ESPAÑA Y EUROPA, SIN RODEOS Reseña de "DÍAS DE IRA"

 Por SERGI DORIA
  ABC CULTURAL  Sábado, 24.10.15

La actualidad más inmediata late en las páginas de Días de ira. Una recopilación de crónicas donde Hermann Tertsch toma el pulso a la política nacional e internacional


Una reflexión urgente. Así titula Hermann Tertsch (Madrid, 1958) el primero de los escritos recolectados en Días de ira. El «mundo líquido» que acuñó Zygmunt Bauman engloba la última década española. En estos momentos, advierte el periodista de ABC, los valores de la Transición cotizan a la baja: «Truenan los llamamientos a la destrucción purificadora, a la revancha y la venganza. Surgen con mucha pujanza fuerzas que se dicen justicieras y redentoras. Unas dicen clamar por los pobres y maltratados, otras por tribus viejas o naciones inventadas. Enfrente se encuentran un Estado cuestionado y asediado y una sociedad confusa. Con un orden legal que se atasca y lealtad y disciplina olvidadas. Y nadie aporta la firmeza en la defensa de unas leyes y una razón cada vez más desprestigiadas».

                                                                                  ÓSCAR DEL POZO

Entre las perniciosas herencias del franquismo, la presunta supremacía moral de un antifranquismo que tilda de «facha» las opiniones conservadoras o la oposición a los nacionalismos periféricos. La corrección política confunde disciplina con autoritarismo y juzga con diferente baremo a los extremismos. En España, la izquierda goza de superioridad moral frente a una derecha acomplejada y sin discurso ético. El patriotismo es visto como algo ajeno, y la palabra «España» se esquiva con la de «país» o «Estado español».

Pensamiento mágico
Esa indolencia de la pertenencia, señala Tertsch, dificulta el compromiso con la nación: concepto «discutido y discutible» según la boutade de José Luis Rodríguez Zapatero. La irresponsabilidad envenena la convivencia: «Desde el ‘derecho a decidir’, o el derecho de un juez a redactar una constitución para destruir la Constitución que juró defender, al derecho de Artur Mas a utilizar el Estado abiertamente en contra del Estado, el de los estudiantes a exigir trabajo en estudios universitarios que solo garantizan su inutilidad, a la exigencia de facilitar y promover la violación de las fronteras propias, al ministro de Defensa que dice que prefiere ‘morir a matar’, son interminables las incoherencias flagrantes que la corrección política impone a la lógica en España».
ZP consagra lo que Tertsch califica acertadamente de «pensamiento mágico», mejunje de «socialismo orgánico del siglo XXI» y anticapitalismo universitario con raíces chavistas de Podemos. Los partidos emergentes cuestionan el orden constitucional, mientras que el nacionalismo catalán deviene en independentismo; mirando hacia atrás con ira, ambos movimientos retan a un Mariano Rajoy educado en el pensamiento débil por el asesor Pedro Arriola. En nombre del pragmatismo, el presidente se vuelca en la economía, elude desde el plasma desafíos sociales y nacionalistas, y deja expedita La Sexta a sus antagonistas, mientras los casos de corrupción desarbolan el Partido Popular.
Como apunta el ensayista, «la falta de política siempre es mala, porque si no ponen la política los cuerdos, la suministran con seguridad los locos… En la desigual pugna entre la nación y los nacionalistas periféricos, desde hace casi cuatro décadas jugada con permanente ventaja para los últimos, la indolencia, indiferencia e inactividad, la lacerante pasividad del gobierno de Rajoy ante el permanente discurso del desafío, desacato y sedición de las instituciones autonómicas catalanas, ha dejado postrado a su partido».

Hermann Tertsch (arriba) dedica no pocas
de sus reflexiones a Putin (bajo estas líneas): «El presidente ruso ha invadido un país vecino (Ucrania) con exactamente los mismos pretextos que usó Hitler para anexionarse los Sudetes».


Sombríos episodios
En la Europa que parecía haber conjurado el totalitarismo soviético tras la caída del Muro, la Historia amenaza con repetirse sombría. Los populismos antieuropeos se ceban en una política europea indecisa. En la invasión y desmembración de Ucrania por los rusos, Tertsch ve una reedición de los pactos de Múnich de 1938, cuando Chamberlain «regaló» Checoslovaquia a Hitler para evitar la guerra. En el Múnich de 2015, Merkel y Hollande encarnan la impotencia occidental. «Setenta años después de la Segunda Guerra Mundial, la flamante Europa unida está inerme ante una agresión exterior de un gigante antidemocrático como la Rusia de Vladimir Putin», escribe.
A la resurrección bélica rusa –el ataque sobre Siria confirma las tesis del cronista–, se añaden las extrañas alianzas entre la extrema izquierda con el régimen bolivariano, el antisemitismo y la ascensión y caída de Syriza en Grecia: los Días de ira del calendario internacional. El autor ilustra con sus vivencias familiares las anomalías que mantienen el sectarismo de una España hegemonizada culturalmente por una izquierda sin pecado original.

Dimensión criminal
Para muestra, el padre del autor, uno de los millones de alemanes y austriacos que confundieron nazismo y esperanza. No se vio por fortuna en el dilema de ser un asesino. En la Noche de los Cristales Rotos (1938) calibró desde su despacho diplomático en Londres la dimensión criminal del nazismo. Detenido por la Gestapo tras el atentado contra Hitler de 1944 y acusado de pertenecer a la resistencia católica austriaca, acabó huyendo del campo de concentración cuando se produjo la derrota hitleriana. Su destino fue Madrid, donde iba a reunirse con su mujer y ganarse la vida trabajando en la prensa. Volvía a España, aclara Tertsch, pero «no para recibir refugio de Franco como peligroso criminal de guerra nazi, como se empeñan en afirmar algunos pelmazos…».

Para el cronista sólo la memoria con «mirada limpia» inmuniza contra el odio: «Todo español debería, ochenta años después, considerar tan propios los muertos de Paracuellos como los de Badajoz, los oficiales del Cuartel de la Montaña como los fusilados en Montjuïc. Pero deberíamos guardar especial memoria, afecto y luto por aquellos que murieron víctimas de quienes consideramos más cercanos en aquella guerra, si es que algunos lo son más que otros». España y Europa, por fin, sin rodeos.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s