UN GRAN REGALO DE TRUMP

Por HERMANN TERTSCH
ABC  Viernes, 08.12.17

Es fácil de entender: Jerusalén es la capital de Israel

EL espectáculo es digno de verse. Otra vez pugnan los gobernantes, los políticos y los medios en el mundo occidental por superarse los unos a los otros en hipocresía y sinrazón. Y la comunidad internacional parece querer hacer de nuevo el ridículo. Como cuando el referéndum pro FARC en Colombia o la campaña electoral de todo el mundo a favor de Hillary Clinton. Ahora se repite el espectáculo. Otra vez con Donald Trump como protagonista. Todos dicen estar asustados por la violencia que pueda provocar el que vaya a cumplir una ley norteamericana de hace 22 años y su promesa electoral. Le echan la culpa de la violencia que sus enemigos puedan generar porque pone la embajada de EE.UU. donde le dicta su Congreso en la capital de un país soberano. Es la lógica cobarde del apaciguamiento que cimienta toda senda a la guerra.
Donald Trump compareció el miércoles en la Casa Blanca para anunciar –en un discurso por cierto bellísimo en fondo y forma– que va a cumplir una decisión del Congreso pendiente desde 1995. Entonces el Senado aceptó la resolución por 93 votos a favor y 5 en contra. La Cámara de Representantes votó 374 a favor y 37 en contra. Contundente. Se ordenaba el traslado de la embajada a la capital de Israel, es decir a Jerusalén. La intención clara es acabar con una anomalía y un carácter provisional que no responde a la realidad sobre el terreno porque Jerusalén es la capital del Estado y alberga todas las instituciones de la única democracia de Oriente Medio. Todos los gobernantes extranjeros que visitan Israel van al Knesset que está en Jerusalén, a los ministerios que están en Jerusalén, a las oficinas del gobierno y de la jefatura del Estado que están en Jerusalén. Por eso ya está bien que se pretenda lo que no es. No es inocua. Alimenta entre los enemigos de Israel la falsa idea de que también entre sus amigos y aliados pudiera haber dudas sobre el carácter permanente de la existencia de Israel con su capital en Jerusalén. El mensaje es Israel está para quedarse y Jerusalén como su capital. Luego abandonen toda esperanza de destruir Israel y echar a los judíos al mar. Cuatro presidentes de EE.UU. prometieron hacerlo para poner coto a esos malentendidos peligrosos. No cumplieron, por miedo o comodidad. Trump si cumple. Dicen que esto saboteará acuerdos de paz. ¿Qué acuerdos? Si en veinte años nada bueno ha pasado sin traslado de embajada, es que retrasar la decisión es inútil. Pruébese lo contrario. Es decir, el traslado.

Trump ha abierto el grifo de la realidad. Y no sale lo suficientemente tibia para estos gobernantes mediocres que no quieren líos y viven en su zona de confort de elección en elección. De ahí tanto sobresalto y ademán. Pero el chantaje del terror ha quedado roto por Trump. Aunque hoy se quejen muchos, asumirán este acto de liderazgo de EE.UU. y no tardará en haber allí otras embajadas, occidentales pero también árabes. Si algunos europeos quieren jugar a precariedades háganlo en su casa. No con el país que ha pagado y paga bien caro su derecho a existir y a florecer. El país que con la sangre y el sudor de sus hijos ha conquistado el derecho a ser ya la mayor joya de prosperidad, creatividad, libertad e inteligencia jamás creada por manos, mentes y corazones humanos en el desierto. Todo el que se respete debería aplaudir y ayudar. Y animar a los vecinos a aprender de Israel para salir ellos de la miseria en que están todos, prisioneros de un odio que los occidentales muchos veces parecen querer alimentar.
Anuncios
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

