DISPARATES DIPLOMÁTICOS

Por HERMANN TERTSCH
ABC  Sábado, 30.09.17

Los defensores de Obama en el Departamento de Estado han impedido cerrar la embajada

El Departamento de Estado ha reducido a la mitad su personal en la embajada en Cuba. La causa son unos misteriosos ataques que han hecho enfermar a una veintena de miembros del mismo. Sufren fuertes dolores de cabeza, trastornos auditivos y visuales, mareos, pérdida de equilibrio, somnolencia y vértigo. Se parte de que se trata de un ataque con algún tipo de ondas. En el Departamento de Estado sugieren que el agresor podría no ser el régimen cubano, sino otro país, quizás Rusia. Dicen creer al ministro de Exteriores cubano, Bruno Rodríguez, que hace días aseguraba en persona al secretario de Estado, Rex Tillerson, su interés en identificar y neutralizar el ataque. Otros recuerdan que el Departamento de Estado está cuajado de defensores de la política de Barack Obama de acercamiento incondicional a La Habana. A los que costaría mucho reconocer que dicho acercamiento, inútil cuando no contraproducente en el campo del respeto a los derechos humanos en la isla, pone además en peligro a personal norteamericano.
Lo cierto es que estos han logrado evitar que Rex Tillerson cerrara la embajada, como al parecer era su intención días antes. Como también han impedido que se obligara a Cuba a reducir su personal en Washington en la misma proporción. Esto ha sido protestado por el senador Marc Rubio. Como otros muchos, considera que desde que Obama restableció las relaciones con el régimen comunista para mayor gloria propia, EE.UU. hace casi tanto el ridículo en sus relaciones con Cuba como la UE. Todos los beneficios de las nuevas relaciones son ingresos para la cúpula del régimen, mientras la represión política ha aumentado. Por miedo al «contagio» del turismo «yanqui» y prevención de posibles efectos.

Además, como la UE, Washington ha caído en la grotesca contradicción de pretender una política de dureza contra la dictadura de Venezuela por su criminal represión mientras trata con inmerecida benevolencia a Cuba, amo y señor de la mafia comunista narcotraficante que gobierna en Caracas. Quizás Trump caiga en la cuenta de este disparate.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s