EL MAGNATE, MALHERIDO

Por HERMANN TERTSCH
ABC  Sábado, 06.08.16

Donald es un peligro por su carácter y por lo que ignora. Pero Hillary es un peligro por su carácter, por su muy cuestionable trayectoria y por lo que oculta

A Donald Trump nadie le creía capaz de nada de lo que ha hecho en su electrizante trayectoria política de apenas un año. Luego es prematuro y aventurado darle por muerto. Quedan tres meses terribles de campaña electoral y con la personalidad de Trump y el pasado de Hillary Clinton nadie puede descartar grandes sorpresas. Pero lo cierto es que los errores masivos del candidato republicano y el empuje que dio a Clinton la Convención Demócrata han dado una ventaja a la candidata que podría ser irreversible.
El candidato Trump está malherido. En la dirección del Partido Republicano hay inquietud e incomodidad, aunque las deserciones no son como las presentan los medios norteamericanos, volcados como los de Europa en una cruzada anti-Trump en la que todo está permitido. A la que no bastan las obvias debilidades reales del candidato y sus regalos al enemigo, como fue entrar en polémica con los padres del soldado caído condecorado y musulmán. Quien debate con un héroe, en una sociedad que aún cree en ellos, pierde siempre. Incluso frente a Clinton, que, con Obama, ha hecho tanto daño al poder y prestigio de EE.UU. en el exterior. Trump falla siempre en la expresión de compasión y empatía. Mientras que su rival es experta en simular ambas y en toda impostura sentimental. La incontinencia verbal le lleva a él a decir siempre lo que opina. Mientras que Clinton jamás dice más que lo que quiere que oigan los demás.

Quienes ya han perdido son desde luego el periodismo, cuyo maniqueísmo ha alcanzado niveles grotescos de parcialidad y manipulación, y la unidad de la sociedad norteamericana que Obama había fracturado y hoy se halla irremisiblemente polarizada. Nadie puede dudar de que Clinton conoce como nadie Washington. Y Trump lo desconoce tanto como para especular en voz alta sobre el uso de armas nucleares. Donald es un peligro por su carácter y por lo que ignora. Pero Hillary es un peligro por su carácter, por su muy cuestionable trayectoria y por lo que oculta.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s