ENMIENDA TOTAL A LA INGRATITUD

Por HERMANN TERTSCH
ABC  Martes, 05.12.17

Es inmenso el hartazgo de tanto ver premiar la deslealtad

«SOMOS españoles y pusimos la bandera… Pero nosotros no hemos hecho daño a nadie», se disculpaba con timidez y con miedo ante la cámara la mujer víctima de una nueva agresión nacionalista en Cataluña. Esta pudo haberle costado la vida a la familia. Quisieran o no quemar solo la bandera de España en aquel balcón, el caso es que el fuego provocado por unos desconocidos afectó a una puerta y diversos objetos y pudo haber incendiado la casa en la que dormían tres niños y varios adultos. Fue en Balasareny, uno de esos muchos pueblos en Cataluña de donde el Estado se retiró hace décadas y que gobiernan fuerzas separatistas con el terror ideológico contra quienes no son los suyos. Las muestras del despertar de la nación española, tras décadas de letargo y pasividad, que comenzaron a evidenciarse después del histórico discurso del Rey de España del 3 de octubre, con las grandes manifestaciones, ha llevado a muchos españoles a hacer lo que siempre quisieron y no se atrevían. También a esta familia que puso su bandera en el balcón. Para dejar claro que allí viven españoles orgullosos de serlo. Para gritar en silencio que se sigue creyendo en España aunque haya estado tanto tiempo incomprensiblemente, dolosa y dolorosamente ausente.
Este ataque incendiario es parte del esfuerzo separatista por volver a la situación de la dictadura del miedo, previa al discurso del Rey. Cuando nadie se atrevía a decir la verdad: que Balasareny es España. De momento los agresores han tenido éxito. Porque la pobre mujer reconoció llorando que «sí, sí hemos quitado la bandera. Porque aquí duermen tres niños». Están habituados a estar desprotegidos. Esto es lo que ha de cambiar. Esa familia española trabajadora y leal exige protección y ha de tenerla. Con su bandera en el balcón. El gobernante que se la niegue será arrollado.
Los españoles tienen una larguísima historia de siglos de superación de abandono y una ingratitud por parte de sus autoridades que casi forma parte de la identidad nacional. Van del maltrato a Hernán Cortés a los justificados lamentos de Blas de Lezo, de los españoles leales a España abandonados en los procesos de independencia en América a la justa indignación de José Antonio Ortega Lara por las infames concesiones de los gobernantes de Madrid, siempre para aplacar a los peores con desprecio a los mejores. La proverbial ingratitud del poder hacia los más leales servidores de la patria y la falta de interés del Gobierno por los miedos e intereses de los más humildes se nota tanto en esta falta de protección a los españoles no separatistas en Cataluña, como en el desprecio del Gobierno a los intereses de regiones que no recurren al chantaje y al victimismo como los nacionalismos.

Ahora tendrá que tener mucho cuidado este Gobierno –y cualquiera que le suceda– para no caer en el consabido hábito de favorecer a los peores. Para no caer en enjuagues y apaños políticos que ya se le ofrecen para premiar al traidor, ventajista y delincuente. Lo podría pagar muy caro. Ese rumor difuso que los gobernantes y los políticos en general comenzaron a sentir después del discurso del Rey y de las movilizaciones, pero que ya perciben con tan creciente claridad como inquietud, son el eco de un movimiento de profundo hastío que exige enmienda a los errores. Que ansía castigar la felonía de la injusticia permanente, la cobardía de los gobernantes frente al delito y al abuso y su ingratitud hacia esos millones de españoles pacientes, trabajadores, contribuyentes, leales, solidarios, patriotas y hoy indignados y definitivamente hartos.
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

ALEGRÍA Y GRATITUD

Por HERMANN TERTSCH
ABC  Domingo, 03.12.17

Hasta mis peores enemigos, los tengo, muchos y fieles, saben que yo no confundo periodismo con relaciones públicas

