que considera a Orban y Salvini al menos tan buenos europeos como Macron y Merkel. Acudirá a la próxima reunión del grupo de Visegrado. Y pase lo que pase en Berlín, sobreviva o no Merkel este semestre, con la bronca de los espías, comienza Austria la presidencia con clara superioridad moral sobre el maltrecho Gobierno alemán y crecientes apoyos.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

EL FRACASO FINAL DE LA MENTIRA

Por HERMANN TERTSCH
ABC  Viernes, 15.06.18

La falsedad no puede eternizarse, ni entonces ni ahora

«LA República del Estat Catalá significaba desde el primer momento la desmembración de España, su desaparición como nación integral. La debilidad de aquel Gobierno (de la República) pactando con el viejo separatista, concediéndole honores y poder, en vez de castigarle justamente como enemigo de la unidad de la patria, ha traído como fruto ese Estatuto que ahora se presenta a las Cortes, y que es, pese a todas las apariencias de falsa cordialidad, un arma que en manos de los separatistas se volverá terriblemente peligrosa para el resto de los españoles».
«La intransigencia catalana, partidaria del “tot o res”, (…) que afirma que si las Cortes no aprueban íntegro el Estatuto los catalanes no aceptarán la resolución de las Cortes. (…) Hay que decirlo claramente: Es mentira que el Estatuto responda a la aspiración unánime del pueblo catalán. El Estatuto es obra de Maciá y su pandilla, enemigos de España, que ven en él un arma política bastante fuerte para sostener su caciquismo abusivo, para satisfacer sus tristes ambiciones de poder y medro».
«El Estatuto no representa la voluntad de Cataluña, porque el plebiscito que aparentemente lo refrendó fue una farsa grotesca y espectacular, amañada con el dinero que el señor Maciá arrebató a las necesidades de los Municipios y Diputaciones… El referéndum fue una mentira que solo pudo lograrse porque el Gobierno toleró, sin contrarrestarlas, aquellas mascaradas separatistas, de propaganda a lo yanqui, y a la que la prensa de Madrid colaboró con informaciones falsas y aduladoras… En aquellos momentos todos los elementos españolistas de Cataluña se sintieron coaccionados por el frenesí catalanista, desamparados ante la burda maniobra con la que se pretendía hacer creer que todo el pueblo catalán estaba sumido a las exigencias de la partida triunfadora acaudillada por el viejo separatista Maciá…»
«A pesar de todo esto, llega a las Cortes el Estatuto, que moralmente es un atentado sacrílego contra la unidad sagrada de España y materialmente un inicuo intento de despojo de la mayoría de los españoles en beneficio de los habitantes de una sola región… (…) Pero por encima de todo perjuicio material y total quebranto económico está la indignante situación de inferioridad en que el Estatuto coloca a todos los españoles en relación a los habitantes de Cataluña. (…) A pesar de todas las hipócritas protestas de cordialidad, la aprobación del Estatuto significa la desmembración, no solo espiritual, sino material de España».
«El Estatuto (…) será el arma con que se aseste un golpe alevoso al corazón de la Patria. Después de ese código injusto que hace de los catalanes una casta privilegiada, que de momento los convierte en algo así como españoles de cuota, vendrá la escisión rencorosa… El separatismo, dueño del Poder en Cataluña, no tardará en arrojar su torpe máscara de cordialidad y dará suelta al odio secular, al veneno de la envidia y el despecho que han ido acumulando esas gentes, que con el vesánico de Maciá al frente desprecian estúpidamente al resto de los españoles».
«Pese a todo, yo soy optimista. Por sentimiento y reflexión. (…) Por eso, porque tengo fe en la justicia inmanente de la vida y en los destinos de España, yo confío en que este movimiento odioso y abusivo del separatismo fracasará en un futuro próximo. Porque yo no creo que esa farsa del Estatuto representa los verdaderos intereses de Cataluña, sino que es la plataforma de una minoría de caciques sin freno, yo estoy seguro de que todo ese tinglado entre grotesco y trágico de la Generalidad se derrumbará pronto y con estrépito».
Y para que conste, queda firmado por El Caballero Audaz en mayo de 1932 y por mí, hoy mismo.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

