HAZAÑAS EJEMPLARES

 Por HERMANN TERTSCH
   ABC  Viernes, 27.11.15

El juego del poli bueno, poli malo, de Iglesias y Monedero no oculta la siniestra vocación real

ESTÁ muy ufana y satisfecha la opinión publicada –que en España es más líquida, ilusa y faldicorta si cabe que la opinión pública– con la «transformación política» que ven sus grandes gurús en Pablo Iglesias y su partido. Con lo que consideran su rápida aproximación a una izquierda moderada. «Ya lo anuncié yo», oigo decir y leo a mucho analista. «Yo ya dije que Podemos acabaría integrado en el sistema. Ya han abrazado la moderación». Muchos que aún hace poco se reían o dudaban de la sinceridad de la conversión a la socialdemocracia de quienes todavía hace dos años bailaban con la bandera roja y retratos de Lenin están convencidos de que se han rendido a la lógica del sistema. De que ya han sido integrados quienes presumían de ser la quintaesencia leninista, convertidos en una izquierda convencional democrática de la que, más allá de alguna excentricidad, nada hay que temer.
Algunos, en cambio, vemos a Iglesias y a Monedero, a Colau y a Bescansa, mucho más cerca que nunca de los sicarios de Nicolás Maduro que el miércoles mataron a un candidato de la oposición en un mitin. En presencia de Lilian Tintori, la mujer del líder opositor que se pudre en la prisión militar de Ramo Verde. Sí, en Venezuela. Nada han dicho de ese nuevo crimen ni del terror en la campaña estos supuestos conversos de Podemos. Cuando es hoy y ahora el crimen y lo perpetran sus socios. Ellos están solo preocupados por evitar represalias militares contra Estado Islámico. Iglesias ha dicho que está demasiado ocupado en España para ocuparse de lo que pasa «en un país tan lejano como Venezuela». Un atisbo de decencia le habría impedido hablar así cuando sabe lo que sabemos. De su íntima hermandad con quienes han convertido aquel «remoto país» en un infierno. Hay cientos de grabaciones de actos de apoyo y manifestaciones de entusiasmo, perruna sumisión y lacayuna obsequiosidad hacia Hugo Chávez y el régimen que hoy aterroriza a la nación venezolana. Maduro amenaza ahora en televisión a su pueblo con tanta violencia, advierte, que la oposición se arrepentiría de ganar las elecciones. Le dice a la oposición que rece por perderlas para no sufrir las represalias que prepara. Esa es la realidad de la que proceden Monedero e Iglesias. De la que han cobrado y según algunas fuentes siguen cobrando para su proyecto político en España.

La conversión de Iglesias y Monedero a una izquierda democrática solo sería creíble con una abierta y pública condena al régimen con el que colaboraron en Venezuela. Igual que la integridad personal de Iglesias solo es asumible si no homenajea a su abuelo en Villafranca de los Barros intentando perpetuar la mentira del resistente militar. Y, por el contrario, tiene el valor para una proclamación política de grandeza que sí le daría otra dimensión personal. Sería el franco y sincero reconocimiento de los crímenes que cometió su abuelo, con una manifestación de luto por sus víctimas, entre ellas el marqués de San Fernando, Joaquín Dorado y Rodríguez de Campomanes. Sin una ruptura con el crimen no se puede pretender formar parte de la comunidad democrática. Se ha visto con Bildu y demás franquicias etarras. Se ve con Podemos. No hay alejamiento real de los postulados totalitarios y el crimen que siempre han defendido. Todo lo contrario. El juego del poli bueno, poli malo, de Iglesias y Monedero no oculta la siniestra vocación real. La agresión a Albert Rivera con una campaña de difamación sin precedentes en la democracia española es el intento del asesinato civil propio de sicarios de las peores dictaduras. Es el asesinato virtual de quienes no condenan los crímenes reales porque siguen siendo para ellos hazañas ejemplares.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s