AYER recibí un premio. Uno de los que a mí me gustan: «Por la libertad de expresión». Me lo concedió HazteOir, una asociación con la que mi vinculación mayor es que compartimos enemigos, también los más feroces e incansables. Y que además no les tenemos miedo. Yo recibí de joven periodista bastantes premios. Todos me anunciaban que más adelante serían más. Se equivocaban. Cada vez fueron más escasos. Según se alejaban mis opiniones de las verdades oficiales. Hay quienes piensan que es porque me iba convirtiendo en peor periodista. Yo no lo creo. No ha dejado de gustarme el reconocimiento. Pero asumo de buen grado su ausencia como el coste de mi actitud hacia la profesión, la política y el poder, la sociedad y hacia mí mismo. Y agradezco especialmente ese raro reconocimiento desde posiciones alejadas del fácil consumo. Hasta mis peores enemigos, los tengo, muchos y fieles, saben que yo no confundo periodismo con relaciones públicas, con formas de hacer amigos o de articular simpatías, amistades e ingresos con publicidad encubierta. Yo creo que en la lucha por la verdad, en especial como periodista, hay que ser buen pagador. Y no engañarse. Quien quiera verdad y libertad y se las tome, tiene que saber y aceptar las condiciones para ello. Que siempre tienen un precio. Que lo tienen en todos los países del mundo. Y que en España es especialmente alto.

Agradecí ayer este premio no solo por el motivo por el que me lo dan, que básicamente es por decir cosas que otros no dicen aunque sepan que son ciertas. Sino también por quién lo da. Comparto algunas ideas con HazteOir, otras supongo que no. Pero admiro siempre cómo defiende HazteOir sus causas y sus principios. Y la lección que dan sus miembros a todos los españoles con su entrega y dedicación y su voluntad de expresarse y convencer en un ambiente injusto y obscenamente manipulador y mentiroso para generar hostilidad hacia ellos. HazteOir no tiene miedo. En dramático contraste con tanta indolencia, indiferencia y cobardía como existe en España, también en medios cristianos que prefieren creer que pueden aplacar a sus enemigos mortales con concesiones y asumiendo parcial o totalmente sus mentiras. Admiro a HazteOir porque es ya una bestia parda para los más poderosos y violentos enemigos del pensamiento libre, del cristianismo en particular y de la libertad en general. Y molesta también a los cómplices, tibios, hipócritas y calculadores. La verdad nos hace libres y el miedo a la verdad nos esclaviza y empequeñece. La defensa de la libertad es costosa, ardua, muchas veces agria y casi siempre ingrata. Pero igual que sabernos hechos a imagen y semejanza de Dios nos ha dado la dignidad y fuerza de espíritu para forjar esta civilización de la compasión y la excelencia, del perdón y el sacrificio, perseguir la verdad nos acerca siempre a Dios. El precio por semejante bendición hay que asumirlo con alegría y gratitud.
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

CRIMINALES, HÉROES Y HONOR

Por HERMANN TERTSCH
ABC  Domingo, 03.12.17

Los acusados de fechorías en la ex-Yugoslavia tuvieron mando en una guerra en la que todo atisbo de piedad era sospechoso

Endiosamiento Hay criminales que se sienten dioses en la batalla para decidir sobre la vida y la muerte

