HACIA EL DAÑO IRREVERSIBLE

Por HERMANN TERTSCH
  ABC  Sábado, 14.03.15

El ministro de Finanzas alemán ve posible ahora lo que siempre descartó: una salida no ordenada de Grecia del euro

     El Gobierno alemán se esfuerza en Berlín por mostrar serenidad. Pero se multiplican los indicios de que las relaciones con Atenas han llegado a una situación de deterioro difícilmente reversible. Las encuestas dan por primera vez una firme mayoría del 60% de los alemanes partidaria de que Grecia abandone el euro, y el ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, ha declarado por primera vez posible lo que siempre descartó: una salida accidental de Grecia del euro. Ha transcurrido otra semana maldita para las relaciones bilaterales. La angustia en Grecia ante la falta de avances y la amenaza de una inminente insolvencia ha generado una inmensa agresividad que se vuelca sobre Alemania casi exclusivamente. Un día exige Tsipras, por los crímenes nazis, pagos que sabe imposibles. Al día siguiente un ministro amenaza con requisar propiedades alemanas en Grecia. Otro ministro advierte de que si no se produce una quita de inmediato se enviarán millones de inmigrantes ilegales, trufados de yihadistas, a la Unión Europea, y Alemania en especial. Y proclama que si los islamistas provocan matanzas serán culpa de quienes no hacen la quita a la deuda de Grecia. Con ese tipo de declaraciones a diario por parte de ministros del Gobierno es difícil cualquier avance positivo. Y no lo ha habido, como lamentaba ayer el presidente de la Comisión, Jean Claude Juncker.

     Schäuble parece haberse resignado ya a aceptar esa salida del euro que ha querido evitar y descartado todos estos años. Una solución que en principio nadie quería, pero que el Gobierno de Syriza ha convertido ya, en menos de dos meses, en la opción más popular en Alemania y muchos otros países del euro. Pero Schäuble ha ido más allá, no solo considera ya desde las elecciones griegas como muy posible la salida. Ahora declara que no excluye tampoco una salida no ordenada y reglada, es decir, accidental. Según el ministro alemán, como todo está en manos de Grecia y nadie sabe lo que su Gobierno hace realmente, todo puede pasar, incluso esa salida no decidida, sino desencadenada por acontecimientos. Comienza a cristalizar la certeza de que con la decisión griega de elegir a un gobierno extremista enterraron toda posibilidad de encontrar una solución de permanencia. La propia existencia de ese gobierno podría resultar incompatible con las medidas necesarias para una Grecia dentro del euro.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s