DONALD CONTRA TODOS

Por HERMANN TERTSCH
ABC  Sábado, 05.03.16

En Detroit habló de adaptar, corregir, flexibilizar, verbos ajenos a él hasta ahora

Donald Trump recibe todos los días inimaginables cantidades de descalificaciones, insultos y opiniones devastadoras sobre sus aptitudes, su preparación, su carácter y su calidad humana. Es difícil de recordar un candidato que, aun en fase de primarias, concitara tanta animadversión, miedo, odio y campañas adversas de todas las fuerzas más poderosas de la sociedad norteamericana, incluido el partido por cuya candidatura litiga. Ya hay hasta organizada una inmensa operación, medio en serio medio en broma, para presentar la emigración a Canadá como la opción más atractiva para los norteamericanos en caso de una victoria de Trump. Lo cierto es que ya nadie se ríe cuando se habla de un Trump capaz de ganar a una Hillary Clinton vulnerable y muy lastrada por las historias de mentiras del obamismo. Cada vez es más difícil para quienes pierden ante él una y otra vez que es Trump quien no tiene posibilidades ante Clinton. Claro está que gran parte del electorado de EE.UU. no se ve representado por las fuerzas movilizadas ahora para «parar a Trump a toda costa». Y este tiene algo que no tiene ninguno de sus rivales. No es solo la afición de la ofensa. Porque en brutalidad en los debates ya le imitan los tres rivales que quedan en la carrera, Marco Rubio, Ted Cruz y John Kasich. Y pasan cosas impensables hace poco.

En el debate de Detroit los tres rivales de Trump asumieron públicamente el compromiso de apoyar a Trump en la campaña presidencial si es nombrado candidato. Cuando otros republicanos como Mitt Romney acababan de lanzar una campaña para intentar evitarlo. Trump muestra además por primera vez lo que puede ser su arma más letal, la flexibilidad. En Detroit habló de adaptar, corregir, flexibilizar, aceptar, verbos ajenos a él hasta ahora. Había quienes auguraban que después de proclamar a bocinazos y golpes sus verdades incorrectas, sería mucho más posibilista y pragmático. Sería más difícil aun de batir. Sus rivales aún tienen tiempo para convencer a los republicanos de que Trump es un impostor y un peligro de desastre histórico para EE.UU. Pero ya no mucho.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s