En sociedades que no se escandalizan con políticos que declaran hoy lo contrario que ayer y reconocen que lo hacen por conveniencia es difícil de entender que alguien se suicide por su nombre y su palabra. Cuando el vínculo otrora sagrado entre palabra y honor ya ni se practica ni se espera de los demás, la palabra no vale nada y el concepto del honor suena lejano y antiguo, casi ridículo. Eso explica que cuanto más se sabe del croata de Bosnia Slobodan Praljak, menos se entiende en estas sociedades su drástica decisión.
Praljak murió el pasado miércoles en La Haya tras beberse un vaso de cianuro en el banquillo del Tribunal Penal para la ex-Yugoslavia cuando le era confirmada su pena de 20 años de prisión como criminal de guerra. El reo se levantó y dijo con solemnidad como quien deja constancia grabada de la verdad: «Jueces, Slobodan Praljak no es un criminal de guerra, rechaza con desprecio ese veredicto». Acto seguido levantó la mano derecha en la que escondía un frasquito que bebió con pulso tembloroso. Instantes después se desplomaba. Fue trasladado al hospital, pero nada se pudo hacer por su vida.
Praljak sabía que, con dos tercios ya cumplidos, apenas le quedaba prisión que cumplir. Otros criminales condenados como los serbo-bosnios
Momcilo Krajisnik o Biljana Plavsic viven ya su vejez en libertad en sus casas tras cumplir esos dos tercios de sus largas condenas. Praljak se había entregado voluntariamente hace 13. Con 72 años, buena salud y conducta, como muy tarde en dos años podría haberse retirado a su Herzegovina natal donde es inmensamente respetado y nada le habría faltado. Le habrían cuidado y agasajado en Caplina, donde nació en 1945, como en Mostar donde miles de croatas salieron a la calle con velas a honrar a quien había sido el jefe de la defensa croata del HVO en la ciudad. Todos decían allí que Praljak no era un criminal, sino un héroe. Nadie le echaba en cara ni limpieza étnica de musulmanes en la célebre ofensiva final de Oluja (Tormenta) en 1995 ni antes la voladura del puente de Mostar, por la que la prensa le ha recordado, cuando el tribunal le exoneró de culpa directa y reconoció además que el puente era objetivo militar legítimo.
Tres carreras universitarias, una ingeniería, filosofía y sociología y además arte dramático había estudiado Praljak en Zagreb y Sarajevo. Era autor de series televisivas y documentales, escribió libros y dramas y dirigió obras en teatros en las principales ciudades croatas. Era un intelectual el suicida, el supuestamente monstruoso criminal croata que algunos han caricaturizado y comparado ridículamente con Hermann Göring. Cuando este se envenenó camino del cadalso mientras Praljak lo hacía camino de ser puesto en libertad. Nunca había sido un nacionalista ni un colaborador de la Policía comunista como sí lo fue otro de los célebres criminales de guerra de los Balcanes, el serbio de Bosnia Radovan Karadzic, psiquiatra, poeta e intelectual de café en Sarajevo, cerca de su localidad natal de Pale.

Karadzic, el «paleto»
Praljak no había preparado la guerra y hecho planes para ella como Karadzic o militares profesionales como Ratko Mladic. Karadzic había volcado en la guerra contra los musulmanes de Sarajevo todo su resentimiento social y cultural como «paleto» despreciado por las élites intelectuales urbanas y aplaudió la guerra desde el principio. Praljak por el contrario vio como la guerra lo hizo general no habiendo sido en realidad nunca ni militar. Para Mladic, la guerra fue el máximo objetivo vital. Solo la Gran Serbia le quitaba el sueño. Y su hija que se suicidó en plena campaña al saber de las atrocidades que cometía su divinizado y adorado padre. Mladic fue detenido en 2011 tras 15 años huido y condenado a cadena perpetua hace semanas por su peor monstruosidad que fue el asesinato de los 8.000 varones musulmanes de todas las edades capturados y ejecutados en Srebrenica.
Hay criminales de guerra de manual. Tanto de los militares que, como Mladic, se sienten dioses en la batalla y pasan a decidir sobre la vida y la muerte de todos, enemigos y subordinados. Muchos que han cometido inmensas atrocidades no han sido juzgados y muchos de los juzgados, unos absueltos, otros no, han hecho lo que los demás habrían hecho en su lugar.
Ante Gotovina es un aventurero de siempre y tiene esa madera mítica del guerrero que llevó a tantos soldados croatas a adorarle y a muchos croatas a considerarlo un héroe nacional cuya última gesta es pagar con 24 años de prisión en La Haya su lucha y su amor por la patria. Aunque Gotovina ya había luchado por otros. Antes de cumplir los 18 ya estaba en la Legión Extranjera francesa. Antes de los 25 era un veterano de la guerra del Chad. Y fue mercenario durante lustros en Latinoamérica al servicio de diversos regímenes y grupos paramilitares. En Croacia fue un general brillante y dirigió aquella Operación Tormenta que fue una operación masiva de desplazamiento de población y origen de la mayoría de las acusaciones contra las fuerzas croatas. Fue detenido en Tenerife en 2005.

