EL MOVIMIENTO ISLAMÓFOBO PEGIDA SALE REFORZADO

 Por HERMANN TERTSCH
  Enviado Especial a Dresde
   ABC  Martes, 17.11.15

Los ataques de París dan alas a este partido alemán contrario a la llegada de refugiados

No eran los 50.000 que querían los organizadores y que habrían sembrado el pánico en la Alemania oficial. Había ayer mucha expectación por saber qué impacto tendría la noche de terror islamista de París sobre la convocatoria semanal del movimiento antiinmigrante y antiislamista alemán Pegida en Dresde. Y fueron muchos los habitantes de esta ciudad y sus alrededores que se concentraron junto a la opera Semper en la Plaza del Teatro y después desfilaron con banderas alemanas actuales y del Imperio por las calles de Dresde. Era una muy larga manifestación silenciosa en la que volvió a verse una composición muy variopinta. Había elementos de extrema derecha, algunos grupos juveniles de «defensores de la identidad europea» con estética fascistoide y banderas rusas y alemanas y carteles contra la OTAN y el TTIP. Pero también ciudadanos de a pie y no solo de las capas más pobres y trabajadores no cualificados. Había clase media que está tan indignada o asustada que no teme acudir a manifestaciones descalificadas como nazis o de extrema derecha por la prensa alemana. Por mucho que los organizadores se distancien de los nazis.
                                                           AFP
Participantes en la manifestación convocada ayer por Pegida

Amenaza para Alemania
Lo que se vio ayer en Dresde fue una asociación reafirmada en sus argumentos de que la inmigración masiva es una amenaza para Alemania y Europa y que han declarado la guerra política total a Angela Merkel desde que impuso la política de puertas abiertas o aceptación de todos los refugiados que llegaran. Para Pegida no solo se han abierto las puertas a un incesante flujo de población que parasitará los servicios sociales alemanes hasta hacerlos colapsar y pondrán en peligro la cohesión social, la identidad democrática, la igualdad de sexos y la cultura europea.

Como era de esperar, los oradores aludieron a París como la demostración de un peligro mortal añadido e inminente de terrorismo. La manifestación de Pegida creció pero quienes no lo hicieron fueron sus adversarios que siempre organizan una contramanifestación. Los apenas 300 contramanifestantes, en su mayoría radicales izquierdistas, son muchísimos menos que en anteriores ocasiones. Así se da la paradoja de que entre los defensores de la política de Merkel no había ayer probablemente ni un votante de Merkel. Y entre quienes se manifestaban con Pegida en su contra, lo habrán sido la mayoría.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s