VENEZUELA YA ES CUBA

Por HERMANN TERTSCH
ABC  06.08.17

El régimen ha entrado ya en una fase dura que estaba prevista en los escenarios desarrollados en La Habana 

Última opción La huida hacia adelante se forjó tras la derrota electoral en las legislativas de diciembre de 2015

Venezuela ha cumplido su tercer día ya como dictadura cubana, definitivamente despojada de toda apariencia o pretensión democrática. El aparato ha entrado en una fase que estaba prevista como opción dura en los escenarios desarrollados en La Habana, la auténtica capital de Venezuela desde hace años. Con la destitución ayer de la fiscal general Luisa Ortega por la fantasmal Asamblea Constituyente surgida del fraude y farsa del pasado 30 de julio se consuma otro paso más a la consolidación de una tiranía que se rige por la arbitrariedad del presidente Maduro y de la banda de delincuentes, civiles y militares, que componen su entorno en la cúpula del régimen.
Sin duda es otro fracaso de Maduro esta huida hacia la dictadura pura y dura, porque a él y al propio Raúl Castro convenía un régimen que mantuviera apariencias democráticas. Diferenciado de la dictadura soviética de la isla. El levantamiento popular y la propia debilidad lo han impedido. Ahora que la dictadura ya no disimula tiene que imponerse claramente también en la calle. Para ello tiene que sembrar más terror y dividir al frente opositor. Antes de que pueda quebrarse el apoyo total de las fuerzas armadas al régimen. Si logran desmovilizar a parte de la oposición y la presión en las calles, la consolidación de la dictadura puede ser rápida.
Cuenta con la confusión y la pasividad internacional. Y con la experiencia cubana para extremar la represión en épocas de tensión y gran escasez. Cuba, mucho más pequeña y pobre, lo logra desde hace casi 60 años. Maduro y la mafia comunista que le rodea aún creen que pueden aguantar y acabar sus vidas en el poder como Fidel. Y quizás hasta ser también ellos celebrados por una corte hipócrita e inmoral de líderes de la comunidad internacional.
Luisa Ortega será previsiblemente sustituida por un notorio miembro de esa camarilla que es, en perfecto sarcasmo, el actual Defensor del Pueblo, Tarek William Saab. Luisa Ortega, acusada de «complicidad con la insurgencia armada» puede ser detenida en cualquier momento. Y puede pasarle lo peor como a algunos altos dirigentes de la oposición.

Son momentos críticos para un régimen que aplica la última opción de continuidad, preparada desde que las elecciones de diciembre de 2015 dejaran claro que ni con el fraude habitual podía el régimen de Nicolás Maduro ganar ya unas elecciones. Venezuela no es ni será nunca Cuba, decían quienes se reían de la amenaza del comunismo. Venezuela ya es Cuba. De la reacción de la oposición dependerá para cuánto tiempo.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s