Delincuentes puros
También había delincuentes puros. Como con los paramilitares surgidos de bandas del submundo que han encontrado en la ideología nacionalista el perfecto abrigo y pretexto para cometer todas las barbaridades y tienen en la guerra la oportunidad de desatar toda la vesania que siempre añoraron. También están ahí cabecillas guerrilleros que proliferaban en la guerra en Bosnia y Croacia y aterrorizaban a la población civil en el frente y la retaguardia. O los subordinados de Vojislav Seselj, el escritor ultranacionalista dirigente de una cuadrilla de asesinos que sembró el terror durante casi una década en los Balcanes, que es uno de los mejor parados que pasó once años en La Haya, fue liberado para un tratamiento de cáncer y hoy está en el parlamento serbio con grupo propio a pesar de que la Fiscalía recurrió su absolución de una larga lista de crímenes. Después hay figuras trágicas como la de Gojko Susak que abandonó su plácida vida de propietario de pizzería en Canadá para irse a la guerra a defender la patria, ser ministro de defensa y ser acusado por unos de traidor y por el TPIY de crímenes de guerra. Susak murió a los 53 años de un cáncer de garganta en 1998 sin ser considerado imputado.
Los hay de todas las cataduras. Patriotas que fueron demasiado lejos, asesinos vocacionales, psicópatas, hombres honrados incapaces de frenar la brutalidad de los subordinados en una guerra de odios. Hombres muy distintos entre sí, aunque todos ellos con mando en una guerra en la que todo atisbo de piedad era sospechoso. No puede evitarse la sensación de injusticia. No solo de ellos entre sí, de ellos con otros criminales quizás mucho peores que lograron escapar impunes pero también de los protagonistas de otras guerras. Porque confirman la impresión de que, juzgados por el mismo rasero, muchos héroes, militares y políticos de la II Guerra Mundial habrían acabado hoy en el banquillo de un tribunal internacional.

GOJKO SUSAK
MINISTRO DE LA GUERRA CROATA
Era un emigrante en Canadá donde se dedicaba a la hostelería. Volvió para ayudar en la guerra y por su amistad con Tudjan. Aunque sectores del Ejército le acusaron de falta de firmeza frente al enemigo, el TPIY lo acusó de crímenes de guerra.

ANTE GOTOVINA
GENERAL CROATA
Fue soldado de la Legión Extranjera francesa en la guerra en Chad y mercenario e instructor militar en Iberoamérica. Volvió a Croacia para servir en la guerra, dirigió la operación Tempestad. Huido, fue detenido en Tenerife y condenado a 24 años de cárcel.

VOJISLAV SESELJ
ESCRITOR ULTRANACIONALISTA
Lideró unidades paramilitares con delincuentes de especial brutalidad y crueldad en sus crímenes étnicos. Después de once años en una cárcel en La Haya fue liberado para que se tratara un cáncer. Tiene grupo propio en el parlamento serbio.

RADOVAN KARADZIC
PSIQUITRA Y POETA SERBOBOSNIO
Fue el líder político del proyecto de una Gran Serbia que se expandiría en el territorio de Bosnia. Responsable junto a Mladic de la limpieza étnica y los crímenes consiguientes. Fue detenido en 2008 y condenado a 40 años de cárcel.

RATKO MLADIC
GENERAL SERBIO Y JEFE DE SU ESTADO MAYOR EN BOSNIA
Dirigió la ofensiva para la conquista de una Gran Serbia tras el colapso de Yugoslavia. Condenado a cadena perpetua por la matanza de Srebrenica.

