SILENCIO OMINOSO ANTE EL GRAN DRAMA

Por HERMANN TERTSCH
  ABC  Sábado, 12.09.15

Leopoldo López es, después de esta sentencia, el Nelson Mandela de las cárceles latinoamericanas

Pablo Iglesias, el dirigente político de un partido español que en muchos sentidos es una franquicia del régimen de Venezuela, no podrá alegrarse de que Leopoldo López, el líder de la oposición venezolana, haya sido condenado a 13 años y nueve meses de prisión por una acusación que el mundo entero sabe fabricada. No conviene en épocas preelectorales a las que se presenta como un moderado que ya no cree en Cuba, Venezuela o el Che. Ni dice ya ni piensa toda la bárbara morralla ideológica comunista que ha dejado grabada en cientos cuando no miles de horas de vídeo de década y media de cantón leninista marginal. Para contentar a los más radicales ya están otros. Muchas de las terminales de sus simpatizantes en las redes sociales sí han celebrado la condena al «golpista» como llaman al dirigente de la oposición democrática venezolana. Y muestran siempre que pueden su simpatía y solidaridad con las hordas chavistas y sus dirigentes, detengan a alguien o expulsen a inmigrantes colombianos a través del río fronterizo como si fueran alimañas.
Leopoldo López es ya, desde luego después de esta sentencia, el Nelson Mandela en las cárceles latinoamericanas de esa versión «tuneada» de los regímenes comunistas que es el llamado «socialismo del siglo XXI». Que ha tenido su época de esplendor y expansión desde el principio del milenio, gracias al carisma y los petrodólares de Hugo Chávez y la logística y estrategia de los hermanos Castro. Y que hoy se hunde en la misma ineficacia y corrupción, violencia, encanallamiento, mentira y represión que los regímenes comunistas naufragados en el pasado. Venezuela se halla al borde de una catástrofe como efecto directo de la delirante política del régimen chavista. Resulta grotesco que proyectos inspirados en el mismo cuajen en países de la Europa desarrollada, aunque sea en los más pobres y meridionales.
Lo que sí habrá comprobado complacido Pablo Iglesias con la condena a Leopoldo López es lo eficaz que es ese ideal suyo -que tantas veces manifestó en conferencias, entrevistas y lecciones previas a mayo de 2014 de tener a todos los medios de comunicación en manos del poder político «popular». Solía explicar que cualquier medio en manos privadas hace posible la manipulación. La mayoría de los venezolanos no sabían ayer que Leopoldo López había sido condenado a una pena severísima. La que no reciben muchos en aquel país por uno de los 25.000 asesinatos anuales. El chavismo ha rebajado el precio de la vida al coste de unas zapatillas o una bicicleta. El ominoso silencio va a dar paso muy pronto a un drama aún peor del que vienen sufriendo en el permanente deterioro de sus vidas los venezolanos. Ante el colapso general y la insatisfacción y rabia en plena ebullición, el régimen puede perder las elecciones del día 6 de diciembre, incluso con un pucherazo masivo. Y para Maduro y Diosdado Cabello perder el poder ya no es irse a casa. Podrían pasar el resto de su vida como el panameño Noriega.

De ahí que muchos crean que el régimen de Maduro tiene decidido no celebrar elecciones. El pretexto puede ser desde un estado de excepción a partir de una provocación con esta condena hasta una escalada del conflicto con Colombia. La quiebra moral y material aún traerá más muerte y desgracia. El único sereno es Leopoldo López que pide calma desde la celda.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s