EL GENERAL ILUMINADO

Por HERMANN TERTSCH
ABC 28.05.11

Fue en la primavera de 1991. Sonaban ya muy fuertes los tambores de guerra en aquel país llamado Yugoslavia. Pero en Europa, en las cancillerías y en las redacciones aún se reían mucho cuando alguien les anunciaba la primera guerra en el continente desde la caída del nazismo. El corresponsal de la BBC, Misha Glenny, y yo habíamos tardado cerca de seis horas en recorrer los menos de 200 km que separan Zagreb de Knin. Ya en Karlovac, otrora elegante ciudad y guarnición del Imperio austro-húngaro, habían comenzado los controles de carretera. Primero eran de la policía croata, después de campesinos asustados ya en armas, después del ejército yugoslavo para entonces ya bajo firme control serbio. Y finalmente, unos cincuenta kilómetros de agotadores controles de milicianos serbios, paramilitares, plenamente uniformados ya al estilo Cetnik, de los implacables guerreros monárquicos que en la Segunda Guerra Mundial combatieron al mismo tiempo a los partisanos comunistas de Josip Broz «Tito» y a los ustachas filonazis croatas de Ante Pavelic. Llegamos a Knin escoltados por un grupo de estos, paramilitares que obedecían las ordenes de un caudillo local de la Krajina, Martic. Eran los temidos «marticevski», que ya habían comenzado su larga e intensa carrera sangrienta y sembrarían de terror la región durante años. No podíamos llevar mejor salvoconducto en aquel territorio, parte de Croacia pero ya fuera del control de Zagreb después de que su policía huyera tras continuos ataques a sus comisarías. Porque Misha Glenny tenía apalabrada una entrevista. El nombre de su interlocutor en aquella cita era un santo y seña milagroso. General Ratko Mladic. Los serbios de la Krajina tenían muchos héroes en la historia. Entonaban cánticos que evocaban al Rey Lazar, muerto en la batalla de Kosovo Polje en 1389 frente a los turcos. Pero tenían dos grandes héroes en esta nueva prueba que Dios les ponía para demostrar que los serbios nunca más serían derrotados. Y eran Slobodan Milosevic y
Ratko Mladic. Este era un brillante general yugoslavo, que ya no pensaba en Yugoslavia. Sino en la Gran Serbia que Milosevic había convertido en mito y bandera para que el aparato comunista de Belgrado no se hundiera como les había sucedido a los comunistas en Centroeuropa dos años antes. El ultranacionalismo pararreligioso había sustituido con eficacia al comunismo como ideología. Las reglas eran claras. Los serbios habrían de imponerse a los demás pueblos y ser amos de toda tierra sagrada donde haya una sola tumba serbia. Si el odio a los católicos croatas era inmenso, mayor era el desprecio a los musulmanes de Kosovo, albaneses, y de Bosnia, por eslavos que estos fueran. Allí, en Knin, estaba Mladic esperando a Glenny. A mí no me dejaron pasar. Allí Mladic preparaba la gran guerra para la Gran Serbia que solo dejaría a los demás pueblos lo que no quisieran ellos.
La Gran Serbia sería un país idílico, de serbios viviendo con serbios en armonía. Y quien se pusiera en el camino de este sueño moriría. Salimos de allí convencidos de que la guerra sería terrible. Y en nuestras redacciones se reían de nuestra insistencia de que el nacionalismo de este general era garantía de guerra en Europa. Cinco años y doscientos mil muertos habrían de pasar antes de que las cancillerías europeas supieran con quienes estaban tratando.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s