MUCHO HERIDO Y ALGUNA ESPERANZA

 Por HERMANN TERTSCH
  ABC  Martes, 29.09.15

Las elecciones del 27-S, como la consulta del 9-N, no deberían haberse producido nunca de esa forma

EL domingo hubo en Cataluña, nadie se deje confundir por tanto griterío, poco vencedor y mucho herido. Entre los heridos, algunos de extrema gravedad. Y, entre estos, como en cualquier batalla, algún sospechoso de automutilación. ¿Podía haber sido peor? Mucho peor. El domingo se podía haber llegado a las manos si una victoria amplia del separatismo llevara a celebrar un golpe de Estado en la calle en acciones callejeras. Las diversas organizaciones, títeres de la Generalitat, cultivadas con abundante dinero público, se han dedicado a preparar ese como otros escenarios desde hace mucho tiempo. No sucedió porque las cifras no daban para fiestas a los sediciosos. Partamos de la constatación de que las elecciones del 27-S, como la consulta del 9-N, no deberían haberse producido nunca de esa forma. Porque han sido un atentado contra la legalidad y la convivencia. Y porque reflejan la más bochornosa debilidad del Estado. Desde hace tres años, una de las regiones más prósperas de España está virtualmente paralizada en su vida, producción y desarrollo debido a un fantasmal proyecto cuya meta es imposible. Al menos sin violencia. A este objetivo inalcanzable y por lo demás delictivo, peligroso y ofensivo para casi 47 millones de habitantes de España, se han dedicado infinitos recursos económicos, probablemente ya millones de horas de trabajo e ingentes energías.

La impunidad de todos los responsables es absoluta. La pretensión de normalidad que intentó imponer todos estos años el Gobierno del PP era falsa y permitió al discurso separatista ser absolutamente hegemónico. Con el único bravo desafío de la refrescante falta de complejos y el coraje de Albert Rivera. Y al final, el PP ya nervioso se lanzó a las peores extravagancias con los ridículos del ministro Margallo y demás genialidades. Eso unido a la presencia de Rajoy, sus lapsus y el rechazo que genera, ha dinamitado la campaña de un candidato improvisado que intentaba corregir tres años patéticos de una señora que hace tiempo que daba vergüenza ajena. De la automutilación, cuando no autodestrucción, del PP se escribirán libros. Las regañinas del exjefe ya no sirven. Los demás partidos y los medios mimados precisamente por el PP han generado un clamor de odio y rechazo imparable. Y Rajoy parece empeñado en cumplir todos los tópicos hostiles que se le adjudican. El fracaso de la operación golpista del 27-S es claro. Ni el grupo filoterrorista de las CUP se atreve a la proclamación sediciosa, a la declaración unilateral de independencia. Pero no hay más claridad, sino menos. Cataluña está ingobernable. Todos se juegan mucho. Algunos, todo. La llegada al gobierno de la CUP sería un disparate que hundiría a los separatistas. Por eso buscarán ahora enfrentamientos de cara a las elecciones generales. Saben que se les va el tiempo. Porque ha cambiado el tiempo. Y hay signos muy esperanzadores hasta para una España posnacionalista. Estamos ante el primer gran fracaso del nacionalismo en 40 años, que tendrá que comenzar a aprender a gestionar sus frustraciones. E iniciar su primera retirada en democracia. Coincide con indicios del hundimiento del proyecto totalitario de Podemos. Ahí podría iniciar un Estado sano, con un Gobierno fuerte, la reconquista de la legalidad. La esperanza se alimenta del gran éxito de Ciudadanos. Su apuesta por un proyecto español de ciudadanía se erige en alternativa real a los dos viejos partidos de cara a diciembre. Ambos, PP y PSOE, pelean ya por gobernar con Rivera y solo con Rivera. Pero ya es Rivera el que dicta la política nacional frente a indolencia, descomposición, cobardía o frivolidades de asimetrías federalistas. Quizás hayamos tocado fondo. Quizás entre tanto griterío este domingo haya comenzado el camino hacia un Estado, un Gobierno y una política que se respeten a sí mismos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s