SLOBODAN PRALJAK
GENERAL JEFE DE LA DEFENSA CROATA EN BOSNIA

Condenado a 20 años por su participación en la ofensiva «Tempestad», por limpieza étnica y crímenes de sus tropas contra población civil. Se suicidó.
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

MUCHO GRITO PERO TRUMP AVANZA

Por HERMANN TERTSCH
ABC  Sábado, 02.12.17

Ayer sus enemigos volvían a creer que, tras reconocer Flynn haber mentido al FBI, pueden acabar con Trump

Washington es el escenario de guerra política más intenso del globo desde que, algo más de un año, el candidato despreciado por todos los sectores poderosos de Occidente cometió la infinita impertinencia de ganar las elecciones. Desde entonces no hay un día en que los medios norteamericanos y extranjeros no encuentren una nueva conspiración o causa artera para intentar explicar aquella terrible anomalía. Ayer sus enemigos volvían a creer que, con el reconocimiento del exasesor de Seguridad Michael Flynn de haber mentido al FBI, tienen a su alcance el único punto real de la agenda que es acabar con Trump por su supuesta connivencia con Rusia. Llevan así todo el año, fracaso tras fracaso. Mientras, Donald Trump –paleto, ordinario, hortera, ignorante, misógino, matón, racista y hasta «pobre» se incluye en la habitual batería de improperios contra él– va cumpliendo una agenda que ya ha comenzado a transformar los EE.UU. en profundidad.
Si no pudo tumbar el Obamacare en un primer intento, sí parece tener mayoría para su reforma fiscal. Con tres ejes, creación de empleo, crecimiento económico y relanzamiento de las economías familiares de bajo y medio nivel de ingresos, la reforma baja, simplifica y deroga impuestos personales y de sociedades. Es la reforma fiscal más profunda y liberalizadora en muchas décadas. Y va en sentido radicalmente opuesto a la fiebre regulatoria e impositiva de Barack Obama.

Inadvertido para muchos pasa el hecho que Trump ya es el presidente que más jueces federales ha nombrado en su primer año y en su primer mandato puede ya haber renovado centenares de jueces federales y lograr una mayoría inamovible en el Tribunal Supremo. Para reformar hacia el sentido común y el realismo gran parte de la legislación ideologizada e intervencionista de pasadas décadas. Avanza una agenda conservadora que puede tener inmensas consecuencias en la transformación cultural de EE.UU.. Esto tiene aterrorizados a demócratas, demás izquierdistas y por supuesto al mundo mediático que de momento ven en la «trama rusa» su única esperanza de evitar esa revolución conservadora.
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

DE LA OFENSA INTOLERABLE A LA NUEVA ESPAÑA POSIBLE

Por HERMANN TERTSCH
ABC  Sábado, 28.10.17

La reacción de muchos ante las infames escenas de ayer ha sido la reafirmación de su creciente convicción de que ha llegado la hora de acabar con el separatismo como opción política

