FERNANDO ALTUNA

Por HERMANN TERTSCH
ABC  Viernes, 17.03.17

Se ha hecho todo por lograr que la sociedad olvide a las víctimas

ESPAÑA puede doler por muchas razones. Por sus inmensas posibilidades para ser tanto mejor de lo que es, una y otra vez desperdiciadas. Por su pasada grandeza ignorada, su capacidad y talento despreciados, por lo que podría ser fácil y amable y es imposible, áspero y agrio. Por todo lo bueno que hay en las gentes a las que se destruye buena disposición y tantas veces la buena fe, se mata la creatividad y agota la ilusión y el entusiasmo. Pero lo peor es el desamor. Esa frialdad e indiferencia que ha ayudado ahora al terrorismo a cobrarse una víctima más. Tiene razón Santiago González cuando dice que Fernando Altuna es la víctima 859 de ETA. Hay una forma muy nuestra de indiferencia ante el dolor ajeno. Radical, seca, abismal, cruel. Muy propia de la sociedad española, que es mucho más homogénea que otras. Todo esto, pero especialmente la crueldad de esa indiferencia, que tanto hizo sufrir a este hombre bueno y sensible, me vino a la cabeza cuando recibí la nefasta noticia por la llamada de un amigo común, Salvador Ulayar, hijo también de un asesinado por ETA. Otro huérfano por la voluntad caprichosa de unos españoles que un día decidieron que les convenía que muriera alguien. Así murieron muchos cientos de padres, hermanos e hijos.
El padre de Salvador Ulayar fue asesinado en Echarri-Aranaz en Navarra; el padre de Fernando Altuna, en Erenchun en Álava. A ambos los mataron entre muchos, entre los que decidieron, los que vigilaron, los que difamaron, los que avisaron y los que dispararon. Entre ellos, conocidos, también vecinos, desde luego paisanos. La mayoría nunca ha pagado nada por lo que hicieron. Los que por una causa u otra han cumplido cárcel han sido homenajeados y celebrados por sus vecinos y gozan de libertad. Tanto Salvador como Fernando han vivido muy íntimamente las ignominias que han sufrido en España todas las víctimas del terrorismo casi desde el momento en que se convierten en tales.

Basilio Altuna Fernández de Arroyabe fue asesinado el 6 de septiembre de 1980 cuando su hijo Fernando tenía diez años. El Gobierno vasco lo llamó, lo recordaba Fernando en una inmensa carta a su padre muerto, «retratos de las vulneraciones del derecho a la vida en el caso vasco», eso era su asesinato. En aquellos años se cerraban los sumarios a las pocas semanas. Ahora que organizaciones de víctimas y una iniciativa de la Fundación Villacisneros pretenden la reapertura de casos –algún éxito ya han tenido– resulta terrorífico ver el desinterés por localizar a los autores. Todas las víctimas han sufrido lo indecible con esa tortura añadida a la pérdida y la vida rota que es saber que su desgracia fue un capricho criminal casi siempre impune. Tortura añadida ha sido la indiferencia actual que un hombre profundamente moral como Altuna no ha podido jamás entender ni soportar. El menosprecio a las víctimas no ha sido ya el perverso reflejo ideológico en una izquierda que siempre ha tenido a ETA por sus camaradas más o menos errados. El desprecio y la indiferencia hacia las víctimas se convirtió en razón de Estado cuando Mariano Rajoy aceptó la oculta colaboración con la llamada pacificación acordada con ETA por Rodríguez Zapatero. Desde entonces se ha hecho todo por lograr que la sociedad española olvide e ignore a las víctimas. Que son la espina dorsal de la historia presente de la Nación. Molestan porque recuerdan a los gobernantes su desprecio a lo esencial. A lo necesario para generar una sociedad sana, firme y abierta para una Nación española fuerte y digna. Que no una masa manipulable, disgregable, cobarde e ignorante. A nadie debe extrañar por ello si alguien sensible como Fernando Altuna se harta de sufrir y se muere de tristeza y de asco.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s