¿A QUÉ TANTO MIEDO?

Por HERMANN TERTSCH
ABC  Sábado, 06.05.17

Macron necesita una mayoría a sus órdenes. Sin ella estará pronto inerme y Francia abocada al cambio radical que muchos temen

A cuarenta y ocho horas del cierre de los colegios electorales todo parece decidido en Francia. Todos los sondeos otorgan a Emmanuel Macron una amplísima victoria sobre Marine Le Pen que oscila entre los 20 y los 24 puntos, 62 por ciento a 38 por ciento. Con esas previsiones y la certeza, celebrada por la inmensa mayoría de los medios franceses y europeos, de que el debate final no benefició a Le Pen, todos deberían estar muy tranquilos. No habrá apocalipsis con una victoria de Le Pen. Estudios hechos para tan improbable caso anuncian que los mercados se hundirían, Francia colapsaría y la Unión Europea desaparecería en semanas. Dado que, salvo intervención directa de Belcebú, va a ganar el Bien Decretado, es decir Macron, nunca sabremos si los tenebrosos augurios sobre los efectos de una victoria de Marine Le Pen son igual de acertados que los que se hicieron para la victoria de Donald Trump. Porque no dieron ni una.

Claro está que una victoria de Le Pen tendría unos efectos muy distintos porque Estados Unidos no, pero Europa sí está cogida con alfileres. Ni siquiera hace falta una victoria de Le Pen para temer por su futuro. Si Le Pen hubiera presentado una visión económica algo más sofisticada que ese programa paleosocialista de proteccionismo cobardón y agobiante, quizás los pronósticos no fueran tan claros. Y sin embargo, lo cierto es que nadie está del todo tranquilo en Francia ni en Europa. No se está porque todos saben que la victoria el domingo es tramposa. Porque Le Pen se erige como primera fuerza por mucho que pierda. Y porque la coalición de circunstancias y miedo que impedirá a Le Pen ser presidente no existirá a la hora de forjar una política en la Asamblea Nacional que afronte los problemas reales que todos los que apoyan a Macron han ignorado durante dos décadas. Para que el artificio Macron funcione necesita una mayoría a sus órdenes. Sin ella estará pronto inerme y Francia abocada al cambio radical que la mayoría hoy aún teme.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s