¡GRACIAS, MÚNICH!

Por HERMANN TERTSCH
ABC  Sábado, 02.01.16

Esta ciudad convirtió en triunfo total su negativa a dejarse atropellar por el miedo como Bruselas

Todavía no lo sabe la mayoría en Europa y el mundo. Pero quizás esta Nochevieja marque un hito histórico en la larga lucha que tenemos por delante contra un terrorismo islamista que quiere estrangular a la sociedad europea con el terror indiscriminado.
Este pasado jueves, 31 de diciembre, Múnich sufrió una alarma terrorista de máximo nivel y credibilidad para la policía, basada en datos de servicios secretos occidentales. Anunciaba un ataque inminente de forma similar a la alarma que se desató el 21 de noviembre en Bruselas. Aquella llevó a la paralización total de la capital belga y europea durante cuatro días. Bruselas, repleta de organismos internacionales, se recluyó literalmente en una inmensa madriguera por miedo a un atentado como el acaecido el día 13 en París. Y renunció a ser ciudad libre y viva.
La terrible sensación de derrota ante el triunfo del terror esta justificada. Sin disparar un tiro, el islamismo paralizó el corazón de Europa durante cuatro interminables y también vergonzantes días. En esta Nochevieja, sin embargo, las autoridades alemanas decidieron hacer una intervención quirúrgica, eso sí, masiva, donde se temía el ataque y desalojó la estación central. Y aunque alguno lo planteara, no demandó desalojos ni suspensión de las miles de fiestas masivas que se celebraban en todo Múnich para despedir el año. Y aunque los muniqueses fueron puntualmente informados y la ciudad se llenó de coches, luces y alarmas de policía, no hubo ni pánico, ni suspensiones, ni cierres prematuros. Como un solo hombre, los ciudadanos decidieron seguir celebrando. Como en Bruselas, no se confirmó la alarma. Pero Múnich convirtió en triunfo total su negativa a dejarse atropellar por el miedo como Bruselas.

La capital bávara fue una fiesta toda la noche. Y celebró su libertad y su suerte de formar parte de la sociedad más afortunada jamás habida. Que, con todos sus defectos, es la sociedad abierta occidental, la democracia con su alter ego, el capitalismo. La fiesta por nuestra libertad y el coraje para defenderla componen un gran regalo que nos ha hecho Múnich a toda Europa.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s