Tanto tiempo hace que España tolera lo intolerable y pretende que nada que se haga y diga en su ofensa y oprobio tiene importancia que habrán sido muchos los españoles que hayan visto el dantesco esperpento del parlamento catalán como un mero espectáculo político más. Pero para otros muchos españoles la verbena de bajeza e iniquidad de ayer, retransmitida por todas las televisiones públicas y privadas con asepsia cuando no simpatía, ha supuesto uno de los peores insultos sufridos en la vida. Ha sido la confirmación irrebatible de que se ha llegado al límite de lo que se quiere y puede tolerar. Y ni las amenazas de unos ni la cobardía de otros van a arrastrar a esos españoles a considerar jamás aceptable ni asumible lo que se hizo ayer, se hace ahora y se pretende hacer por parte del separatismo en Barcelona. Por eso la reacción de muchos ante las infames escenas de ayer ha sido la reafirmación de su creciente convicción de que ha llegado la hora de acabar con el separatismo como opción política. Emulando así a todos nuestros aliados y vecinos. Somos los únicos que aceptamos en el sistema a las fuerzas nacidas para destruirlo. Es una extravagancia que, ahora se ha demostrado, tampoco nosotros nos podemos permitir.
Con esa convicción se han movilizado millones de españoles en las pasadas semanas en la expresión más completa, espontánea y libre de la nación en muchas décadas. Ahora se trata de que esa nación española que se ha puesto en marcha adquiera forma de expresión política. Y de imponer a los principales partidos políticos esta máxima prioridad de una agenda nacional que la sociedad ha asumido ya ante el vendaval de agresiones, humillaciones y ofensas siempre sin respuesta y sin defensa para los agredidos. Ahora se trata de articular políticamente a los españoles en Cataluña como en Andalucía, en Extremadura como en Galicia y en Castilla como en el País Vasco o Madrid. Pese a tantos años de desidia y miseria moral en las cesiones de soberanía a los nacionalismos, hay masa crítica en España para hacer un país mejor con mejor gobierno, mejor administración, mejores jueces, mejores empresarios y sobre todo mejores personas que no se dejen engañar y estén dispuestos a decir la verdad.
Si los partidos no logran sofocarlos como pretenden, estos nuevos vientos de conciencia española pueden cuajar en un movimiento que haga de España ese país con Nación y con Estado -no administración hinchada, Estado-. Y que garantice que nadie pone sus sucias manos sobre su soberanía, integridad y unidad. Para eso hacen falta muchas reformas. Ya habrá tiempo para que el separatismo compruebe que toda su fiesta de ayer fue en balde. La patulea de 70 cobardes, que no son capaces ni de dar su nombre en la votación de lo que pretenden es la creación de esa patética farsa del nuevo estado, no hacen ni deshacen España.
No preocupa el enemigo cuya bajeza y cobardía quedó ayer bien demostrada. Preocupan “los nuestros” que a veces son difíciles de reconocer. Preocupa sobre todo la falta de interés por imponerse por parte del Gobierno. La que se volvió a ver ayer cuando Mariano Rajoy vino a decir que 155 deprisa y corriendo y en siete semanas elecciones para pasarle el mochuelo a quien sea. A quien sea que será, en caso de que se presente, previsiblemente un separatismo unificado. Hoy se le puede exigir al Gobierno de un país del Primer Mundo que se imponga a un grupo de facinerosos por cuantiosa que sea su clientela e intenso que sea el fanatismo de sus seguidores. Se le puede exigir que se imponga porque es la única forma de defender a los españoles amenazados por los separatistas. Y evitar que la enfermedad que arrasa en la sociedad catalana se contagie a unos puntos de la geografía española. Defender a sus ciudadanos de unos peligros tan inmediatos y graves es la primera obligación de un gobierno. Es difícil por ello de soportar esa jactancia oficial permanente que pretende que todo está y estuvo bajo su control. Porque en todos estos pasados años ha sido mentira. Porque en las últimas semanas el Rey ha desmentido dos veces a este gobierno y dejado claro con la fuerza de la verdad incontestable que este gobierno no ha controlado nada en Cataluña. Es absurdo pretender que el gobierno controlaba la situación porque si hubiera sido así es que habríamos llegado a esta situación por voluntad de Rajoy. Y eso no es así.

Ahora dice Rajoy que va aplicar unas cuantas medidas contra unas cuantas personas y convoca a unas elecciones autonómicas en Cataluña para dentro de siete semanas. Todo ello sin intervenir los grandes medios de manipulación y agresión del régimen separatista como es TV3 y su entramado de organizaciones, medios y publicaciones. Se lanza a la aplicación del artículo 155 como si le quemara ese instrumento legal más a él que a los enemigos del Estado. Da la impresión una vez más de que este Gobierno no quiere ganar. De que lo único que desea es dar garantías a los nacionalistas de que van a sobrevivir a este terremoto patriótico en España. Y de que van a frustrarse todos los esfuerzos y sueños de quienes ven en la reacción a la agresión separatista a la unidad nacional las bases de una nueva España que supere complejos, debilidades y corrupción de los pasados cuatro décadas. Existe no solo la oportunidad de impedir que destruyan España. Estamos en la gran ocasión de fortalecerla, como reza el lema usado por la Fundación Villacisneros para una célebre serie de conferencias en Madrid que han abarrotado inmensas salas, existe. Quienes no tengan otra ambición que volver al punto de partida de esta crisis y esperar a una nueva agresión separatista en un año o dos, esos deberían irse.
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

