Elecciones Alemania 2013: MERKEL SIGUE LA SENDA DE ADENAUER Y KOHL

Por HERMANN TERTSCH
ABC Lunes, 23.09.13

La canciller ya ha entrado en la historia junto a los grandes padres de la patria. Su victoria pide un cambio de era en el panorama político

Había pedido un mandato fuerte. Y había expresado en público temores a que no se lo dieran. Lo ha recibido. Y de qué manera. Ocho puntos ha incrementado su voto la CDU/CSU, que ha regresado a los niveles superiores al 40% que no se lograban desde hacía veinte años. Angela Merkel ya forma con Konrad Adenauer y con Helmut Kohl, el trío de los cancilleres históricos de Alemania. Y no sabemos lo que nos deparará el futuro.
De momento ayer dejó claro que terminará la legislatura en 2017. «Y después ya veremos». Los resultados de ayer en las elecciones generales tienen un carácter extraordinario por muchos factores. Primero está el éxito arrollador de la canciller y el fracaso repetido de su principal rival, una socialdemocracia que, pese a una excelente campaña de su candidato, no es capaz de salir del pozo en que se hundió cuando surgió un partido a su izquierda.

Después esta el naufragio histórico de los liberales del FDP que perdieron ayer diez puntos y por primera vez en la historia de la república no tienen representación parlamentaria. También parece mucho más que un fenómeno pasajero la caída de los verdes a un modesto 8%. Sólo hay que recordar que superaban ampliamente el 20% hace un par de años para ver los efectos que ha tenido sobre este partido el hecho de que Merkel les robara el principal caballo de batalla, la lucha antinuclear. Otros escándalos y la idea peregrina de considerar vendible una subida de impuestos hoy en día en Alemania han acabado por dejarlos como a los ultraizquierdistas de Die Linke en representación parlamentaria de un dígito. Mayoría absoluta o no, Merkel dejó claro ya ayer que «habrá un Gobierno estable» y «no haremos juegos de equilibrismo».

¿Resultado perfecto?

Con esto parece adelantarse a un resultado que no daba, por uno o dos escaños, pero tampoco excluía hasta muy tarde, la mayoría absoluta de CDU/CSU. Hay en Berlín muchos que piensan que es el resultado perfecto y deseado por Merkel aunque no lo dijera.
Y que lo prefiere a la alianza con los liberales del FDP que se hizo imposible por la desaparición de éstos del Bundestag. Para las nuevas reformas, tanto internas como europeas, una mayoría de más de dos tercios que tendría con un SPD debilitado, sería una base incontestable.En todos los partidos salvo en la CDU va a haber profundos cambios. Steinbrück se despide con dignidad. Pero el presidente del SPD, Sigmar Gabriel, tendrá que rendir cuentas. Y ahí estarán las dos promesas más firmes para el liderazgo que son Hannelore Kraft, presidenta de Renania Westfalia, y Olaf Schold, alcalde-presidente de Hamburgo.

Reina indiscutible

Este resultado induce a un cambio de era en todo el panorama político, salvo en lo que a la reina incuestionable se refiere. El partido antieuropeo AfD no entra al Bundestag por los pelos. Pero su presencia en el parlamento europeo la próxima primavera es inevitable. Y mucho cuidado tendrá que tener Merkel de que no cristalice como partido que aglutine también a esa derecha que se ha sentido desamparada por Merkel. Por una canciller que tiene muy pocos anclajes ideológicos.
Este éxito relativo del voto de protesta contra una política europea que se tacha de derrochadora hacia los países meridionales no debe ocultar que, como nunca, la lucha por el poder se ha hecho en el centro. Y los dos grandes partidos aun aumentado su presencia en un 11% en el Bundestag. Pero el cambio de época también se refleja en la gran cuestión que queda abierta con un parlamento partido por la mitad entre CDU/CSU y tres partidos del bloque de izquierda. La negativa de SPD y Verdes a aliarse con la ultraizquierda de Die Linke hace imposible esa mayoría que, aritméticamente existiría sin la mayoría absoluta. Este rechazo se basa en la profunda identidad anticomunista del SPD pero también en que Die Linke lleva en el programa la salida de la OTAN y mil disparates que lo convierten en extravagante. ¿Hasta cuando SPD y Verdes renunciarán al poder por rechazo a la radicalidad comunista? Dependerá de las nuevas generaciones.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s