UN RELEVO RADICAL

Por HERMANN TERTSCH
ABC  Sábado, 21.01.17

Hace ocho años dejaba entrever mi escepticismo ante la figura de Barack Obama, cuya llegada era celebrada con un entusiasmo desconocido en generaciones. Ya entonces se habló de la obamanía como la pasión nada razonaba hacia el primer presidente negro. Poco después llegó aquel ridículo Premio Nobel de la Paz como un adelanto más de ese entusiasmo acrítico de opinión publica y mediática en todo el mundo. Hoy sabemos que el mundo que nos deja Obama es más peligroso que el que asumió como jefe de la primera potencia. Occidente es más débil, EE.UU. está más dividido y los enemigos de la sociedad libre están crecidos. Mientras, el discurso izquierdista y multicultural que ha fomentado esta presidencia nos ha hecho a todos más vulnerables. Hay mucho de estafa, de artificio y de fracaso en la presidencia que ayer concluyó.
Gracias a unos medios norteamericanos y europeos entregados a la familia Obama, los ocho años de reveses en el exterior y escasos avances en el interior han sido convertidos en esa memoria mediática en un éxito que no fueron. Al final da la impresión de que las crisis de esta presidencia siempre han sorprendido a Obama jugando al golf en Martha’s Vintage. Ayer comenzó una presidencia con el signo radicalmente opuesto. Se va un mimado por la opinión publicada y llega un presidente que ha triunfado en combate abierto contra todos los poderes establecidos de EE.UU. y el mundo. Nadie le va a regalar un Nobel a Donald Trump. Pero es posible que al final de su presidencia lo merezca más que su antecesor.
HÉROES Y ENANOS
[22 DE ENERO DE 2009]

Hoy parece que el héroe del momento es Barack Obama, un hombre del que sólo sabemos que es un brillante orador y diseñador de afectos. Los próximos cuatro u ocho años nos dirán si va a ser realmente el héroe que, como en su día Churchill o Reagan, marcará un cambio de rumbo hacia mayor seguridad, bienestar y libertad de la sociedad que le ha confiado el liderazgo. Porque también puede resultar al final un enano como tantos líderes fatuos que sobrevivieron y sobreviven estafando a quienes habían depositado en ellos su confianza, sus bienes y el futuro propio y de sus hijos.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s