EL GOLPE DE MADURO HA COMENZADO

 Por HERMANN TERTSCH
  ABC  Sábado, 12.12.15

Las explicaciones que dio de su derrota y de la destrucción de la economía son ridículas

Es cierto que el Ejército venezolano cumplió esta vez con su deber institucional. Defendió la ley e impidió que Diosdado Cabello utilizara a las milicias y las bandas de hampones chavistas para dar un golpe de mano y, al cierre de los colegios electorales el domingo, robar a la oposición su inmensa victoria. Tan cierto como eso como que tras dos días de conmoción oficialista, el presidente Nicolás Maduro declaraba la guerra a la nueva Asamblea Nacional y al pueblo que la eligió. Ha cerrado todas las puertas a un compromiso, por no hablar de la reconciliación. Y ha comenzado la ejecución de un golpe de Estado que ya está en marcha, cuyo calendario nadie fuera conoce, quizás tampoco él, pero que pretende despojar de su poder al Parlamento y anular así el resultado de las elecciones del 6D. Maduro no responde ya a razones en su huida descerebrada al abismo. Las explicaciones que dio para su derrota y para la consumada destrucción de la economía, seguridad, medios de vida y convivencia, son ridículas.

Pero lo grotesco no oculta lo terrible. La situación general venezolana en práctica quiebra, sin crédito, con las reservas en caída libre y colapsado el abastecimiento puede estallar, si no hay un mínimo acuerdo político para recibir ayuda exterior, en crisis humanitaria. Muchas ratas abandonan ya el barco con sus miles de millones robados al pueblo venezolano. Pero las acorraladas que no pueden huir como Maduro y Cabello pueden hacer aun mucho mal. El socialismo del siglo XXI, este sueño tornado pesadilla dirigido por Cuba, popularizado por Hugo Chávez y apoyado por tanta izquierda europea, está a punto de lograr el más difícil todavía, un auténtico milagro del mal: una explosión de hambre en un país que es un vergel sobre la mayor reserva de petróleo del mundo. Pero antes puede haber mucha sangre si la comunidad internacional y el ejército venezolano no impiden los demenciales planes involucionistas del presidente y lo que cada vez es más una mera camarilla de hampones.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s