EL MAL, SEGÚN LOS BUENOS

Por HERMANN TERTSCH
ABC  Martes, 15.08.17

La manipulación mediática contra Trump alcanza cotas delirantes

TODOS saben ya lo fácil que es arrearle al presidente norteamericano Donald Trump. Hay ya una industria del entretenimiento como las teleseries. Que consiste en reírse del presidente norteamericano e insultarle. Sin complejos. A él, a su mujer, a sus hijos, al hijo menor al que se tacha de subnormal y enfermo. Y a sus votantes, por supuesto. Esos seres despreciables a los que Hillary Clinton tachó de «desecho» y «basura social». Esos analfabetos que no leen ni a Kant ni a Manolita Lindo, que ven la televisión bebiendo cerveza y con el rifle en el regazo, según finos analistas europeos. Esos mismos norteamericanos que murieron en Normandía y mueren hoy en los frentes de todo el mundo para que los europeos tengan libertad para insultarles. Y se puedan permitir desplegar toda su cobardía y sus miserias ideológicas de jugueteo con totalitarismos.
Resultó que EE.UU. está lleno de seres despreciables que se negaban a votar a la notoria mentirosa, manipuladora, arrogante, corrupta y codiciosa recaudadora de regalos y dineros de todo el globo con su Fundación Clinton. Y ganó Trump. Desde entonces, los sumos sacerdotes de la socialdemocracia mundial, los poderosos y los clérigos de la nueva Iglesia de la Imposición Izquierdista que son los medios de comunicación y la «intelectualidad» salida de fábricas universitarias de fanatismo, solo piensan en acabar con Trump. Porque no les obedece y puede desmantelar el andamiaje de mordazas ideológicas, intereses y regulaciones económicas y políticas que componen las estructuras socialdemócratas que Obama comenzó a imponer en EE.UU. Las que rigen en una Europa donde la libertad desaparece y discrepar es ya capricho peligroso. Ellos son los buenos que dictan qué es el mal. Ahora necesitan un delito de Trump. Y lo buscan desesperadamente todos, desde infiltrados en la Casa Blanca a gobiernos europeos y la UE, desde millonarios a congresistas y compañías multinacionales, medios de comunicación y el funcionariado. Con este esfuerzo es probable que se lo hubieran encontrado a todos los presidentes anteriores. No se descarte que se lo encuentren a Trump. Puede que tenga cadáveres en los armarios. Pero está costando. Y eso que buscan muchos que tienen sus propios armarios como una morgue.

La manipulación delirante de los medios contra Trump pasa por días gloriosos. Él es el mal, han decidido los buenos. Diga lo que diga, haga lo que haga. A preguntas sobre Venezuela de periodistas, Trump dijo que EE.UU., implicado en todo el mundo en favor de la libertad, no puede ignorar la tragedia de un país casi vecino. Y que estudiaban todas las opciones contra Maduro. Incluida la militar. Una superpotencia no renuncia nunca a opciones que puedan ser necesarias. Eso no lo saben los becarios en los medios ni las andrealevys antiimperialistas del PP, pero sí todo ser algo inteligente y algo informado. La respuesta era impecable. Pues la convirtieron en una «amenaza de invasión» que agitan con histeria hipócrita como si Trump hubiera anunciado el desembarco. También lo han tachado de racista, qué menos. Porque osó denunciar no solo a los nazis sino también a esa izquierda radical y comunista. Que fue la que en Charlottesville inició la violencia. Porque parte de esa «europeización» consiste en que solo la izquierda tiene derecho a manifestarse sin ser agredida por contramanifestaciones. El racismo es despreciable. Trump debió subrayarlo. Nadie ha contribuido más a su rebrote que Obama y su multiculturalismo que fracciona la sociedad norteamericana. Despreciable es también la arrogante pretensión de que la izquierda tiene una superioridad moral natural sobre cualquier idea discrepante y tiene derecho a aplastarla. Despreciables son todos los totalitarismos. También ese. Trump no ha defendido ninguno. Los medios biempensantes sí.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s