EL ASESINO DE VIEJECITAS

Por HERMANN TERTSCH
  ABC  27.02.15

Tiene sentido que el asesino de viejecitas empuje a la embarazada. Tiene sentido que Castro reciba a Zapatero y a Moratinos para hacer daño a España

SI se inicia uno en estrangular viejecitas que viven solas, se corre el riesgo de acabar no cediendo el asiento en el autobús a las embarazadas. Esa precaución me la recordó ayer el lamento del ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Margallo, al enterarse en Alicante, durante un acto de la Marca España, de que el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero y el exministro y antecesor suyo, Miguel Ángel Moratinos, tienen mejor agenda que él. Resulta que esa siniestra pareja ha aparecido en La Habana, según se dignó en informar el diario del Partido Comunista, Granma. Este órgano oficial del régimen, en el que las verdades son escasas y a veces se limitan a la fecha, nos cuenta que Zapatero y Moratinos fueron recibidos por Raúl Castro. Y que lo hizo con motivo de la «visita privada» de ambos. Las visitas privadas de un expresidente no existen. Y menos si va a hacer honores al dictador responsable de mucho de lo peor que pasa en Latinoamérica. Y Zapatero no se dignó a informar al gobierno. ¿Deslealtad, ofensa, a quién sorprende? ¿Avisó Zapatero acaso cuando hablaba, nada más ser nombrado secretario general del PSOE, con otros criminales, a espaldas del entonces presidente del Gobierno José María Aznar? Por aquello, Rajoy le llamaría «traidor» a Zapatero años después. Con razón. Y reprocharle deslealtad a un traidor es un enfado pueril. Como lo es el enfado del ministro con sus celos. Porque hace meses tuvo Margallo la mala ocurrencia de irse a Cuba a hacer antesala, en la esperanza de que Raúl, el segundón de la satrapía, se dignara a recibirlo. Y fue que no. Fue una ofensa gratuita que debía haberse ahorrado el ministro. Pero es lo que tiene ese ridículo e inmoral afán de todos los políticos españoles por cultivar esa nefasta compañía.

Tiene sentido que el asesino de viejecitas empuje a la embarazada. Tiene sentido que Castro reciba a Zapatero y a Moratinos para hacer daño a España, en su nombre y en el de Nicolás Maduro. Lo tiene que la pareja, en su viaje de negocios, vanidad y vileza, haga daño al Gobierno de España y fortalezca a la dictadura. Pero tiene especial sentido que estén allí por su preocupación por Venezuela. Porque el «Socialismo del Siglo XXI» amenaza con naufragar en un mar de sangre. Y esa multinacional política que gobierna gran parte de Latinoamérica y tiene su cerebro en La Habana, es un inmenso conglomerado de intereses, bajo un manto ideológico, que todos sus colaboradores quieren preservar. La tragedia venezolana con sus colas, su rabia, medios y políticos amordazados y su actual espiral con niños asesinados y ejecuciones extrajudiciales, revela que Maduro puede perder el control. Esto es un serio inconveniente para la multinacional en la que participan desde Evo Morales a las FARC, desde Daniel Ortega a Rafael Correa, desde Maduro a Podemos y Hizbullah, desde los sacos de dineros de Kirchner a los narcodólares de Diosdado Cabello. Muchas organizaciones y media docena de gobiernos. Hugo Chávez era su estrella. Pero La Habana es la capital. Allá va Nicolás Maduro cada vez que tiene que tomar una decisión de cierta relevancia. Allí estuvo en vísperas de detener al alcalde de Caracas, Antonio Ledesma. Tiene también sentido que después de este encuentro en La Habana, Zapatero y Moratinos se reúnan en Madrid –ya en sórdido trío– con José Bono y citen, en la suntuosa casa de Velázquez del probo expresidente de comunidad autónoma, a sus amigos Pablo Iglesias e Íñigo Errejón. Y que hablen de negocios y política. Como con Raúl Castro. Todos ellos saben muy bien lo mucho que se juegan en Venezuela.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s