LA PATADA AL TABLERO

Por HERMANN TERTSCH
ABC Sábado, 25.10.14

Para Manuel Valls el propio término «socialismo» es ya una rémora para una política de izquierdas

    Manuel Valls, el primer ministro francés, ha decidido hacer virtud de la necesidad. Eso sí, a costa de arriesgarlo todo, incluida su vida política, la integridad y quizás la subsistencia del Partido Socialista Francés (PSF). Quebrada estrepitosamente la presidencia de François Hollande, sumidos el Estado y la economía en una desesperante debilidad y parálisis y revolucionado el electorado con la imparable ascensión de la líder del Frente Nacional, Marie Le Pen, Valls considera que o le da una patada al tablero político o el Partido Socialista de Francia se hunde en la irrelevancia. O peor aún, desaparece la izquierda por completo, succionado su electorado tradicional por los cantos de la sirena populista de la extrema derecha. «O la izquierda se reinventa o puede desaparecer». Aferrada a sus dogmas del siglo XXI es incapaz de elaborar alternativa alguna a la política de reformas liberalizadoras de la derecha. Incluso esta tiene grandes dificultades en Europa que sus intentos de hacer reformas manteniendo su doctrina social. Ha decidido que la salida está en una reforma doctrinal, un giro a lo que llama «pragmatismo republicano » y un abandono de tesis marxistas, lastres ideológicos obreristas y hasta el propio nombre. «Hay que acabar con la izquierda anticuada, que se aferra a un pasado superado y nostálgico», ha dicho Valls declarando así la guerra a la izquierda tradicional en el PSF.
    Un cuarto de siglo después de la caída del muro, Valls intenta imponer la convicción de que dogmas pero también el propio término « socialismo » es ya una rémora para una política de izquierdas, que va de fracaso en fracaso salvo cuando copia políticas liberales. Quizás Valls no hubiera tomado esta decisión tan radical de no estar seguro de que los sectores le han declarado ya la guerra sin cuartel. Veremos si la patada al tablero no lo hace fenecer también a él bajo la lluvia de cadáveres politicos, François Hollande incluido.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s