EL AÑO PELIGROSO DE ERDOGÁN

Por HERMANN TERTSCH
ABC Sábado, 31.05.14

El presidente ha dicho que quien quiera conmemorar las manifestaciones de hace un año será tratado como
hace un año. A palos

Participación Tres millones y medio de personas se manifestaron el año pasado Once muertos
En las 11.000 manifestaciones hubo además 8.000 heridos

     Hace un año una manifestación pacífica en contra de un proyecto urbanístico en el parque Gezi junto a la plaza Taksim en Estambul concluyó a palos con la policía. Al día siguiente se repitió. Con igual resultado. Así comenzó una avalancha de movilizaciones en Turquía en la que participaron más de 3.5 millones de turcos, murieron al menos once manifestantes en más de 11.000 manifestaciones relacionadas con el movimiento y se produjeron más de 8.000 heridos, muchos muy graves. Ha sido la mayor movilización de las clases medias urbanas y educadas habida jamás en Turquía.

     Al final fracasó, porque ya no pretendía parar una especulación inmobiliaria sino derribar al primer ministro Recep Tayip Erdogán. Pero Gezi cambió Turquía porque dejó definitivamente sin careta conciliadora a Erdogán. Los tics autoritarios que había mostrado hasta entonces el primer ministro y dirigente del partido islamista AKP, pasaron a formar un perfil claro de personalidad enconada, de reacción violenta a cualquier crítica y vocación despótica y megalómana. Ha sido el año más duro para Erdogán.

     El hombre con más poder que el fundador Mustafa Kemal «Atatürk» comenzó su enfrentamiento total con los turcos urbanos y educados que quieren una democracia europea y ven cómo el sueño se aleja. Después tuvo que luchar contra la parte de la administración que no controla y que expuso la inmensa corrupción de su partido, el AKP, pero sobre todo de su familia y entorno. Ya está claro que los islamistas roban con tanto entusiasmo, dedicación y eficacia como los gobiernos laicos. Y mucho más que los militares turcos que gobernaron después de golpes de Estado en el siglo XX.

     El escándalo de las grabaciones en las que las voces reconocidas por el propio Erdogán, su hijo y otros fieles, hablaban de dinero, comisiones y favores literalmente como Al Capone, no lo habrían sobrevivido en ningún país europeo. Ni en España siquiera. También hubo otro escándalo, éste internacional, con los preparativos de la simulación de un ataque sirio para una intervención en el país vecino. Y recientemente se ha producido la catástrofe de Soma, en el oeste del país. El 13 de mayo una explosión en una mina de carbón subterránea causó 301 muertos en el peor accidente de la historia de la minería turca que no anda escasa de ellos. Las condiciones en la mina eran lamentables y lo fueron en el rescate. La arrogancia de Erdogán y el despliegue de soberbia de su gente durante la gestión de la crisis fue tal, que provocó indignación general. Hasta entre las víctimas, gente humilde rural y votantes del AKP.

     Pero a todo ha sobrevivido Erdogán. Y en las elecciones municipales de marzo reafirmó su mayoría en todo el país. Erdogán dice que le atacan los judíos, los antiturcos y los enemigos del islam. Así de fácil. Y quiere ser elegido presidente en agosto. De momento ha dicho que quien hoy intente conmemorar las manifestaciones de hace un año, será tratado como hace un año. A palos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s