JUEGO CHINO DE PUERTAS

Por HERMANN TERTSCH
ABC Sábado, 16.11.13

A pesar de la apertura anunciada, la Policía y los jueces seguirán con sus abusos de poder
Siempre se dice que habrá un choque entre liberalización económica y rigorismo político. Aún no lo ha habido
     La abolición de los campos de reeducación forzosa y el levantamiento parcial de la restricción de una pareja/un hijo en China son dos medidas revolucionarias en el mejor sentido. Las anunció ayer el Partido Comunista Chino como resultado de una conferencia del Comité Central que había concluido el martes. El mero hecho de que a partir de ahora un chino no podrá ser privado de la libertad más que por procedimiento judicial ordinario es un hito que habría hecho llorar a millones de chinos que desde 1949 han pasado por campos de trabajo, muchos de ellos campos de la muerte.
     Claro que la policía seguirá con sus abusos de poder y los jueces retirarán de la circulación al que moleste. Pero ya no existirá una institución en la que podía encerrarse a cualquiera por prácticamente cualquier motivo. Y el permiso para tener dos hijos a ciertos matrimonios pone fin oficial a una práctica impuesta en los setenta. Con efectos colaterales monstruosos.
     Dos importantes puertas que abre el poder chino como señal a su población, junto a una llamada a la renovación general y superación de restricciones para incentivar participación y competencia. “Tenemos que tener el coraje y la convicción de renovarnos”, citaba la agencia Xinhua al presidente Xi Jinping. Medidas tan osadas como estas y otras parecen confirmar a los expertos que hablan de Xi como el presidente con más poder desde Deng Xiao Ping.

     Decidido a usarlo para abrir esas puertas a la participación económica y al levantamiento de restricciones sociales en parte superadas por la práctica, mientras cierra enérgicamente las puertas a toda veleidad plural en Estado y partido. Desde hace muchos años y cada vez que se produce un gran paso en la liberalización económica, hay quienes anuncian un supuestamente inevitable choque entre liberalización económica y rigorismo político. No ha habido ninguno realmente significativo.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s