OCASO Y AÑORANZA DE LAS FORMAS

Por HERMANN TERTSCH
ABC  Viernes, 01.12.17

Un libro sobre Cristóbal Balenciaga y la belleza que nos evoca lo perdido

PRONTO se cumplirá el medio siglo de aquellos acontecimientos que cambiaron el mundo desarrollado. Fue en 1968. Al llegar a la juventud la generación que no vivió la Segunda Guerra Mundial se produjo en Occidente la explosión de los anhelos, del culto a la emotividad y a la libertad sin límite. En todo Occidente surgió en 1968 el afán de la libertad. De la libertad colectiva y de la individual. Los talleres neomarxistas de la Escuela de Frankfurt desencadenaron ese caos con la certeza de que se encauzaría en la dirección apetecida. Hoy hay que decir que estaban en lo cierto. Quienes advertían sobre la contradicción de quienes exigían a un tiempo libertad individual sin límites en París, California o Frankfurt y disciplina militar para la supuesta libertad colectiva de Vietnam o Cuba, eran despachados como reaccionarios, imperialistas o fascistas. La revolución de 1968 cambió Occidente para bien y para mal. Cada vez somos más los que creemos que hizo mucho más daño que bien.
Entre las cuestionables conquistas del sesentayocho está la demolición de las formas. Desde las menores nimiedades del aspecto y vestido a las más profundas de actitud, pensamiento y conciencia, todas cambiaron o quebraron. Límites, reglas, y convenciones dejaron de ser respetadas y pronto eran despreciables por hábitos burgueses. Triunfó ese símbolo de la gesta del nuevo heroísmo en la libertad individual que fue la transgresión. Que adquirió irresistible prestigio, que perdura aún. Aquellos polvos trajeron lodos de los que no sabemos salir. Esa falta de límites y formas llevaron al desplome del rigor de pensamiento y palabra, al igualamiento de lo desigual y a la desaparición de referencias y valores en las relaciones humanas. El resultado es este inmenso puré relativista en las cabecitas de los cachorros humanos en el que no existe orden de prioridades y rige la mera pulsión de apetencias y emociones.
Pocos creen que esto tenga otro remedio que el consuelo individual antes de que los regímenes del futuro descarten la libertad de buscarlo y la suerte de encontrarlo. Ayer me cayó en las manos un consuelo como libro titulado «Balenciaga, mi jefe» (Editorial Círculo Rojo), escrito por la donostiarra Mariu Emilas, hija y nieta de cortadores y hombres de confianza del modisto. El libro es un gran homenaje a Cristóbal Balenciaga, al padre y al abuelo y a todo el entorno de los tres de la creación de aquella moda en aquellos tiempos en San Sebastián y Madrid. Un libro delicioso, magníficamente escrito, introduce en la atmósfera, la visión del mundo, la época y el estilo de vida de un equipo de creadores que trabajan en el amor común por el trabajo bien hecho, en el rigor, en la pasión por la excelencia en la forma, que es fondo. Formas, formas, formas.

Es todo un canto bello a las formas de coser y vivir, de tratarse con afecto, de educación, de modales, de probidad y orden. Sobre la alta costura y la vida buena en el sentido más estricto y excelso. De la discreción, el razonamiento, de la palabra bien tratada como la costura y el pliegue, de la belleza, de la elegancia, de la excelencia, de la serenidad, del orden. Todo ello en un San Sebastián meca del buen gusto, en balnearios y grandes hoteles, en un Madrid discreto y minoritario con París presente. El libro de Mariu Emilas es un homenaje a la belleza surgida de la suma de todas las formas que tienen causa, razón y voluntad. En un culto a lo bueno, bello y veraz, a lo auténtico, que reconforta y reconcilia con el ser humano.
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario