MARINE Y LOS DEMÁS

Por HERMANN TERTSCH
ABC  Sábado, 22.04.17

No está claro que en la segunda vuelta se vayan a unir todos los demás partidos contra Le Pen

Mañana se sabrá quiénes van a ser los dos candidatos a la presidencia de la República de Francia que llegarán a la segunda vuelta del 7 de mayo. Aunque nadie se fía ya de las encuestas, ninguno alcanzará el 50% de los votos que lo haría presidente de inmediato. Al final se han tensado las previsiones. Cuatro, el conservador François Fillon, la derechista Marine Le Pen, el social-liberal Emmanuel Macron y sorprendentemente, gracias a su remontada en el último tramo preelectoral, el paleocomunista, Jean-Luc Melenchon, tienen posibilidades de estar entre los dos finalistas. Ha sorprendido mucho la remontada de un Melenchon radical, comunista y paladín de furias filochavistas y podemitas. Pero no menos que François Fillon sobreviva a meses de escándalos de nepotismo e irregularidades por una documentada codicia voraz.

Ambos están muy cerca en las encuestas de los dos favoritos para la segunda vuelta que son hoy Macron y Le Pen. Todas indican que Le Pen estará en la segunda vuelta. Lo que no todos dan ya por seguro es que suceda como siempre: que en la segunda vuelta todos se unan y voten al candidato adversario al FN. Ese «frente común contra la ultraderecha» se ha practicado en muchos países del norte de Europa. Ya no funciona con el automatismo de antes. El descontento y la realidad social nutren a la derecha marginada mientras todos los demás pierden su perfil en el batallón de la corrección política e inmovilismo. Aunque se tache de «nazis» o «fascistas» a los partidos derechistas. Lo cierto es que en su mayoría no lo son y han consolidado su presencia transversal en la sociedad. Desde luego en Francia. No está ya garantizado que cualquiera de los tres gane a Le Pen. Se da por seguro que Fillon lo haría. Pero entre los dos extremos, Melenchon podría perder. Y nadie garantiza que el voto de Fillon vaya todo a Macron si es este el finalista con Le Pen. La parálisis francesa de lustros perdidos ha generado un hartazgo difícil de valorar en una sociedad sin anclajes y tan líquida ya como otras europeas. La victoria de Le Pen sería un tremendo golpe para la realidad europea. Pero nadie puede pensar que las otras opciones harán sostenible por mucho tiempo la continuidad del actual estado de cosas.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s