EL PRESIDENTE SE VA DE VIAJE

Por HERMANN TERTSCH
ABC  Sábado, 20.05.17

Acosar al presidente desde los medios con el «impeachment» es más fácil que manipular el sistema de equilibrios de poderes

El presidente Donald Trump se va de gira internacional, la primera desde que llegó al poder en enero. La Casa Blanca ha unido en un solo viaje la visita a los centros de las tres religiones, Arabia Saudí, Israel y El Vaticano para continuar ruta a la Cumbre de la OTAN en Bruselas y a la reunión del G7 en Sicilia. En su primera escala en Arabia Saudí el presidente Trump dejará claro que el islam en sus países de origen puede ser su aliado perfecto. En Israel tendrá que hacerse perdonar que ya ha defraudado mucho por las expectativas despertadas con el traslado aún incumplido de la Embajada a Jerusalén. Y en Roma verá con indiferente cordialidad a un Papa Francisco que le ha sido más hostil si cabe que los líderes políticos europeos.
En Bruselas, eso es típico ya del mandato de Trump si se evitan humos y cacofonía del odio mediático mundial anti-Trump, se verá que el presidente ya ha logrado mover las cosas en la OTAN. Los aliados hacen ya lo que no hicieron con Obama ni con Bush ni con Clinton: asumir mayores gastos de defensa. En la cumbre del G7, el recién llegado a la política mundial, cuyas prioridades y agenda principal están al margen de la misma, hará lo que Rex Tillerson le diga. Se va Donald Trump al exterior en plena apoteosis de la ofensiva contra su persona por parte del amplio frente de sus enemigos en Washington, la ciudad que conquistó a base de despreciarla como centro de los intereses mezquinos de las clases privilegiadas.

Esa ciudad, que él ha tachado mil veces de «lodazal», le devuelve con tormentas de odio la humillación que supuso que Trump le estropeara la bien preparada victoria de Hillary Clinton. Los medios, más enfermos de odio anti-Trump si cabe que la propia Hillary, llevan el griterío a cotas desconocidas y todos andan especulando con el «impeachment». Menos lobos. Acosar al presidente desde el ruido mediático total es más fácil que manipular los mecanismos del glorioso sistema norteamericano de garantías y equilibrios.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s