EN LA DUDA, CON EL ENEMIGO

 Por HERMANN TERTSCH
   ABC  Martes, 17.11.15

¡Cuán simbólico es la intención de la ultraizquierda de equiparar al terrorismo con el poder democrático!

TODOS los miembros del consistorio de Córdoba guardaron ayer un minuto de silencio por los muertos de París con la oposición y con la administración pública de prácticamente toda Europa. Pero después guardaron otro. Y a petición de la representante de Ganemos, que es Podemos, los ediles de la izquierda gobernante guardaron otro por las víctimas de las operaciones de guerra ordenadas por el presidente de Francia contra posiciones de Estado Islámico en su capital Raqqa. ¡Cuán simbólico es tanto la intención de la ultraizquierda de equiparar al terrorismo con el poder democrático como la disposición del resto de la izquierda de hacerle el juego! La izquierda española tuvo bajo Felipe González un intento de hacer su Bad Godesberg, hacia la aceptación plena de la democracia representativa y la renuncia total al proyecto totalitario marxista. González lo redujo a una maniobra y después el ejercicio del poder hizo que se obviara el debate. Muchos creían que había quedado superado. Pero llegó Zapatero, abrió los frascos de todos los venenos, y en su partido no había nadie que hiciera frente a la basura putrefacta ideológica que surgió de ellos. Durante una década sembró ese mensaje sin que en la izquierda ni en la sociedad hubiera más que voces aisladas que clamaran contra lo que ha sido el mayor atentado contra la convivencia desde la Guerra Civil. Un atentado continuado para hacer de la izquierda española un movimiento premoderno, cargado de odio y voluntad de violencia, incapaz de ver la sociedad democrática abierta como otra cosa que una desgraciada componenda capitalista que hay que destruir de una forma u otra.

La inanidad de la derecha ideológica y los cálculos mezquinos de la derecha política han reforzado en España la hegemonía mediática y cultural de la izquierda. Eso cuando más palmario es su fracaso histórico y su absoluta incapacidad de generar una opción constructiva, viable y con proyección de futuro. Así las cosas, la izquierda marxista, que debería haber desaparecido ya como ha hecho en las sociedades desarrolladas, tiene en España una presencia que nos sitúa en niveles de Venezuela cuando no de Zimbabwe. Una izquierda que ha perdido toda brújula moral tras sus consignas de baratija y sentimentalismo populista. Y su único polo de referencia es el odio a su enemigo ideológico que son el capitalismo, Israel y los judíos y la idea nacional de España. Contra eso todo vale. Y por hacer daño a esos enemigos, con los que se incluye a sus aliados y amigos, esa izquierda española es capaz de aliarse con maoístas chinos, fascistas rusos, ayatolás iraníes, cortacabezas de Hamás, revolucionarios africanos, narcotraficantes venezolanos, proxenetas cubanos o miembros de la cienciología. Por hacer daño a España, al capitalismo y a los judíos, con quien sea. Pues, con el yihadismo. Ahora intenta Pedro Sánchez dar aspecto de chico de fiar, ya que no de hombre de Estado, y se une al pacto antiyihadista propuesto por Mariano Rajoy. Pero en realidad no quiere, porque él es de los más conspicuos representantes de esa izquierda española que no cree ya más que en sus resentimientos. Está más cómodo con Pablo Iglesias y sus amigos Jorge Verstrynge y Santiago Abad, los alquimistas de la alianza del islamismo con el comunismo, del jugueteo intelectual con el terrorismo como parte del proceso de superación del capitalismo. Pedro Sánchez no ha hecho ni un Bad Godesberg personal. Por eso no es capaz de separar a su partido de una izquierda que no solo no ha salido del pozo negro de crimen y miseria de su propio siniestro y terrible pasado, sino que vuelve a estar lleno de tentaciones y seducciones para repetirlo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s