GESTO BONITO A CUENTA AJENA

Por HERMANN TERTSCH
ABC  Martes, 12.06.18

Sánchez abre una puerta que otros cerraron con sólidas razones

ESPAÑA se puede permitir sin problema acoger a 629 refugiados del Aquarius, un barco de una ONG francesa. No serán mayor trastorno esos 629 inmigrantes, entre ellos 123 menores no acompañados. Un barco es un barco. Bueno en realidad son dos. Porque el siguiente barco ya está en camino. Es el Sea Watch3, de una ONG alemana. Ya sabe a qué puertos tomar rumbo. Como los demás que le sigan, que no serán pocos y procedentes de todas las costas del norte de África y del Mediterráneo oriental. El Sea Watch3 carga inmigrantes en la costa libia en sitios a los que son llamados por los inmigrantes o por los mismos traficantes. En este vendrán más de 700, según anunciaba ayer el ministro del Interior de Italia, Matteo Salvini, que pletórico cantaba «¡Victoria!» en un tuit. Su mensaje había sido recibido: Italia cierra sus puertos y España los abre. Pocos días después de llegar al gobierno el líder de la Lega ya ha logrado uno de sus principales objetivos: cegar los accesos a la inmigración ilegal y a las ONG que actúan en el Mediterráneo. Y que, no solo a ojos de Salvini, tanto se complementan y coordinan con los traficantes de seres humanos y que se diferencian básicamente porque su móvil es ideológico y no crematístico.
El problema no está en dos barcos. Está en que ayer Pedro Sánchez, jefe de un gobierno de excepción con 84 escaños en el Parlamento, hace un gesto como el de Angela Merkel el 4 de septiembre de 2016. Muy loable porque alivia un sufrimiento humano inmediato, el de los pobres seres humanos hacinados en ese barco. Como Merkel alivió el de los miles de refugiados atascados en Hungría. Pero seriamente cuestionable en sus previsibles consecuencias. Sin consultar con nadie, Merkel impuso a Alemania cambios ingentes. Transformó dramáticamente para mal la vida en pueblos y ciudades, destruyó muchas vidas y las haciendas de ciudadanos alemanes a los que Merkel había jurado defender por encima de otras consideraciones. En Alemania la vida es hoy para muchos mucho peor que antes del 5 de septiembre aquel. Nadie excluya que España llegue a acordarse de la fecha de ayer como los alemanes recuerdan aquella.
Ni siquiera quienes quieren destruir el sistema y la civilización occidental con un multiculturalismo que dinamite las naciones y acabe con las sociedades abiertas puede creer que la solución a los problemas de África o Asia está en Europa. Quienes quieren preservar estas sociedades abiertas tienen que combatir la inmigración ilegal y la sistemática violación de sus fronteras y soberanía. Si no quieren que los países europeos colapsen y pronto se parezcan a aquellos de los que huyen los inmigrantes hay que elaborar una política común para que la necesaria inmigración sea legal. Para ello solo cabe lanzar a los países de procedencia el mensaje de que inmigrar ilegalmente en Europa es imposible. Y que quien cruce fronteras será devuelto y quien sea rescatado en el mar también. Ayer Sánchez se puso una medalla de buena persona que puede que tengan que pagar muy cara unas buenas personas, españoles humildes, que tengan que competir por los servicios, las ayudas y el espacio público con centenares de miles de inmigrantes que podrían seguir la llamada que hizo ayer. Porque no todos los españoles tienen seguridad privada y un alto muro en torno a su chalé con piscina para protegerse de intrusos. Ayer Sánchez le dijo al mundo que España es esa puerta abierta para entrar ilegalmente en Europa. Una puerta cerrada por muchos líderes europeos que no son peores personas que Sánchez. Y lo han hecho por expresa voluntad y el voto de su población.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

