DIE GLIENICKER BRÜCKE

Por HERMANN TERTSCH
ABC  Martes, 26.04.16

MONTECASSINO


Cabe esperar que en este desolador panorama de la confusión los europeos sepan encontrar el retorno a la defensa de la verdad y la ley, único dique frente a la barbarie

STEVEN Spielberg ha estrenado hace poco una película llamada «El puente de los espías», con una trama de espías de la Guerra Fría. Y su título es una referencia al puente Glienicker que cruza el río Havel y une la ciudad de Potsdam con la gran isla del parque y el palacio Glienicker, no lejos del Palacio de Cecilienhof en Potsdam, donde se celebró la Conferencia de los tres aliados vencedores en 1945, Stalin, Churchill y Truman tomando posesión del mar de escombros que era Alemania. Siempre me emocionaron los escenarios del drama. He sentido desde joven la historia europea del siglo XX como algo parecido a una patria sentimental. El efervescente principio del siglo cultural que siempre me lleva a Viena, la gran guerra, el hundimiento del viejo orden y los imperios, el surgimiento de comunismo, nazismo y fascismo como ideologías redentoras, la segunda guerra, los abismos del mal del Holocausto, las democracias, sus triunfos, las tiranías y la guerra fría son parte del mundo que he vivido siempre con emoción desde el después. Suele decirse que el XX fue un siglo breve de tres cuartos o 75 años. Que comenzó el día de san Vito, 28 de junio de 1914, en Sarajevo y culminó el 9 de noviembre de 1989, caída del Muro de Berlín. Por lo que fui inmensamente afortunado entonces –y feliz ahora que lo evoco– de poder presenciar sobre el terreno de la Europa cautiva los estertores de la Guerra Fría en la década de los ochenta. Que comenzó con el fin de la resignación y la pujanza de la fe y la libertad en Polonia. E hizo que pronto cayera como un castillo de naipes todo el imperio soviético conquistado por el Ejército Rojo en 1945.

En aquella década que viví entre Viena, Bonn y Varsovia recorrí sin parar la región epicentro de la inmensa tragedia. En todos estaba la historia a flor de piel. No había cotidianidad vital que lograra distraer. Ni prosperidad que evitara recordarla. Fui testigo de los últimos capítulos de aquella larga historia de la Europa en llamas, horror, escombros, humos humanos, terror y tiranía. 1914-1989. Tocaba a su fin ya casi la Guerra Fría cuando aquel helador 11 de febrero de 1986 pude asistir en el Glienicker Brücke al último gran canje de prisioneros de la Guerra Fría. Había entre los liberados por EE.UU., además de espías menores, uno de peso, Karel Koecher, un agente checoslovaco del STB que, con una lograda leyenda de supuesto perseguido y exiliado en 1965 a EE.UU., penetró las entrañas de la CIA. La URSS liberaba a unos espías, pero sobre todo a un hombre, Nathan Sharanski, que ya era un héroe para el mundo libre. Ahí estaba expuesta la superioridad de la idea vencedora, la verdad, el sacrificio y la resistencia a la mentira de Sharanski frente al engaño del soldado de la tiranía que era Koecher. Allí estaba el abismo moral entre las dos fuerzas que se enfrentaban en el Telón de Acero. Treinta años se han cumplido ahora y el prestigio de la democracia se ha marchitado a una velocidad que asusta. La mentira es ahora el arma llamada corrección política en manos de unos demócratas paralizados que no se atreven a decir verdades. El continente que entonces se fundía está a punto de saltar hecho añicos, por falta de valor y verdad de los gobiernos ante sus pueblos. La cobardía y la mentira hacen resurgir y nutren los viejos proyectos totalitarios y los resentimientos y las debilidades y la amenaza exterior. Solo cabe esperar que en este desolador panorama de la confusión los europeos sepan encontrar el retorno a la defensa de la verdad y la ley, único dique frente a la barbarie.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s