IMPECABLE INSTITUCIONALIDAD

Por HERMANN TERTSCH
ABC  Sábado, 14.05.16

Para algunos la salida de Rousseff avisa de que quizás Iberoamérica entra en un nuevo tiempo

En Brasil ha ocurrido algo muy impresionante. Que ha sorprendido a todos y molestado, cuando no asustado, a muchos dentro y fuera de Brasil e Iberoamérica. En Brasil han funcionado las instituciones. De forma impecable. Esperemos que siga siendo así en el procedimiento que ahora se abre y que debería concluir con la renuncia definitiva de Rousseff y elecciones en su día.
Tal como habían previsto los legisladores para el caso nunca deseable de la recusación e interrupción del mandato del jefe del Estado. Una amplísima mayoría de senadores de 55 frente a 22 decidió que se cumplían todos los requisitos para apartar del cargo a Dilma Rousseff. Eso ha sucedido en Brasil. Ni más ni menos. Para algunos es un duro revés y para muchos es un aviso de que quizás Iberoamérica haya entrado en tiempos distintos. Patalean Rousseff y su antecesor Lula con que es un golpe de Estado. Lo que sí habría sido un golpe a la legalidad constitucional es que se hubieran impuesto el búnker de la presidencia y la agitación callejera del Partido de Trabajadores para impedir el proceso legal.
El cumplimiento de la ley nunca complica las cosas. Aunque cierta izquierda, sea en Brasil, en España o en Tombuctú, siempre lo pretenda. Ahora se mesa los cabellos porque el vicepresidente que asume la jefatura interina del Estado es un liberal conservador del Partido Democrático do Movimento Brasileiro (PMDB), Michel Temer, que tuvo problemas con la Justicia antes. No le habían inhabilitado para ser vicepresidente en la coalición con Rousseff.
Problemas con la Justicia ha tenido gran parte de la clase política brasileña. Es Rousseff quien queda fuera en lo que ya parece el fin de la era del poder izquierdista en Brasil. Aquí, como en Argentina con la derrota del kirchnerismo, han funcionado las instituciones, lo que los distingue de la trágica agonía venezolana.

El socialismo del siglo XXI y el brasileño Foro de Sao Paulo han hecho perder tres lustros a la mayor parte del subcontinente. Es hora de recuperar el tiempo perdido.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s