LA GRAN COALICIÓN DE CONSERVADORES Y SOCIALDEMÓCRATAS ESTÁ MUERTA

Por HERMANN TERTSCH
Enviado Especial a Viena
ABC  Lunes, 05.12.16

CRISIS DE LOS PARTIDOS TRADICIONALES

Los líderes de los dos grandes partidos históricos austriacos, el partido socialista (SPÖ) y el partido popular (ÖVP), jugaban ayer otra vez un papelón. Allí estaban en el centro de prensa del Palacio de Hofburg sin otro papel que el de opinar sobre unos candidatos ajenos entre los que tuvieron que elegir después de su fracaso histórico del 24 de abril.

                                                                            REUTERS
El socialista Faymann, excanciller que dimitió tras la derrota de su partido

Un trago amargo para los dos partidos históricos que han puesto a todos los presidentes sin excepción desde la Segunda Guerra Mundial. Aquel día, en la primera vuelta de estas elecciones presidenciales, los candidatos del SPÖ, Rudolf Hunstorfer, y del ÖVP, Andreas Khol, sucumbieron ambos con poco más de un ridículo 11 por ciento cada uno.

Herida de muerte
El candidato Norbert Hofer del derechista FPÖ ganó con un superlativo 37 por ciento sobre el candidato de los Verdes, el izquierdista Van der Bellen, que cosechó el 21 por ciento. Aquel resultado dejaba herida de muerte la gran coalición, cuyos representantes no llegaban juntos al 25 por ciento de los votos.
El canciller federal, Werner Faymann, del SPÖ, dimitía dos semanas después ante una situación insostenible. Todos coinciden en que los ocho años bajo Faymann han supuesto una parálisis que Austria no se podía permitir y durante los cuales ha subsistido gracias a los dividendos de las reformas del Gobierno que dirige Wolfgang Schüssel.
Aquel Gobierno era con el denostado partido de Hofer, el FPÖ. A Faymann lo sustituyó el también socialdemócrata Christian Kern. Y este lo que ha hecho en los pasados meses ha sido preparar el final de la gran coalición, condenada ya por los votos, y buscar una alianza con ese FPÖ de Strache y Hofer.

Pero es que el conservador ÖVP está haciendo lo mismo. Tan solo falta que su gris sustituto Reinhold Mittellehner sea arrollado por el gran talento político de Sebastian Kurz, que acaba de cumplir 30 años y ya lleva tres de brillante ministro de Exteriores y antes había sido secretario de Estado. Kurz, hombre que quiere un perfil de la derecha para el ÖVP, también se prepara para pactar con el FPÖ. Adiós al consenso, todos dispuestos para la nueva época. Fecha para elecciones: se apunta a mayo.
El conservador Mittellehner

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s