LOS PACTOS DE MERITXELL

Por HERMANN TERTSCH
ABC  Domingo, 10.06.18

Quieren convencer a España de que se niegue a sí misma

YA ha empezado la fiesta de este gobierno y todos sus cómplices, que son más de los que parecen, para llevarse a los españoles a dónde no quieren ir. La fiesta con la que pretenden confundir a la sociedad española hasta que acabe dispuesta a aceptar lo que siempre le ha sido inaceptable. Para que, tras décadas de cesión ante el chantaje, de tolerar lo intolerable, se dé el paso definitivo de llevar a la nación a negarse a sí misma. Meritxell Batet es la ministra de Política Territorial y «secretaria de Impulso Federal del PSC». Es también uno de los socialistas catalanes multados en su día por el PSOE por votar con los separatistas en favor del «derecho a decidir», es decir de la autodeterminación, es decir del golpe de Estado, contra una moción de UPyD.
Esta ministra es tan leal a la Constitución Española como su exmarido José María Lasalle lo es a los programas del PP y a sus votantes que le llevan al Congreso y a altos cargos. Batet es la encargada con Miquel Iceta y José Montilla de convencer a los golpistas supremacistas más subidos al monte de que se puede llegar al mismo fin con otros modos. Que hay que cambiar las formas para convencer «a los españoles», para engañar a esos garrulos y conseguir esa reforma federal que lleve primero a la total bilateralidad y después a la independencia. Sin que los españoles se enteren hasta que no importe. Porque será toda España la que desaparezca con la liquidación de competencias comunes centrales también para otras regiones.
Esto supondrá la puntilla para la Monarquía como última institución de cohesión nacional. Con la república proclamada en diversas regiones independientes para entonces, la monarquía queda huera de sentido. Y los golpistas catalanes consiguen su república cuyos símbolos externos están por toda su geografía catalana solo cuestionados por catalanes dignos que se juegan su integridad física y la seguridad propia y de sus familias por hacer lo que debería hacer el estado.
Se nota que tiene mucha prisa Batet por llevar a cabo el apaño para el que ha sido nombrada. Ayer decía que es «urgente, viable y deseable» una reforma constitucional. Sabe que necesita al PP y Ciudadanos. Seguramente confía en un tándem de Nuñez Feijóo y Sáenz de Santamaría que siempre parecen dispuestos a relativizar todo lo que impida a cada nacionalista tener lo que desea. Pragmatismo lo llaman. Se les pedirá complicidad para este proyecto de camuflar la secesión tras una reforma constitucional que desarma definitivamente al Estado del Reino de España. La pobre Batet no es Metternich. Ayer hablaba de la necesidad para superar la «crisis institucional» con un «nuevo pacto territorial». ¿De qué rayos habla esta señora? Jamás hubo pacto territorial alguno en España. La crisis de España está en la falta, antes como ahora, de un gobierno con voluntad de neutralizar un golpe de Estado. Y Batet pretende un pacto territorial entre el Gobierno de España y unas fuerzas rebeldes de igual a igual. Esto, no hace mucho, se llamaba traición.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

LA GRAN BRONCA

Por HERMANN TERTSCH
ABC  Sábado, 09.06.18

Trump cumple sus promesas electorales y defiende los intereses de los que le votaron

La gran bronca en la 44ª Cumbre del G-7 ya había estallado antes de comenzar. Y ya volaban las amenazas de unos europeos furiosos por las anunciadas medidas arancelarias de Washington. En medio del enfado general con seis en contra uno, ese uno, Donald Trump, se permitió hasta cuestionar la composición de la cumbre. Y dijo que el G-7 debía ser de nuevo G-8 con la reincorporación de Rusia, expulsada tras su invasión de Ucrania y anexión del territorio de Crimea. Además anunció que él abandonará hoy la cumbre antes de tiempo. Y se va a Singapur a preparar su encuentro con el norcoreano Kim Jong Un. El inmenso lío ha convertido ya el ambiente de la cumbre en La Malbaie, en Quebec, Canadá, en el peor que se recuerda.
Lo cierto es que todo se debe a algo perfectamente previsible como lo es todo lo anunciado por Trump en su campaña electoral en 2016. Entonces anunció aranceles contra productos de Europa, Canadá, de Japón y China en caso de no llegar a un acuerdo con estos países. Y aunque los europeos siguen albergando las esperanzas de que el presidente Trump se arregle con ellos y olvide sus promesas electorales, la realidad vuelve a desmentirles. Porque Trump considera que son estos países los que desde hace décadas castigan a los productos norteamericanos y que sus aranceles solo intentan equilibrar un poco la balanza. Por eso ayer, Trump advirtió que o se llega a un acuerdo para «el trato justo a los productos norteamericanos» o habrá aun mayores consecuencias, también aranceles por parte de EE.UU. Trump recordó que Canadá impone un 270% a los productos lácteos norteamericanos. Hay ejemplos a puñados.
Todos los socios comerciales de EE.UU., menos China que tiene una aproximación más serena, dicen estar indignados y en shock y claman contra «la destrucción del orden internacional» por parte de Trump. Lo cierto es que Trump cumple sus promesas electorales y defiende los intereses de quienes lo votaron por ello y para ello. Que hagan todos lo mismo y busquen nuevos acuerdos. La hipocresía de los europeos y canadienses, proteccionistas en tanto frente a tantos, solo conmueve a los desavisados.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario