MERKEL EN ALTO RIESGO

Por HERMANN TERTSCH
  ABC  Lunes, 07.09.15

Angela Merkel se ha convertido en heroína cuando no líder carismática de los sirios y los iraquíes. Que portan fotografías suyas en manifestaciones en Bagdad, en protestas en Hungría y en festivos trenes que cruzan Austria. Lo que está por ver es que le aplaudan tanto dentro de un par de años los alemanes que la eligieron y los europeos que comparten muchas consecuencias de sus decisiones. La canciller alemana ha asumido el liderazgo en un momento crítico. Y ha tomado decisiones extremadamente aventuradas. Que la sociedad alemana sí asume al menos de momento. Con ese entusiasmo que siempre desarrollan los alemanes para las grandes causas. Pero que otros países sin afanes compensatorios históricos y muy celosos de su muy reciente libertad y cohesión, están lejos de entender y compartir.
Todos están de acuerdo en que los Estados europeos están obligados por ley a acoger a quienes tienen derecho a refugio. Pero no en que se anime a la suspensión de los procedimientos de registro, se condone la violación de fronteras y se criminalice a quienes intentan cumplir las leyes. No va a tenerlo fácil Merkel ahora en imponer cuotas a los países europeos. Para unos sirios cuyo número, después de difundirse por todo el mundo las imágenes de su entrada triunfal en las ciudades alemanas, puede ya no tener fin. Aunque el mal tiempo ya en otoño haga más difícil la travesía son muchos millones los sirios e iraquíes pero también jóvenes de decenas de países que habrán decidido ponerse en marcha.

Que ahora Berlín y Viena digan que la generosidad de ignorar todos los procedimientos estos días ha sido única, ya no vale. Nadie que ansíe llegar a Alemania lo va a creer. Preocupante es también, especialmente en Alemania pero no solo, también en España, ese tono inquisitorial y agresivo de superioridad moral frente a quienes plantean dudas sobre lo que se hace y sus consecuencias. Y sobre las mentiras, manipulaciones y ocultaciones que se han impuesto para no aguar la fiesta ternurista en que han querido convertir la llegada por la fuerza de centenares de miles inmigrantes. Porque ni Merkel ni todas las imágenes selectivas de las televisiones pueden cambiar un hecho incontestable. Que no han llegado familias con muchos niños dispuestos a ser educados en el respeto de la democracia y tolerancia. Sino hombres jóvenes y adultos en edad militar. En el caso de los sirios por tanto, unos desertores, y otros excombatientes. En todos sus bandos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s