TOM PAYNE EN LA HOFBURG

Por HERMANN TERTSCH
ABC  Martes, 19.12.17

Hay que atreverse a decir las verdades para un triunfo del sentido común

ERAN unos cinco mil, decía la Policía, los manifestantes que protestaban ayer delante del Palacio de la Hofburg contra lo que llamaban «la llegada de los nazis» al Gobierno en Austria. Dentro, en la antesala del que fuera venerable despacho del viejo emperador Francisco José, juraban su cargo los 13 ministros del gobierno del primer ministro más joven de Europa, Sebastian Kurz, de 31 años. Lo hacían ante el Jefe del Estado, Alexander van der Bellen, que ya cumplió los 73. Es un choque generacional muy simbólico. El viejo izquierdista de los Verdes, nacido en plena guerra mundial, representante típico del sesentayochismo cargado de ideología, abría la puerta a un joven ya de educación digital, que considera la Guerra Fría tan remota como aquellas guerras napoleónicas cuyos efectos se zanjaron precisamente en aquellos salones allá en 1815. Van der Bellen ganó hace un año esa presidencia frente al candidato del FPÖ, Norbert Hofer.
Ayer Hofer juraba su cargo como flamante ministro de Infraestructuras. Con otros cinco ministros de su partido. Ni Bruselas, ni Merkel ni nadie relevante protestó contra este gobierno de conservadores del Partido Popular (ÖVP) y derechistas del FPÖ. Un gobierno de derechas. Salvo esos cinco mil, masa tan poco seria como sus lemas: «Los nazis llegan al gobierno». Hasta ellos saben que no son nazis. Lo sabían el año pasado cuando Bruselas y Alemania dirigieron el espectáculo «antinazi» contra Hofer. Significativo es que la farsa, que entonces compensaba, hoy ya es inútil. El objetivo para Merkel no era Hofer sino el partido AfD, que le disputa el espacio en la derecha. Quería impedir que llegara al Bundestag. Ya tiene 93 diputados. De nada le sirvió la campaña anti-Hofer. Los cinco mil son esos que llaman nazi o fascista a todo el que no sea de extrema izquierda. En Austria son cinco mil. En España cinco millones. Y los compañeros de viaje y sus medios. En España los políticos aún no se atreven a decir las verdades que llevan a ese triunfo del sentido común.

En Austria está pasando algo muy importante. Aún no se sabe si tendrá éxito o se malogrará. Por lo que sea. Por debilidad de unos, porque se radicalicen otros o se dejen seducir por tentaciones como las del amigo Vladimiro, ansioso por corromper a cualquiera. Pero de momento hay voluntad y coraje para romper diques del miedo. Se ha votado a quienes proponen cambios en lo que no funciona y enmiendas a los errores que la obcecación ideológica ha impedido corregir. Ha sucedido porque la insatisfacción popular devoraba a los partidos viejos. Y un joven asaltó el ÖVP. Hace un año era un partido muerto con líderes sin otra idea ni deseo que seguir gobernando con el otro partido, igual de viejo, igual de muerto, el socialista (SPÖ). El joven Kurz se hizo con el partido propio y el mensaje ajeno, compitió con Strache del FPÖ y ganó y hoy lidera la coalición de ambos. Su programa es razonable. Más estado nacional, Europa sí, pero con reformas, sin atropellos y más subsidiaridad, ahorro en recorte de burocracia y reforma del Estado, reducciones fiscales para empresas y familias, fomento de la inversión extranjera, seguridad y más condenas para delitos sexuales y violentos, recorte a inmigración y asilo, exigencia de rendimiento en las escuelas, formación en la excelencia, subida de pensiones y fomento de la natalidad. Ah, y habrá centralización de ciertos poderes. No parecen muy nazis las propuestas. Son pasos suaves, eso sí, todos en la misma dirección de desideologización, fin de la irracionalidad y corrección de errores. Del Sentido común, el título de aquel panfleto de Tom Payne por la revolución democrática.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s