LOS SECRETOS DEL AMIGO

Por HERMANN TERTSCH
ABC Sábado, 26.10.13

Más allá del lógico enfado, no parece que los Veintiocho vayan a cargar contra un gran aliado
     Que los planes meticulosamente elaborados para la agenda de un Consejo Europeo se los lleven los vientos huracanados de los acontecimientos es algo que sucede con relativa frecuencia. Este Consejo Europeo iba a intentar avanzar en la Unión Bancaria, en el estrechamiento de la coordinación de la política económica y fiscal. Y otros capítulos de la abigarrada agenda económica pendiente. Pero todo ha quedado en buenas intenciones.
     Primero porque las tragedias de la inmigración en el Mediterráneo, con su síndrome Lampedusa, habían trastornado ya el orden del día. A última hora la propia cuestión del drama inmigrante tuvo que dejar paso al escándalo del espionaje norteamericano, en plena escalada cuando los jefes de Estado y Gobierno llegaban a Bruselas.
Todos los líderes europeos se declaran muy indignados por abusos «impropios de socios y amigos». Pero más allá del lógico enfado y de la exigencia de explicaciones no parece que los 28 vayan a seguir a quienes quieren cargar públicamente contra su aliado transatlántico.
     Los contactos con Washington se van a multiplicar para establecer un nuevo código de conducta entre los aliados en labores de información. Se ha impuesto el criterio de que los evidentes, flagrantes y tremendos abusos perpetrados por la NSA han de investigarse, acotarse e impedirse para un futuro. Pero que los aliados no pueden incrementar el daño ya hecho con una guerra transatlántica de espías. Nada hay que más deseen en capitales como Moscú y Pekín, las dos escalas hechas por el origen de la filtración, Edward Snowden. Todos los países afectados, que con razón se sienten ofendidos, son a la vez beneficiarios de las labores de espionaje de la agencia responsable de los abusos.
     El amigo ha estado robando secretos. Hay enfado, pero no ruptura por mucho que la quieran y busquen otros. Difícil equilibrio en una tormenta de información cargada de indignación lógica y muy interesado antiamericanismo. Pero el Consejo Europeo parece haberlo logrado.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s