EL PARTIDO DE LA LIBERTAD (FPÖ), DE HOFER, SE PREPARA PARA LA CANCILLERÍA

Por HERMANN TERTSCH
Enviado Especial a Viena
ABC  Martes, 06.12.16

«Austria ha salvado al mundo», citaba ayer el diario «Die Presse» la ironía del diplomático austriaco Wolfgang Petritsch, que reflejaba lo involuntariamente cómicos que eran los titulares de la prensa internacional sobre el resultado de las elecciones. Esas campanudas frases sobre el «triunfo histórico» de «las fuerzas del bien» sobre el «populismo». O la valiente victoria de la democracia y Europa sobre el «nuevo nazismo». Como si bravos demócratas austriacos hubieran derrotado solitos al perverso populismo ultraderechista europeo o hasta mundial, si se incluye a Trump en el bando de los malos.
Pero la realidad nunca es tan simple como esa necia caricatura de las Termópilas alpinas que han repetido los medios occidentales. Porque en Austria todos saben que con Hofer no ganaba ningún nazismo, sino una derecha dura, rural, a veces zafia, pero democrática, que ya ha gobernado en Viena en alianza con los socialistas y con los conservadores. Y gobierna con ellos en diversos estados federados. Que acata resultados y defiende el Estado de Derecho y la Constitución austriaca. Pero era imposible evitar esos titulares que tanto venden y que tanto se esforzaron los partidarios de Van der Bellen de fomentar dentro y fuera del país. Para movilizar la masiva presión de toda Europa y el chantaje mediático indisimulado de Alemania, principal cliente turístico.

Divorcio
Pues han logrado entre todos contra uno que Hofer no sea el presidente, pero logre un 47% de los votos. En la primera vuelta Hofer sacó el 37% y Van der Bellen un 21%. El 47% del voto a Hofer es un voto casi puro del FPÖ. Mientras el 52,6% que votó al presidente electo tiene siete padres a los que volverá en las generales. Que serán pronto porque SPÖ y ÖVP, que gobiernan juntos desde hace tres legislaturas, se divorcian. Porque juntos se hunden.

Y ambos quieren gobernar con el FPÖ. Que será el partido más votado con diferencia. Así, el inmenso frente de la corrección política y consenso socialdemócrata con Merkel de adalid habrá logrado evitar que el FPÖ se haga con una Presidencia con poca competencia. Pero tendrá pronto en Austria un canciller y un gobierno de ese vituperado partido que pírricamente derrotó el domingo.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s